¿Qué esperar durante las primeras semanas postparto?

junio 18, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

Tras la llegada del bebé, usted percibirá algunos cambios, tanto físicos como emocionales.

Desde el punto de vista físico, es posible que experimente lo siguiente:

    * Pechos sensibles y dolorosos al tacto. Cuando le suba la leche, es posible que tenga los pechos tan hinchados que le duelan durante varios días, y es posible que también le molesten o duelan los pezones.
    * Estreñimiento. Tras el parto, es posible que tarde varios días en ir de vientre y que las hemorroides, la cicatriz de la episiotomía y los músculos perineales doloridos hagan que la defecación le resulte dolorosa.
    * Episiotomía. Si se le desgarró el perineo (el área de piel comprendida entre la vagina y el ano) o bien se lo cortó el médico durante el parto, puede resultarle doloroso caminar o sentarse debido a los puntos hasta que estos cicatricen. Los puntos también le pueden doler al toser o estornudar.
    * Hemorroides. Las hemorroides (tejido anal inflamado) son sumamente frecuentes durante el posparto.
    * Sofocos y escalofríos. La adaptación de su cuerpo a los niveles hormonales y de riego sanguíneo del posparto puede desequilibrar temporalmente su termostato interior.
    * Incontinencia urinaria y/o fecal. La distensión de los músculos del suelo pélvico durante el parto puede conllevar que se le escape un poco de orina al toser, reír o hacer esfuerzos, así como dificultar el control de los movimientos intestinales, especialmente si tuvo un parto vaginal largo.
    * Entuertos. Tras el parto, su útero se seguirá contrayendo durante unos días. Las notará más mientras amamanta al bebé o si toma medicamentos para reducir el sangrado vaginal.
    * Pérdidas vaginales (loquios). Inicialmente más copiosos que las menstruaciones y a menudo con presencia de coágulos, las pérdidas vaginales se irán haciendo progresivamente más claras, empezando de color pardo y acabando de color blanco o amarillento hasta desaparecer por completo al cabo de unos dos meses.
    * Peso. Después de haber dar a luz, probablemente pesará unas 10 libras (4,5 kg) (el peso del bebé, la placenta y el líquido amniótico) menos de lo que pesaba al final del embarazo. Durante la primera semana del posparto, el peso adicional constituido por agua irá descendiendo a medida que su cuerpo recupere su equilibrio de sodio.

Desde el punto de vista emocional, es posible que experimente:

    * La tristeza posparto. Hasta el 80% de las madres experimentan irritabilidad, tristeza, llanto o ansiedad pocos días o semanas después del parto. La tristeza posparto es muy frecuente y puede estar relacionada tanto con los cambios físicos (incluyendo los cambios en los niveles hormonales, el agotamiento y las experiencias de parto inesperadas) como con las vivencias emocionales que acompañan al proceso de adaptación al nuevo rol de madre y al bebé.

    * La depresión posparto. Más grave que la tristeza posparto, este trastorno se manifiesta en el 10% a 25% de las madres y puede ocasionar cambios en el estado de ánimo, ansiedad, sentimientos de culpa y tristeza persistente. Muchas veces la depresión posparto no se diagnostica hasta que el bebé tiene varios meses y es más frecuente en las mujeres que han padecido depresiones previamente, están expuestas a múltiples factores estresantes y/o tienen antecedentes familiares depresión.

Además, en lo que se refiere a las relaciones sexuales, usted y su pareja pueden tener expectativas completamente diferentes. Mientras que es posible que él desee reanudar su vida sexual cuanto antes, lo más probable es que usted no se sienta preparada ni recuperada –física ni emocionalmente – para mantener relaciones sexuales y lo único que le apetezca hacer por las noches sea descansar. Los médicos suelen recomendar a las mujeres que han dado a luz esperar varias semanas antes de mantener relaciones sexuales para recuperarse completamente de la experiencia del parto.
El proceso de recuperación

A su cuerpo le costó varios meses prepararse para dar a luz, de modo que también necesitará tiempo para recuperarse. Si le han practicado una cesárea, la recuperación será todavía más lenta, puesto que, al haberse sometido a una intervención quirúrgica, su cuerpo necesitará más tiempo para curarse. Si no lo tenía previsto, es posible que el cambio de planes le resulte difícil de asimilar desde el punto de vista emocional.

En los partos por cesárea el dolor alcanza su mayor intensidad el día después (o dos días después) de la intervención y debería ir disminuyendo gradualmente. Probablemente el médico le indicará qué precauciones deberá adoptar durante el posoperatorio y le dará instrucciones sobre cómo bañarse y cuándo podrá empezar a hacer ejercicios suaves para acelerar el proceso de recuperación y evitar el estreñimiento.

Cosas a tener en cuenta:

    * Beba de ocho a diez vasos de agua diariamente.
    * Es normal tener pérdidas vaginales.
    * Evite subir escaleras o levantar peso hasta que se haya recuperado completamente.
    * No conduzca hasta que pueda realizar movimientos rápidos y ponerse el cinturón de seguridad sin que le cause molestias.
    * Si la herida de la cesárea se le pone roja o se le hincha, llame al médico.