Reposo en cama: Cómo sobrellevarlo

julio 21, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo, Tips

Me han ordenado reposo en cama. ¿Será difícil?

Aun cuando el reposo en cama inicialmente te resulte atractivo (ahora puedes ponerte al día con la lectura o mirar películas todo el día si lo deseas), no tardarás mucho en darte cuenta de que no es tan fácil como parece.

Guardar cama implica mucho más que hacer a un lado la rutina normal. Tendrás que encontrar nuevas formas de conectarte con los integrantes de la familia, de cuidar a los niños y lidiar con las tareas de la casa, y permanecer en contacto con tu trabajo.

Si tienes por delante un largo reposo en cama, intenta prepararte emocionalmente. Tu estado de ánimo seguramente pasará de negación y shock a depresión y pánico, y a expectativas agradables y prometedoras cuando te acerques al final y esperes conocer pronto al bebé. Quizás también te sentirás culpable por haber acabado en la cama. Recuérdate que tú no hiciste nada y que no es culpa tuya.

Estos pensamientos y sentimientos son absolutamente normales. Es importante que te enfoques en tu objetivo final: un bebé sano y nacido a término. Esto te ayudará a disminuir la preocupación, la frustración y el aburrimiento que generalmente aparecen con el reposo en cama.

¿Cómo me puedo preparar para guardar cama?

Con un poco de preparación por anticipado podrás sobrellevar con mucha más facilidad todos los cambios a los que te estés enfrentando.

• Infórmate en detalle acerca de cuáles actividades tienes permitidas y cuáles no, para poder planear tus días. Por ejemplo, si puedes reclinarte o sentarte estando en cama, podrás trabajar con una computadora desde tu casa. Si tienes niños que necesiten que los cuiden, seguramente tendrás que buscar a alguien que se ocupe de ellos.

• Piensa en qué es lo que necesitarás cada día y en quién podrá ayudarte a organizarte por la mañana o quién podrá darse una vuelta durante el día. Por ejemplo, si te han ordenado hacer reposo absoluto, pídele a tu pareja o a una amiga que te prepare una nevera portátil al lado de la cama con comida para el almuerzo, snacks y bebidas. Ten a mano una lista de números de teléfono de amigos que puedan darte una mano y ten presente que la mayoría de la gente probablemente esté mucho más dispuesta a ayudarte de lo que te imaginas.

• Pídele a tus amigos que traigan comidas guisadas o fáciles de calentar en recipientes desechables. Y pídele a tu pareja o a una amiga que compre platos y vasos de papel para simplificar la limpieza.

• Asegúrate de que el teléfono esté a mano y lleva la televisión y el video a tu habitación. Podrás ponerte al día con todas las películas que hayas estado deseando ver y también podrás incluir algunos videos acerca de la crianza de los hijos.

• Ten a mano varios libros y revistas, junto con un bloc de notas y una lapicera. Esta puede ser la última oportunidad que tengas en mucho tiempo de leer por placer.

¿Cómo puedo ocuparme de mis hijos mientras estoy en cama?
Este es un gran desafío para muchas familias. A continuación incluimos algunos consejos:

• Intenta encontrar una alternativa a largo plazo para el cuidado de tus niños. Es menos estresante que intentar encontrar a alguien que los cuide día a día y lograrás así mayor estabilidad para ellos. Siempre se puede cancelar el arreglo si terminas no necesitando el cuidado durante mucho tiempo.

• Evita decirle a un niño pequeño que “mami está enferma”. En lugar de esto, dile algo como: “Tengo que guardar cama para que el bebé esté bien cuando nazca.”

• Resérvate algo de tiempo todos los días para dedicárselo a tu niño. Miren juntos un video o hagan una siestecita, canten, corten y peguen dibujos, etc. Procura que tu niño tenga un rato para corretear antes de que pasen tiempo juntos y así evitarás que esté inquieto.

¿Cómo puedo sentirme bien mientras hago reposo en cama?

Aquí te damos algunos consejos para ayudarte a mantener tu cuerpo en buen funcionamiento y evitar que tengas demasiados malestares.

• Pregúntale a tu médico si está bien que hagas ejercicios acostada. Hacer algunos estiramientos simples y algunos ejercicios con tus brazos y piernas será bueno para tus músculos y quizás para tu estado de ánimo.

