¿Qué Esperas de Tu Visita al Ginecólogo?

febrero 28, 2009 por  
Archivado Bajo Etapas del embarazo

Su primera visita

Su primer examen debe ser durante las primeras 6 a 8 semanas de embarazo, o cuando tenga un retraso de 2 a 4 semanas en su período. Si visita a su médico en este momento, se podrá calcular la duración de su embarazo y su fecha de parto.

Durante la primera visita, es probable que le realicen un examen físico completo, que incluye el examen  pélvico. También le extraerán sangre para realizar los siguientes análisis:

  • Un hemograma completo
  • Tipificación sanguínea y análisis para detectar anticuerpos Rh (anticuerpos contra una sustancia presente en los glóbulos rojos en la mayoría de las personas)
  • Análisis de sífilis, hepatitis, gonorrea, clamidiasis y otras enfermedades de transmisión sexual, entre las que se incluye el virus de inmunodeficiencia humana (VIH)

Durante la primera visita, también se le hará un examen de orina y un Papanicolau para detectar cáncer cervical. Para realizar un Papanicolau, el médico utiliza un instrumento similar a un hisopo largo y raspa con suavidad la parte interna del cuello del útero (la abertura que conduce hacia el útero y que está ubicada en la parte superior de la vagina). Esto no suele doler; algunas mujeres dicen que sienten una pequeña puntada que sólo dura un segundo.

Visitas y análisis de rutina


Si goza de buena salud y no presenta factores de riesgo, deberá acudir al médico con la siguiente frecuencia:

  • Cada 4 semanas hasta la semana 28 del embarazo
  • Después, cada 2 semanas hasta la semana 36
  • De allí en adelante, una vez por semana, hasta el momento del parto

En cada examen, se registrará su peso y su presión sanguínea. A partir de la semana 22, también se mide el tamaño y la forma del útero a fin de determinar si el feto está creciendo y desarrollándose de manera normal.

En una o más de sus visitas, deberá realizarse un análisis de orina para medir el azúcar y las proteínas. Las proteínas pueden ser un indicio de preeclampsia (una afección que se desarrolla en la última etapa del embarazo y que se caracteriza por un incremento repentino de la presión sanguínea y un aumento de peso excesivo, con retención de líquidos y proteínas en la orina).

Los estudios para detectar diabetes suelen realizarse a las 12 semanas en mujeres con un mayor riesgo de sufrir de diabetes gestacional (ocurre sólo durante el embarazo). Las mujeres con mayor riesgo son las que presentan algunos de estos factores:

  • Han tenido un bebé de más de 9 4 kilos
  • Tienen antecedentes familiares de diabetes
  • Son obesas

Al resto de las mujeres embarazadas se les realizan análisis para detectar diabetes entre la semana 24 y la 28. En este examen, la mujer debe beber un líquido azucarado y, después de una hora, se realiza un análisis de glucosa en sangre (es necesario extraer sangre). Si el nivel de azúcar en la sangre es elevado, se vuelven a realizar estudios a fin de determinar si la mujer padece de diabetes gestacional.