Lo que Necesitas Saber de los Movimientos Fetales.

agosto 2, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

¿Cuándo puede una mujer empezar a sentir los movimientos de su bebé?

El bebe empieza a moverse desde la séptima semana sin embargo lo más probable es que no empieces a sentir los movimientos de tu bebé hasta que estés entre las semanas 16 y 22 del embarazo. La mujeres que han tenido más de un embarazo suelen percibir con mayor facilidad los movimientos tempranos y suaves.

Tu constitución física también puede influir en la habilidad para distinguir entre una patadita de tu bebe y las quejas de tu hambriento estómago. Las mujeres más delgadas suelen sentir los movimientos del bebé más temprano y más a menudo que las más gorditas

¿Comó describen las mujeres los movimientos del bebe?

Muchas mamás describen esta sensación como palomitas de maíz reventando, un pez nadando de un lado a otro, o una mariposa aleteando en su barriga. A medida que los sientas con más frecuencia empezarás a notar la diferencia entre un movimiento y otro y los podrás sentir mejor cuando estes sentada o acostada.
¿Qué tan frecuentes son los movimientos?
Al principio, las pataditas serán pocas y espaciadas. Es posible que notes varios movimientos un día y ninguno al día siguiente. Aunque el bebé se mueve y patea con regularidad, muchos de sus saltitos y sacudidas no los podrás sentir aún. Más adelante, en el segundo trimestre del embarazo, estos movimientos serán más intensos y regulares, y te darán la certeza de que todo marcha bien.

A partir de la semana 24, el bebé puede tener hipo de vez en cuando, y quizás sientas movimientos bruscos con cada hipo. También en este período puedes notar que reacciona moviéndose cuando oye un ruido fuerte y repentino (aunque ya podía oír desde antes). A medida que va creciendo y tiene menos espacio en el útero para menearse, sus movimientos se hacen más pequeños y definidos y, en las últimas semanas del embarazo, sentirás sobre todo codazos y patadas fuertes, y a veces movimientos de la cabeza, por ejemplo cuando está tratando de encontrar su dedito para chupárselo.

En algún momento después de la semana 36, el bebé puede adoptar la posición ideal para el parto, cabeza abajo y encajado en la pelvis, y esto quizás te haga sentir presión o pesadez en la pelvis, al tiempo que la caja torácica parecerá más libre, y quizás te cueste menos respirar.

¿Cómo debo de monitorizar los movimientos del bebé?
En el tercer trimestre del embarazo se recomiendo que todos los días, a una hora especifica del día, cuentes los movimientos del bebé. De esta forma puedes tener una idea clara de cual es la regularidad con la que suele moverse tu bebé. En caso que detectes una disminución importante en sus movimientos deberás de acudir a tu ginecologo ya que esto puede indicar algún problema.

Reposo en cama: Cómo sobrellevarlo

julio 21, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo, Tips

Me han ordenado reposo en cama. ¿Será difícil?

Aun cuando el reposo en cama inicialmente te resulte atractivo (ahora puedes ponerte al día con la lectura o mirar películas todo el día si lo deseas), no tardarás mucho en darte cuenta de que no es tan fácil como parece.

Guardar cama implica mucho más que hacer a un lado la rutina normal. Tendrás que encontrar nuevas formas de conectarte con los integrantes de la familia, de cuidar a los niños y lidiar con las tareas de la casa, y permanecer en contacto con tu trabajo.

Si tienes por delante un largo reposo en cama, intenta prepararte emocionalmente. Tu estado de ánimo seguramente pasará de negación y shock a depresión y pánico, y a expectativas agradables y prometedoras cuando te acerques al final y esperes conocer pronto al bebé. Quizás también te sentirás culpable por haber acabado en la cama. Recuérdate que tú no hiciste nada y que no es culpa tuya.

Estos pensamientos y sentimientos son absolutamente normales. Es importante que te enfoques en tu objetivo final: un bebé sano y nacido a término. Esto te ayudará a disminuir la preocupación, la frustración y el aburrimiento que generalmente aparecen con el reposo en cama.

¿Cómo me puedo preparar para guardar cama?

Con un poco de preparación por anticipado podrás sobrellevar con mucha más facilidad todos los cambios a los que te estés enfrentando.