• Evita el estreñimiento. Hacer mucho reposo te hace aun más propensa al estreñimiento. El hacer ejercicios en cama te puede ayudar. Recuerda tomar mucha agua e incorporar algo de fibra a tu alimentación.

• Realizá siestecitas, pero sin abusar. Cuando duermas, hazlo preferentemente en un horario determinado. Si te quedas dormida demasiado tarde durante el día, puede ser que tengas dificultades para dormir bien durante la noche. Intenta ajustarte a una rutina normal de día-noche para evitar alterar el ciclo natural del sueño.

Las relaciones sexuales después del parto

julio 19, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

¿Cuándo podemos comenzar a tener relaciones sexuales nuevamente?
Cuando ambos sientan que es el momento adecuado. Se supone que estás esperando a que tu médico de cabecera te dé luz verde en la visita posparto de las seis semanas. Sin embargo, algunos sugieren que es buena idea que intentes tener relaciones antes de ir al médico para que puedas comentarle las dificultades con las que te encontraste. De hecho, algunas parejas reanudan su vida sexual el primer mes, y muchas otras lo hacen entre el primer y el tercer mes, pero existe una minoría considerable que espera hasta aproximadamente los seis meses o incluso el año. No hay una norma que debas seguir.

¿Por qué lleva tanto tiempo?

Las madres primerizas se sienten reacias o desinteresadas por distintas razones. La más común es el dolor que provoca la episiotomía y los puntos de sutura. Incluso si no te han practicado una episiotomía ni has sufrido un desgarro, la región perineal puede quedar lastimada o sensible durante cierto tiempo. Por eso, lo lógico es dejar que sane la herida y que se disuelvan los puntos antes de tener relaciones sexuales.

El cansancio es otro factor de gran importancia. Cuidar a un bebé 24 horas al día es agotador, física y emocionalmente, y por eso una vez que te acuestas lo único que quieres es dormir. La imagen de tu propio cuerpo puede ser que te cohíba: tal vez lo sientas tan cambiado después del embarazo y del parto que necesites dejar que pase un tiempo para que vuelva a la normalidad y te sientas que eres tú misma nuevamente. Muchas mujeres afirman que tienen la libido baja en ese momento de sus vidas: simplemente no se sienten sexy.

¿Qué sucede si mi pareja desea tener relaciones antes que yo?

Esta situación de hecho suele ocurrir y necesita amor y entendimiento de ambas partes para evitar que se vuelva un problema. En primer lugar, es importante que ambos hablen de lo que sienten. Tu pareja podría sentirse rechazada si no quieres mantener relaciones, por lo tanto debes explicarle el malestar físico o las ansiedades que sientes, que son las que te hacen sentir reacia.

Quizás la prioridad para ustedes como pareja es que encuentren tiempo para estar juntos. Muchas parejas se quejan de que en sus vidas no hay tiempo para dedicarse el uno al otro durante estas primeras semanas y meses con el bebé. Las palabras y las caricias logran transmitir mucho afecto y emoción, y ambos se beneficiarán de esta cercanía. En lo que respecta al contacto físico, tener relaciones sexuales no necesariamente significa lograr una penetración completa; simplemente la estimulación táctil puede ser altamente placentera.

¿Hay algunos consejos prácticos que puedan ayudarnos con todos estos problemas?

Hay varias maneras en que ustedes pueden ayudarse mutuamente:

• Un lubricante puede resultar muy útil si la región perineal se encuentra sensible. También puede servir para compensar la sequedad vaginal que muchas mujeres experimentan en esta etapa.

• No es necesario completar el acto sexual la primera vez que te sientas sensual o excitada. Puede ser más fácil que comiencen por acariciarse y, de forma gradual, te acostumbres nuevamente al contacto sexual.

• En el momento de mantener relaciones sexuales, elige una posición que no te exija demasiada presión sobre la zona que sientas sensible.

• Si tu mayor problema es el cansancio, intenta hacer el amor mientras tu bebé está durmiendo la siesta, de modo que no estés tan exhausta y puedas disfrutar.

• Realiza los ejercicios de Kegel para que tu vagina recupere su tono muscular, e intenta tomar alguna clase en la que te hagan hacer ejercicios posparto que te ayuden a estar nuevamente en forma y a aumentar tu autoestima.

• Aliméntate bien, y bebe mucho líquido. Descansa siempre que puedas. Cuidar a un recién nacido es muy agotador. Para que te quede algo de energía, necesitas cuidarte mucho.

¿Existe algún problema por el que deba preocuparme?

Si continúa siendo doloroso mantener relaciones sexuales, a pesar de que lo hagan con cuidado y suavidad, y tomándose su tiempo, sería bueno que lo consultes con tu médico. Algunas veces, la forma en que se haya cosido un desgarro o una episiotomía puede provocar molestias durante un largo tiempo, y el someterse a otra cirugía lo solucionaría. Si tu flujo vaginal huele desagradable, podrías tener una infección que requiera de atención médica. Si aún estas teniendo pérdidas de sangre después de cuatro semanas, o comienzas súbitamente a perder más sangre, infórmaselo a tu médico.

¿Puedo viajar en avión durante el embarazo?

julio 15, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

Durante el primer y segundo trimestre del embarazo, por lo general, no supone ningún problema viajar en avión. Sin embargo, si presentas algún tipo de complicación, como por ejemplo pérdida de sangre, diabetes, hipertensión, o has tenido antes un parto prematuro, es una buena idea consultar con el médico antes de planear un viaje en avión.

El segundo trimestre — semanas 14 a 27 — suele ser el momento ideal para viajar. La mayoría de las mujeres ya no sienten tantas náuseas en ese periodo, tienen más energía, y el riesgo de que sufran un aborto espontáneo es pequeño. Por eso es ideal aprovechar ese momento para disfrutar de tus últimas vacaciones a solas con tu pareja. Además, podrás viajar ligera de equipaje, sin andar cargando carreola, cunas portátiles y montones de pañales.

Puede ser perfectamente seguro volar durante la mayor parte del tercer trimestre (hasta las 36 semanas), pero siempre es mejor consultar con tu médico antes de hacer las reservaciones. En algunos casos, cuando el riesgo es más alto, el médico podría aconsejarte no volar durante el embarazo. Si vas a tener gemelos o un parto múltiple, si padeces diabetes o presión alta, si se observan anormalidades en la placenta o sangrado vaginal, o si presentas riesgo de parto prematuro, es mejor posponer el viaje. Incluso si tienes un embarazo sin complicaciones, es preferible evitar volar en el último mes porque en ese periodo es más probable que empiece el parto. De hecho, muchas aerolíneas prohíben abordar a mujeres que tienen 8 meses de embarazo.

Si durante el tercer trimestre tu panza ya está muy grande, aunque aún no estés muy cerca de la fecha prevista para el parto, es buena idea pedirle a tu médico que te escriba una nota indicando la fecha prevista, para evitar problemas a la hora de abordar el avión. No te olvides de calcular cuántos días te faltarán para dar a luz cuando vayas a tomar el vuelo de regreso. Cada aerolínea tiene diferentes regulaciones, de modo que lo mejor sería que te informaras de cuáles son las restricciones antes de comprar un boleto de avión.

Quizás hayas oído que la exposición a la radiación natural que se produce al volar puede aumentar las probabilidades de sufrir un aborto espontáneo o de que el bebé nazca con malformaciones. De hecho, si bien las azafatas o las mujeres que viajan con muchísima frecuencia pueden correr algo de riesgo, si sólo vuelas unas pocas veces cada año el riesgo es prácticamente nulo.

Si estás sana y no tienes problemas de obstetricia, la cabina presurizada de un avión comercial no debe suponer ningún problema para ti ni para tu bebé. Lo mejor que puedes hacer es procurar estar lo más cómoda posible durante el vuelo. Para que se noten menos las turbulencias, puedes solicitar un asiento en la zona media del avión, sobre el ala, y si prefieres más espacio para las piernas, un asiento tras una de las mamparas de separación. En cualquier caso, pide que el asiento quede junto al pasillo para poder levantarte y estirarte, y para acceder fácilmente al baño. Si permaneces quieta mucho tiempo corres mayor riesgo de sufrir coágulos de sangre. Es una buena idea caminar alrededor de la cabina al menos una vez cada hora. También puedes estirar y flexionar las piernas y los pies, mientras estás sentada, cada 30 minutos. Hay pantimedias especiales para el embarazo, que ayudan a mantener el flujo sanguíneo y reducen el riesgo de coágulos y pies hinchados. Mientras estés sentada, mantén siempre el cinturón de seguridad abrochado bajo el abdomen y colocado sobre las caderas. Tomar muchos fluidos, especialmente agua, puede ayudarte a contrarrestar los efectos deshidratantes del aire seco de la cabina. La cafeína actúa como diurético, por lo que es mejor evitar el café, el té y las bebidas refrescantes con cafeína antes y durante el vuelo. Y atención a las comidas y bebidas que producen gases, ya que éstos se expanden con la altitud. Si ingieres alimentos como frijoles o col antes del vuelo, el viaje puede resultar muy incómodo.