• Infórmate en detalle acerca de cuáles actividades tienes permitidas y cuáles no, para poder planear tus días. Por ejemplo, si puedes reclinarte o sentarte estando en cama, podrás trabajar con una computadora desde tu casa. Si tienes niños que necesiten que los cuiden, seguramente tendrás que buscar a alguien que se ocupe de ellos.

• Piensa en qué es lo que necesitarás cada día y en quién podrá ayudarte a organizarte por la mañana o quién podrá darse una vuelta durante el día. Por ejemplo, si te han ordenado hacer reposo absoluto, pídele a tu pareja o a una amiga que te prepare una nevera portátil al lado de la cama con comida para el almuerzo, snacks y bebidas. Ten a mano una lista de números de teléfono de amigos que puedan darte una mano y ten presente que la mayoría de la gente probablemente esté mucho más dispuesta a ayudarte de lo que te imaginas.

• Pídele a tus amigos que traigan comidas guisadas o fáciles de calentar en recipientes desechables. Y pídele a tu pareja o a una amiga que compre platos y vasos de papel para simplificar la limpieza.

• Asegúrate de que el teléfono esté a mano y lleva la televisión y el video a tu habitación. Podrás ponerte al día con todas las películas que hayas estado deseando ver y también podrás incluir algunos videos acerca de la crianza de los hijos.

• Ten a mano varios libros y revistas, junto con un bloc de notas y una lapicera. Esta puede ser la última oportunidad que tengas en mucho tiempo de leer por placer.

¿Cómo puedo ocuparme de mis hijos mientras estoy en cama?
Este es un gran desafío para muchas familias. A continuación incluimos algunos consejos:

• Intenta encontrar una alternativa a largo plazo para el cuidado de tus niños. Es menos estresante que intentar encontrar a alguien que los cuide día a día y lograrás así mayor estabilidad para ellos. Siempre se puede cancelar el arreglo si terminas no necesitando el cuidado durante mucho tiempo.

• Evita decirle a un niño pequeño que “mami está enferma”. En lugar de esto, dile algo como: “Tengo que guardar cama para que el bebé esté bien cuando nazca.”

• Resérvate algo de tiempo todos los días para dedicárselo a tu niño. Miren juntos un video o hagan una siestecita, canten, corten y peguen dibujos, etc. Procura que tu niño tenga un rato para corretear antes de que pasen tiempo juntos y así evitarás que esté inquieto.

¿Cómo puedo sentirme bien mientras hago reposo en cama?

Aquí te damos algunos consejos para ayudarte a mantener tu cuerpo en buen funcionamiento y evitar que tengas demasiados malestares.

• Pregúntale a tu médico si está bien que hagas ejercicios acostada. Hacer algunos estiramientos simples y algunos ejercicios con tus brazos y piernas será bueno para tus músculos y quizás para tu estado de ánimo.

• Evita el estreñimiento. Hacer mucho reposo te hace aun más propensa al estreñimiento. El hacer ejercicios en cama te puede ayudar. Recuerda tomar mucha agua e incorporar algo de fibra a tu alimentación.

• Realizá siestecitas, pero sin abusar. Cuando duermas, hazlo preferentemente en un horario determinado. Si te quedas dormida demasiado tarde durante el día, puede ser que tengas dificultades para dormir bien durante la noche. Intenta ajustarte a una rutina normal de día-noche para evitar alterar el ciclo natural del sueño.

El Embarazo Multiple.

mayo 7, 2009 por  
Archivado Bajo Etapas del embarazo

Qué es un embarazo múltiple?

El embarazo múltiple es aquél con dos o más fetos. Los siguientes son algunos de los nombres incluidos en esta categoría:

  • Mellizos – 2 fetos
  • Trillizos – 3 fetos
  • Cuatrillizos – 4 fetos
  • Quintillizos – 5 fetos
  • Sextillizos – 6 fetos
  • Septillizos -7 fetos

A pesar de que los embarazos múltiples representan sólo un pequeño porcentaje del total de nacimientos (menos del 3 por ciento), los nacimientos múltiples están en aumento. La tasa de nacimientos de mellizos ha aumentado un 59 por ciento desde 1980 y actualmente constituye el 3,1 por cada 1.000 nacidos vivos.

¿Cuáles son las causas del embarazo múltiple?

Existen muchos factores relacionados con un embarazo múltiple. Entre los factores naturales se puede incluir:

  • Herencia: Los antecedentes de embarazos múltiples en la familia aumentan las probabilidades de tener mellizos.
  • Edad madura: Las mujeres mayores de 30 años tienen más probabilidades de una concepción múltiple. En la actualidad muchas mujeres postergan la maternidad, y muchas veces el resultado es la concepción de mellizos.
  • Una alta paridad:  El hecho de haber tenido uno o más embarazos previos, en especial un embarazo múltiple, aumenta la probabilidad de tener un embarazo múltiple.
  • La raza: Las mujeres afroamericanas son más propensas a tener mellizos que cualquier otra raza. Otros factores que han aumentado mucho la tasa de nacimientos múltiples en los últimos años

Incluyen tecnologías reproductivas, como por ejemplo:

  • Medicamentos que estimulan la ovulación como el citrato de clomifeno y la hormona folículo estimulante (FSH) que facilitan la producción de óvulos que, si son fecundados, pueden resultar en bebés múltiples.

Las tecnologías de reproducción asistida como la fertilización in vitro (FIV) y otras técnicas que pueden ayudar a las parejas a concebir. Estas tecnologías suelen usar medicamentos que estimulan la ovulación para la producción de óvulos múltiples que luego se fecundados y se emplazan nuevamente en el útero para su desarrollo.

¿Cómo sucede el embarazo múltiple?

El embarazo múltiple suele suceder cuando más de un óvulo es fecundado y se implanta en el útero. Se llama a esto mellizos fraternos y puede producir varones, mujeres o una combinación de ambos. Los mellizos fraternos son sólo hermanos concebidos al mismo tiempo. Sin embargo, así como los hermanos suelen parecerse, los mellizos fraternos suelen ser muy similares. Los mellizos fraternos tiene cada uno su placenta y su bolsa amniótica.

A veces, un óvulo se fecunda y luego se divide en dos o más embriones. Se llama a esto gemelos idénticos y produce todos varones o todas mujeres. Los gemelos idénticos son genéticamente idénticos, y suelen parecerse tanto que incluso a sus padres les cuesta diferenciarlos. Sin embargo, estos niños tienen personalidades diferentes y son individuos diferentes. Los gemelos idénticos pueden tener placentas y bolsas amnióticas separadas, pero la mayoría comparte una placenta con bolsas separadas. En raras ocasiones, los gemelos idénticos comparten tanto la placenta como la bolsa amniótica.
¿Por qué el embarazo múltiple es una causa de preocupación?

Los embarazos múltiples son emocionantes y suelen ser un acontecimiento feliz para muchas parejas. Sin embargo, en un embarazo múltiple existe mayor riesgo de complicaciones. Entre las complicaciones más frecuentes se incluyen las siguientes:

Trabajo de parto y nacimiento prematuros

Cerca de la mitad de los mellizos y casi todos los nacimientos múltiples de más de dos fetos son prematuros (nacidos antes de las 37 semanas). Cuanto mayor es el número de fetos en el embarazo, mayor es el riesgo de nacimiento prematuro. Los bebés prematuros nacen antes de que sus cuerpos y sistemas de órganos hayan madurado por completo. Estos bebés suelen ser pequeños, tienen un peso bajo al nacer (menos de 2500 gramos), y pueden necesitar asistencia para respirar, comer, combatir las infecciones y mantener la temperatura corporal. Los bebés muy prematuros, aquellos que nacen antes de las 28 semanas, son muy vulnerables. Muchos de sus órganos pueden no estar preparados para vivir fuera del útero de la madre y pueden ser muy inmaduros para funcionar correctamente. Muchos bebés de nacimientos múltiples necesitarán atención en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN).

Hipertensión inducida por el embarazo

Las mujeres con fetos múltiples son tres veces más propensas a desarrollar alta presión sanguínea debido al embarazo. Este trastorno suele desarrollarse más precozmente y es más severo que en los embarazos de un solo bebé. También puede aumentar la probabilidad de desprendimiento de placenta (el desprendimiento temprano de la placenta).