¿Qué esperar durante las primeras semanas postparto?

junio 18, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

Tras la llegada del bebé, usted percibirá algunos cambios, tanto físicos como emocionales.

Desde el punto de vista físico, es posible que experimente lo siguiente:

    * Pechos sensibles y dolorosos al tacto. Cuando le suba la leche, es posible que tenga los pechos tan hinchados que le duelan durante varios días, y es posible que también le molesten o duelan los pezones.
    * Estreñimiento. Tras el parto, es posible que tarde varios días en ir de vientre y que las hemorroides, la cicatriz de la episiotomía y los músculos perineales doloridos hagan que la defecación le resulte dolorosa.
    * Episiotomía. Si se le desgarró el perineo (el área de piel comprendida entre la vagina y el ano) o bien se lo cortó el médico durante el parto, puede resultarle doloroso caminar o sentarse debido a los puntos hasta que estos cicatricen. Los puntos también le pueden doler al toser o estornudar.
    * Hemorroides. Las hemorroides (tejido anal inflamado) son sumamente frecuentes durante el posparto.
    * Sofocos y escalofríos. La adaptación de su cuerpo a los niveles hormonales y de riego sanguíneo del posparto puede desequilibrar temporalmente su termostato interior.
    * Incontinencia urinaria y/o fecal. La distensión de los músculos del suelo pélvico durante el parto puede conllevar que se le escape un poco de orina al toser, reír o hacer esfuerzos, así como dificultar el control de los movimientos intestinales, especialmente si tuvo un parto vaginal largo.
    * Entuertos. Tras el parto, su útero se seguirá contrayendo durante unos días. Las notará más mientras amamanta al bebé o si toma medicamentos para reducir el sangrado vaginal.
    * Pérdidas vaginales (loquios). Inicialmente más copiosos que las menstruaciones y a menudo con presencia de coágulos, las pérdidas vaginales se irán haciendo progresivamente más claras, empezando de color pardo y acabando de color blanco o amarillento hasta desaparecer por completo al cabo de unos dos meses.
    * Peso. Después de haber dar a luz, probablemente pesará unas 10 libras (4,5 kg) (el peso del bebé, la placenta y el líquido amniótico) menos de lo que pesaba al final del embarazo. Durante la primera semana del posparto, el peso adicional constituido por agua irá descendiendo a medida que su cuerpo recupere su equilibrio de sodio.

Desde el punto de vista emocional, es posible que experimente:

    * La tristeza posparto. Hasta el 80% de las madres experimentan irritabilidad, tristeza, llanto o ansiedad pocos días o semanas después del parto. La tristeza posparto es muy frecuente y puede estar relacionada tanto con los cambios físicos (incluyendo los cambios en los niveles hormonales, el agotamiento y las experiencias de parto inesperadas) como con las vivencias emocionales que acompañan al proceso de adaptación al nuevo rol de madre y al bebé.

    * La depresión posparto. Más grave que la tristeza posparto, este trastorno se manifiesta en el 10% a 25% de las madres y puede ocasionar cambios en el estado de ánimo, ansiedad, sentimientos de culpa y tristeza persistente. Muchas veces la depresión posparto no se diagnostica hasta que el bebé tiene varios meses y es más frecuente en las mujeres que han padecido depresiones previamente, están expuestas a múltiples factores estresantes y/o tienen antecedentes familiares depresión.