Anemia

La anemia es dos veces más frecuente en los embarazos múltiples que en los simples.

Defectos congénitos

Los bebés de embarazos múltiples tienen el doble de riesgo de anormalidades congénitas (presentes en el nacimiento) incluidos los defectos del tubo neural (como la espina bífida), gastrointestinales y defectos cardíacos.

Aborto espontáneo

Un fenómeno llamado síndrome donde uno de los fetos desaparece (o se aborta espontáneamente), en general durante el primer trimestre. Es más frecuente en los embarazos múltiples. Esto puede estar acompañado o no de hemorragia. El riesgo de pérdida de embarazo aumenta también en los demás trimestres.

Síndrome de los gemelos transfusor – transfundido

El síndrome de los gemelos transfusor – transfundido es un trastorno de la placenta que se desarrollo sólo en los gemelos idénticos que comparten la placenta. Los vasos sanguíneos se conectan dentro de la placenta y desvían la sangre de un feto al otro. Sucede en casi el 15 por ciento de los mellizos que comparten la placenta.

Cantidades anormales de líquido amniótico

Las anormalidades del líquido amniótico son más frecuentes en los embarazos múltiples, en especial para los mellizos que comparten una placenta.

Parto por cesárea

Las posiciones fetales anormales aumentan las probabilidades de un nacimiento por cesárea.

Hemorragia posparto

En muchos embarazos múltiples, la amplia zona placentaria y el útero muy distendido ponen a la madre en riesgo de sangrado luego del parto.

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del embarazo múltiple. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas del embarazo múltiple pueden incluir:

  • El útero es más grande de los esperado para las fechas del embarazo
  • Aumento de las náuseas matutinas
  • Aumento del apetito
  • Aumento de peso excesivo, en especial al comienzo del embarazo
  • Movimientos fetales en diferentes partes del abdomen al mismo tiempo

¿Cómo se diagnostica un embarazo múltiple?

Muchas mujeres sospechan que están embarazadas de más de un bebé, en especial si ya han estado embarazadas. El diagnóstico de fetos múltiples puede realizarse a comienzos del embarazo, en especial si se han utilizado tecnologías reproductivas. Además del examen y la historia médica completa, el diagnóstico puede realizarse con lo siguiente:

Prueba en sangre para diagnóstico de embarazo

Los niveles de gonadotropina coriónica humana (hCG) pueden ser bastante elevados en los embarazos múltiples.

Alfafetoproteína

Los niveles de proteína liberada por el hígado del feto y encontrada en la sangre de la madre pueden ser altos cuando más de un feto está produciendo la proteína.

Ecografía

Técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Las ecografías se utilizan para observar los órganos internos en funcionamiento, y para examinar el torrente sanguíneo a través de diversos vasos (con un transductor vaginal, en general a principios del embarazo, o con un transductor abdominal en los embarazos más avanzados).

Control de un embarazo múltiple:

El control determinado de un embarazo múltiple será determinado por su médico basándose en:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica
  • La cantidad de fetos
  • Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias
  • Sus expectativas para la evolución del embarazo
  • Su opinión o preferencia

El control de un embarazo múltiple puede incluir lo siguiente:

Aumento de la nutrición

Las madres embarazadas de dos o más fetos necesitan más calorías, proteínas y otros nutrientes incluido el hierro. Se recomienda también un mayor aumento de peso en los embarazos múltiples. El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos recomienda a las mujeres embarazadas de mellizos aumentar al menos entre 14 y 22 kilos.

Consultas prenatales más frecuentes (para controlar complicaciones y monitorear la nutrición y el aumento de peso)

Derivaciones

Es posible que sea ser necesaria la derivación a un especialista en medicina materna y fetal, llamado perinatólogo, para que realice estudios especiales y las evaluaciones de las ecografías y para que coordine el cuidado de las complicaciones.

Mayor reposo

Algunas mujeres pueden necesitar reposo en la cama (ya sea en casa o en el hospital según las complicaciones del embarazo o el número de fetos). Los embarazos múltiples de más de dos fetos suelen demandar reposo en cama a partir de la mitad del segundo trimestre.

Pruebas maternas y fetales

Se pueden necesitar exámenes para controlar la salud de los fetos, en especial si existen complicaciones en el embarazo.

¿Cómo es un parto múltiple?

El parto de bebés múltiples depende de muchos factores incluidos las posiciones fetales, la edad gestacional y la salud de la madre y de los fetos. En general, en caso de mellizos, si ambos fetos se encuentran en posición cefálica (con la cabeza hacia abajo) y no existen otras complicaciones, se puede realizar un parto por vía vaginal. Si el primer feto se encuentra en posición cefálica, pero el segundo no, el primer feto puede parirse por vía vaginal, y luego el segundo feto es sometido a versión externa o nace en posición podálica (de nalgas). Estos procedimientos pueden aumentar el riesgo de problemas como el prolapso o procidencia del cordón umbilical (cuando el cordón umbilical se desliza hacia abajo a través del orificio cervical). Puede ser necesario un nacimiento por cesárea de emergencia para el segundo feto. A menudo, si el primer feto no se encuentra en posición cefálica, ambos bebés nacen por cesárea. Muchos trillizos y bebés múltiples de mayor número nacen por cesárea.

El parto por vía vaginal puede realizarse en una sala de operaciones debido a los mayores riesgos de complicaciones durante el nacimiento y la necesidad de parto por cesárea. El parto por cesárea suele ser necesario para los fetos que se encuentran en posiciones anormales, por ciertos trastornos médicos de la madre y por sufrimiento fetal.

El cuidado de los bebés de nacimientos múltiples:

Debido a que muchos bebés múltiples son pequeños y prematuros, es probable que al principio deban ser cuidados en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). Una vez que los bebés pueden alimentarse, crecer y mantener la temperatura corporal, suelen ser dados de alta. Otros bebés, que son saludables al nacer, pueden necesitar sólo un control reducido en una sala de cuidados especiales.

Las familias con más de un bebé necesitan ayuda de sus familias y amigos. Los primeros dos meses suelen ser los más difíciles ya que todos están aprendiendo a lidiar con las alimentaciones frecuentes, la falta de sueño y el poco tiempo para sí mismos. La ayuda en las tareas domésticas y diarias puede permitirle a la madre el tiempo que necesita para conocer mejor a sus bebés, alimentarlos y descansar y recuperarse del parto.

Cambios en los Senos durante el Embarazo.

marzo 10, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

En preparación para producir leche, sus senos aumentarán de tamaño durante el embarazo conforme se agrandan las glándulas que producen la leche y aumenta el tejido grasoso. Tal vez se pongan más sensibles y puede que sienta hormigueo con los cambios de temperatura o al tacto. Conforme aumente su suministro de sangre, los vasos sanguíneos se expanden y pueden aparecer venas azules en sus senos. La areola y el pezón también se vuelven más oscuros y las glándulas de Montgomery, los pequeños poros alrededor de la areola, se agrandan. Algunas mujeres observarán que les gotea una sustancia del pezón durante los últimos tres meses del embarazo. Esto es calostro, la sustancia que se produce antes de la leche materna. Si usted no experimenta el goteo de calostro durante la última parte de su embarazo, no se preocupe de que tal vez no pueda producir leche materna.

Sugerencias:

  • Use un buen sostén para aliviar el esfuerzo de los senos y los músculos de la espalda, conforme los senos se vuelven pesados. Puede sentirse más cómoda si duerme con sostén.
  • Si está goteando calostro, use en el sostén almohadillas desechables o lavables.
  • Evite jabón en la areola y el pezón, ya que tiende a resecar la piel. Utilice agua tibia para mantener limpia el área.
  • Si está goteando, permita que los senos se sequen al aire unas pocas veces al día y después de bañarse.
  • Es preferible usar los sostenes de algodón más que los de telas sintéticas, ya que el algodón permite respirar a la piel. Si usted pretende amamantar a su bebé, sus sostenes para lactancia probablemente serán una talla más grande que los que necesite en las etapas finales del embarazo, así que se recomienda que compre los sostenes para lactancia durante el noveno mes.