Además, en lo que se refiere a las relaciones sexuales, usted y su pareja pueden tener expectativas completamente diferentes. Mientras que es posible que él desee reanudar su vida sexual cuanto antes, lo más probable es que usted no se sienta preparada ni recuperada –física ni emocionalmente – para mantener relaciones sexuales y lo único que le apetezca hacer por las noches sea descansar. Los médicos suelen recomendar a las mujeres que han dado a luz esperar varias semanas antes de mantener relaciones sexuales para recuperarse completamente de la experiencia del parto.
El proceso de recuperación

A su cuerpo le costó varios meses prepararse para dar a luz, de modo que también necesitará tiempo para recuperarse. Si le han practicado una cesárea, la recuperación será todavía más lenta, puesto que, al haberse sometido a una intervención quirúrgica, su cuerpo necesitará más tiempo para curarse. Si no lo tenía previsto, es posible que el cambio de planes le resulte difícil de asimilar desde el punto de vista emocional.

En los partos por cesárea el dolor alcanza su mayor intensidad el día después (o dos días después) de la intervención y debería ir disminuyendo gradualmente. Probablemente el médico le indicará qué precauciones deberá adoptar durante el posoperatorio y le dará instrucciones sobre cómo bañarse y cuándo podrá empezar a hacer ejercicios suaves para acelerar el proceso de recuperación y evitar el estreñimiento.

Cosas a tener en cuenta:

    * Beba de ocho a diez vasos de agua diariamente.
    * Es normal tener pérdidas vaginales.
    * Evite subir escaleras o levantar peso hasta que se haya recuperado completamente.
    * No conduzca hasta que pueda realizar movimientos rápidos y ponerse el cinturón de seguridad sin que le cause molestias.
    * Si la herida de la cesárea se le pone roja o se le hincha, llame al médico.

Cicatriz de la cesarea. Cuidados necesarios y recomendaciones.

junio 12, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

Después de haber dado a luz en un parto por cesárea, lo importante es saber cuales son los cuidados necesarios de la cicatriz de la cesárea para que ningún esfuerzo que podamos realizar sea perjudicial para la salud de la madre.

La mayoría de mujeres regresa a casa después de 3 a 5 días de haberse realizado la cesárea, pero la recuperación completa puede tomar hasta 4 semanas o más en recuperarse por completo.

En contraste, las mujeres que dan un a luz por parto natural suelen ir a casa en un día o dos y regresar a sus actividades normales en una o dos semanas.

Proceso de cesárea

Antes de ir a casa, una enfermera te indicará las medidas que deberás tomar para cuidar la incisión, qué es lo que deberías esperar en tu recuperación, y cuando llamar a un doctor. En general, si haz dado a luz mediante un parto por cesárea:

  • Deberás tomarlo con calma mientras la incisión sana. Evita levantar cosas pesadas, o el ejercicio intenso o las sentadillas. Puedes pedirle a tus familiares o amigos que te ayuden con las tareas de la casa, cocinando y con las compras.
  • Vas a tener dolor en la parte abdominal baja, por lo cual es probable que necesites medicina para controlar el dolor por una o dos semanas.
  • Se puede presentar sangrado vaginal por algunas semanas. (Emplea toallas higiénicas en estos casos, pero nunca tampones.
  • Si presentas algunos síntomas de infección, como fiebre y coloración roja  o pus en la incisión acude al médico lo antes posible.
  • Lava diariamente con agua y jabon la herida y no apliques soluciones irritantes (Isodine, jabon antiseptico, agua oxigenada, etc) a menos que un médico lo indique.
  • No cubras en exceso la herida, permite que tenga una buena ventilación y viste ropa de algodon.

Como vemos, es cuestión de estar atentas con la incisión para asegurar que la cicatriz de la cesárea se cure adecuadamente.

Tinte en el Embarazo

marzo 30, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

¿Puedo teñirme el cabello durante el embarazo?

Esta es una pregunta que todas las mujeres se han hecho en algun momento de su embarazo por lo que trataremos de resolver esta duda.  Hasta el momento no existe evidencia de que los productos químicos de los tintes para cabello perjudiquen al bebé. La cantidad de los compuestos químicos utilizados en en la elaboración del tinte son insuficiente como para presentar un  riesgo de malformaciones para su bebé.

Sin embargo si a usted le preocupa teñirse el cabello durante el embarazo:

  • Use guantes para que la piel absorba menos tintura.
  • Cerciórese de que el ambiente esté bien ventilado para que no aspire los productos químicos demasiado tiempo.
  • No se deje la tintura por más tiempo de lo que recomiendan las instrucciones.