¿Qué es la Episiotomía?

febrero 6, 2009 por  
Archivado Bajo Etapas del embarazo

Una episiotomía es un procedimiento quirúrgico que agranda la abertura de la vagina durante el parto, a través de una incisión del perineo (la piel y músculos que se encuentran entre la vulva y ano).
La episiotomía es la procedimiento que se realiza con mayor frecuencia en mujeres embarazadas que dan a luz por parto vaginal. Entre el 50% y 90% de las mujeres que se encuentran dado a luz a su primer hijo son sometidas a este procedimiento. Por décadas, las episiotomías han sido practicadas como un procedimiento de rutina para acelerar el parto durante la segunda etapa de la labor de parto, así como, para prevenir un desgarro de la vagina de la madre, en especial un desgarro serio que pueda extenderse hasta el ano. Se creía que el procedimiento también disminuía el traumatismo del bebé y protegía los músculos vaginales de la madre.

Las Episiotomías Pueden Ser Utiles Bajo Las Siguientes Condiciones:

• Cuando la labor de parto es muy rápida. Si usted no puede dejar de pujar ni frenar su labor de parto, doctores creen que un corte limpio puede ayudar a prevenir un desgarro grave.
• Cuando hay sufrimiento fetal o materno. Una episiotomía puede agilizar el parto si usted o su bebé están sufriendo complicaciones.
• Cuando el bebé es extremadamente grande . Una episiotomía puede ayudar a garantizar un parto seguro al ensanchar la abertura de la vagina.

Para la mayoría de las mujeres la cicatrización no tiene complicaciones, aunque puede tomar varias semanas. Usted puede ayudar a agilizar el proceso pidiéndole a las enfermeras que le apliquen compresas de hielo inmediatamente después del parto.
Para Continuar El Proceso De Cicatrización Durante Las Próximas Semanas Usted Debe:
• Utilizar baños de asiento unas cuantas veces al día y cambiar las toallas sanitarias con frecuencia.
• Tomar ablandadores de heces y comer mucha fibra para prevenir el estreñimiento.
• Realizar los ejercicios de Kegel. Contraiga por cinco minutos los músculos que utiliza para retener la orina, 10 veces al día durante sus actividades regulares.

Los beneficios del ejercicio en el embarazo.

enero 24, 2009 por  
Archivado Bajo Ejercicio

Los beneficios del ejercicio

Está cansada. Está ganando peso. Tal vez no se sienta de lo mejor. Aunque la mayoría del tiempo estos síntomas son normales durante el embarazo, el ejercicio puede ayudar a proporcionarle algún alivio. Poniéndose activa y ejercitándose 30 minutos por lo menos, en la mayoría de, si no en todos, los días de la semana puede beneficiar su salud de las siguientes maneras:

  • Ayuda a reducir los dolores de espalda, estreñimiento, hinchazón e inflamación
  • Puede ayudar a prevenir o tratar la diabetes gestacional
  • Aumenta su energía
  • Mejora su humor
  • Mejora su postura
  • Promueve el tono muscular, la fuerza y la resistencia
  • Le ayuda a dormir bien

La actividad regular también le ayuda a mantenerse en forma durante el embarazo y puede mejorar su habilidad de lidiar con el dolor del parto. Esto hará más fácil que vuelva a estar en forma después de que el bebé nazca. No debe, sin embargo, ejercitarse para perder peso mientras está embarazada.

Los cambios en su cuerpo

El embarazo causa muchos cambios en su cuerpo. Algunos de estos cambios afectarán su habilidad para ejercitarse.

Articulaciones

Las hormonas producidas durante el embarazo causan que los ligamentos que apoyan sus articulaciones se vuelvan más frágiles. Esto hace a las articulaciones más móviles y aumenta el riesgo de lesión. Evite tropiezos, rebotes o movimientos de alto–impacto que pueden aumentar el riesgo de lesión.

El equilibrio

Recuerde que durante el embarazo usted está cargando peso extra—alrededor de 25–40 libras (11—18 Kg.) al final del embarazo. El peso extra en el frente de su cuerpo cambia su centro de gravedad y pone tensión en las articulaciones y músculos, sobre todo aquellos en la pelvis y en la espalda baja. Esto puede hacerla menos estable, causarle el dolor de espalda, además de que sea más probable perder el equilibrio y caer, sobre todo al final del embarazo.

Ritmo Cardiaco

El peso extra que usted está llevando hará a su cuerpo trabajar más fuerte que antes de que quedara embarazada. El ejercicio aumenta el flujo de oxígeno y sangre a los músculos que comienzan a trabajar y lo disminuye en otras partes del cuerpo. Así que, es importante no sobre–ejercitarse.
Intente ejercitarse ligeramente para que no se canse rápidamente. Si usted puede hablar normalmente mientras se ejercita, su ritmo cardiaco está en un nivel aceptable.

Comenzando

Antes de empezar su programa de ejercicio, hable con su doctor para asegurarse que no presenta alguna condición obstétrica o de salud que limitaría su actividad. Pregunte por cualquier ejercicio específico o deportes que le interesen. Su doctor puede ofrecerle consejo sobre qué tipo de rutina de ejercicio es mejor para usted.

Las mujeres con una de las siguientes condiciones serán aconsejadas por sus doctores para no ejercitarse durante el embarazo:

  • Factores de riesgo para parto pretérmino
  • Sangrado vaginal
  • Ruptura prematura de membranas

Las embarazadas con otras condiciones médicas como la presión sanguínea alta, serán aconsejadas por sus doctores cuando hacerlo y si el ejercicio es apropiado.

Eligiendo Ejercicios Seguros

La mayoría de las formas de ejercitarse son seguras durante el embarazo. Sin embargo, algunos tipos de ejercicio involucran posiciones y movimientos que pueden ser incómodos, cansados o dañinos para las embarazadas. Por ejemplo, después del primer trimestre de embarazo, no se deben hacer ejercicios que les exijan que se recuesten sobre sus espaldas. Permanecer de pie por periodo largos también debe evitarse tanto como sea posible.

Ciertos deportes son seguros durante el embarazo, incluso para los principiantes:

  • Caminar es un ejercicio bueno para cualquiera. Andar rápido da un entrenamiento del cuerpo total y es tranquilo con las articulaciones y músculos. Si usted no era activa antes de quedar embarazada, caminar es una gran manera de empezar un programa de ejercicio.
  • Nadar es genial para su cuerpo porque trabaja muchos músculos. El agua soporta su peso, así que usted evita lesiones y tensiones de los músculos. También le ayuda a mantenerse fresca y ayuda a prevenir hinchazón de sus piernas.
  • El ciclismo proporciona un entrenamiento aeróbico bueno. Sin embargo, su vientre en crecimiento puede afectar su equilibrio y puede hacerla más propensa a las caídas. Quizá prefiera la bicicleta estacionaria más tarde en el embarazo.
  • Los ejercicios aeróbicos son una buena manera de mantener su corazón y pulmones fuertes. Hay incluso clases de ejercicios aeróbicos diseñadas para las embarazadas. Los ejercicios aeróbicos de bajo–impacto y en el agua son también buenos ejercicios.

Otros ejercicios, si se hacen con moderación, son seguros para mujeres que los han hecho durante algún tiempo antes del embarazo:

  • Correr. Si usted era una corredora antes de que quedara embarazada, puede seguir corriendo durante el embarazo aunque puede tener que modificar su rutina. Hable con su doctor sobre si correr es seguro para usted.
  • Deportes de raqueta. En algunos deportes de raqueta como bádminton, tenis, y racquetbol, su equilibrio cambiante puede afectar los movimientos rápidos. Esto puede aumentar el riesgo de caerse. Tal vez quiera evitar algunos deportes de raqueta.
  • La fuerza de entrenamiento hará sus músculos más fuertes y puede ayudar a prevenir algunos de los dolores comunes en el embarazo.

Las actividades siguientes deben evitarse durante el embarazo:

  • Esquiar en pendiente de nieve. Como con los deportes de raqueta, su centro cambiante de gravedad puede causar problemas de equilibrio. Esto la pone en riesgo de lesiones severas y caídas. Aun cuando usted sea experimentada y cuidadosa, algunos peligros van más allá de su control. Por ejemplo, ejercitarse a alturas superiores a 6,000 pies puede aumentar su riesgo de enfermedad de la altitud. Esta le hace más difícil respirar y puede disminuir el suministro de oxígeno para su bebé.
  • Los deportes de contacto, como el hockey sobre hielo, fútbol y baloncesto podrían lastimar a usted y a su bebé.
  • Debe evitarse bucear durante el embarazo. Las cantidades grandes de presión de agua ponen a su bebé en riesgo de malestar por descompresión.