Si aun así le preocupa, tenga en cuenta hacerse rayitos. Como la tintura de los rayitos normalmente no toca el cuero cabelludo, la piel no la absorberá. La tintura no puede absorberse sólo por el cabello. También puede probar tinturas vegetales o la henna.

Acidez en el Embarazo.

marzo 10, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo

Acidez y Reflujo.
Las mujeres embarazadas pueden tener acidez porque los músculos del estómago se relajan y la comida tiende a subirse. A veces, el estómago genera más ácido durante el embarazo. El bebé en crecimiento que presiona contra el estómago puede hacer que suba el ácido causando reflujo.

Sugerencias:

  • Los alimentos grasosos, fritos o muy condimentados pueden producir acidez. Determine cuáles son los alimentos que le producen acidez, y evítelos.
  • Evite tanto el café como los cigarrillos, ya que irritan el estómago y agravan la acidez.
  • Consuma varias comidas pequeñas al día en lugar de tres comidas grandes.
  • Para ayudar a recubrir el estómago y esófago, procure tomar sorbos de leche, agua carbonatada o jugo de papaya. También puede probar a beber 1/2 cucharada de yogurt, crema pesada  o un plato pequeño de helado de vainilla.
  • Beba mucho líquido, sobre todo agua (de ocho a diez vasos de 8 onzas diariamente).
  • Use ropa suelta en la cintura.
  • No se acueste directamente después de comer. Cuando se acueste para dormir o descansar, levante la cabeza ligeramente con almohadas.
  • Evite alimentos ácidos, tales como frutas cítricas, tomates, pimientos rojos y chocolate. Pueden causar acidez.
  • Para reducir la acidez, intente el “ejercicio de vuelo”. Estando parada, levante y baje los brazos rápidamente, uniendo la parte posterior de sus manos arriba de su cabeza. Repítalo varias veces.
  • Un paseo tranquilo reduce la acidez para algunas mujeres; para otras sentarse tranquilamente y respirar profundamente las ayuda.
  • Los antiácidos pueden aliviar la acidez al reducir el ácido en el estómago. Consulte con su ginecólogo antes de tomar algún antiácido. Pregunte cuáles son bajos en sal. Sólo use antiácidos ocasionalmente ya que contienen minerales que pueden ser nocivos en cantidades grandes.

El Sueño durante el Embarazo.

febrero 28, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

Durante el embarazo aumenta el sueño. Durante los primeros meses a veces es muy difícil mantenerse despierto; en los ultimos meses es muy dificil conciliar el sueño. Al principio la causa es el cambio endocrino metabólico, en los últimos meses se debe al peso extra que transporta la embarazada en su útero. La deformidad del abdomen impide encontrar una postura adecuada para dormir y el feto tiene actividad física que se transmite a la madre. Además, en los últimos meses aumenta la frecuencia de necesidad de orinar con lo cual se interrumpe el sueño. Otras veces se producen ccontracciones uterinas que son percibidas por la embarazada y le impiden conciliar el sueño o le producen nerviosismo.

Ante esta situación hay que buscar la mayor confortabilidad posible. Es recomendable dormir sobre el lado izquierdo que mejora el flujo cardíaco materno. Dormir boca arriba suele ser incomodo y nocivo para el feto al reducir el flujo sanguíneo placentario por compresión de la vena cava materna. Además, al dormir en dicho posición aumentan las molestias en la columna vertebral y reducen los movimientos ventilatorios. No es aconsejable dormir boca abajo, por la presión que se ejerce sobre el feto. Dormir sobre el lado derecho es posible, pero es más aconsejable sobre el lado izquierdo.

Otras recomendaciones incluyen:

* Orinar antes de ir a dormir
* Hacer ejercicio, pero debe ser bastante antes de ir a dormir no justo antes de ir a la cama
* Evitar las comidas antes de ir a la cama, especialmente si hay ardor de estómago
* Usar las almohadas que fuese necesario
* Relajarse antes de ir a dormir con un vaso de leche o un baño con agua tibia (no caliente)
* Si se despierta en la noche y no concilia el sueño, debe levantarse o leer hasta que vuelve a tener sueño
* Si tiene ardores de estómago, tome algún preparado específico para este problema y trate de dormir con la cabeza más alta que el resto del cuerpo

Los somníferos no son recomendables en la embarazada por los efectos nocivos que tienen sobre el feto.