Con algunas actividades, como la gimnasia, esquí de agua y montar a caballo hay un riesgo elevado de caerse, que en algunos casos puede causar lesiones. Estas actividades también deben evitarse durante el embarazo. Con cualquier tipo de ejercicio que le gustaría intentar, asegúrese de discutirlo antes con su doctor. Si usted es una atleta, permita a su doctor saberlo para que usted pueda tener cualquier cuidado especial que necesite.

Su rutina

Ejercitarse durante el embarazo es más práctico durante las primeras 24 semanas. Durante los últimos 3 meses, puede ser difícil hacer muchos ejercicios que una vez parecían fáciles. Esto es normal.
Si ha pasado algún tiempo desde que usted se ha ejercitado, es una buena idea empezar despacio. Empiece como con 5 minutos de ejercicio un día y agregue 5 minutos cada semana hasta que usted pueda quedarse activa durante 30 minutos por día.
Siempre empiece cada sesión de ejercicio con un periodo del precalentamiento durante 5–10 minutos. ésta es actividad ligera, como caminar despacio, que prepara sus músculos. Durante el calentamiento, estire sus músculos para evitar entumecimiento y dolor. Mantenga cada estiramiento durante por lo menos 10–20 segundos.
Después de ejercitarse, enfríese reduciendo su actividad despacio. Esto permite a su ritmo cardiaco volver a los niveles normales. Enfriarse durante 5–10 minutos y estirándose de nuevo también ayuda a evitar dolor muscular.

Cosas que cuidar

Los cambios por los que su cuerpo está pasando pueden hacer ciertas posiciones y actividades riesgosas para usted y su bebé. Mientras se ejercita, intente evitar actividades que requieren saltar, movimientos discordantes o cambios rápidos en dirección que puedan fatigar sus articulaciones y causar lesiones.
Hay algunos riesgos de sobrecalentarse durante el embarazo. Esto puede causar pérdida de líquidos y puede llevar a la deshidratación y problemas durante el embarazo.
Cuando usted se ejercite, siga estas pautas generales para un programa de ejercicio saludable:

  • Después del primer trimestre de embarazo, evite hacer cualquier ejercicio en su espalda.
  • Evite el ejercicio rápido en clima caliente, húmedo o cuando usted tiene fiebre.
  • Use ropa cómoda que ayudará que usted permanezca fresca.
  • Lleve un sostén que encaje bien y le dé mucho soporte para ayudar a proteger sus pechos.
  • Beba agua suficiente para ayudar a evitar sobrecalentamiento y deshidratación.
  • Asegúrese de que usted consume las calorías extras diarias que necesita durante el embarazo.

Mientras se ejercite, preste atención a su cuerpo. No se ejercite hasta el punto de que quede exhausta. Sea consciente de las señales de advertencia de que puede estar sobre–esforzándose (vea el cuadro). Si usted nota cualquiera de estos síntomas, deje de ejercitarse y llame a su doctor.

Después de que el bebé nace

Tener un bebé y cuidar de un recién nacido es un trabajo duro. Tardará un rato para recobrar su fuerza después de la tensión del embarazo y parto. Cuidarse a sí misma físicamente y dar tiempo a su cuerpo para recuperarse es importante. Si usted tuvo una cesárea, parto difícil o complicaciones, su tiempo de recuperación puede ser más largo. Verifique con su doctor antes de empezar o reasumir un programa del ejercicio. Algunas mujeres pueden reasumir su rutina a los pocos días de dar a luz; otras pueden necesitar más tiempo antes de reasumir su rutina de antes del embarazo.
Caminar es una buena manera de volver a ejercitarse. Los paseos rápidos varias veces por semana la prepararán para el ejercicio más activo. Caminar tiene la ventaja agregada de sacar a usted y a su bebé de la casa para el ejercitarse y tomar aire fresco. Conforme se vaya sintiendo más fuerte, considere un ejercicio más vigoroso.

Finalmente…

Ejercitarse durante el embarazo puede ayudarla a prepararse para la labor de parto. Ejercitarse después puede ayudarla a volver a estar en forma. Antes de que usted empiece un programa del ejercicio, hable con su ginecólogo.