Parto Pretermino y su tratamiento

diciembre 21, 2008 por  
Archivado bajo Etapas del embarazo

Alrededor del 10% de los embarazos puede terminar en un parto pretermino; podemos definirlo como aquel que se presenta antes de las 37 semanas de gestación. El 75% de los casos de parto pretermino son espontáneos y se implican múltiples factores en su etiología siendo los más importantes las infecciones, edad materna (menos de 18 o más de 40 años), el uso de drogas (tabaco, alcohol, cocaína), malformaciones del útero materno entre otras.

El tratamiento para el parto prematuro

¿Qué ocurre cuando una mujer entra en trabajo de parto prematuro y no para por su cuenta?  El parto prematuro a veces puede continuar aunque una mujer siga cuidadosamente las instrucciones del profesional de la salud.  Dos de los tratamientos comunes para el parto prematuro son la terapia con medicamentos y la actividad restringida.

Tratamiento con medicamentos

Las mujeres que desarrollan parto prematuro son usualmente tratadas con uno de varios medicamentos llamados tocolíticos.  Los nombres de estos medicamentos incluyen los bloqueadores de canales de calcio, la terbutalina, ritodrina, sulfato de magnesio, la indometacina, ketorolac y sulindac.  Estos medicamentos pueden parar las contracciones.  Se administran por vía intravenosa, oral o rectal dependiendo del medicamento.

Los tocolíticos pueden demorar el alumbramiento entre 2 y 7 días, ofreciendo más tiempo para tratar a la mujer embarazada con medicamentos esteroides.  Los esteroides (como la betametasona y dextametasona) aceleran la maduración de los pulmones y órganos del bebé.  Estos medicamentos reducen las muertes infantiles en un 30 por ciento.  También reducen el riesgo de dos de las más graves complicaciones del parto prematuro, la disnea respiratoria (en un 50%) y el sangrado cerebral (en un 70%).  El tiempo adicional también ayuda a tratar a la madre con antibióticos en el caso de que desarrolle una infección o deba ser trasladada a otra facilidad de cuidado de salud.

Actividad restringida

Algunos profesionales de la salud recomiendan que las mujeres limiten sus actividades para prevenir el parto prematuro.  El descanso en cama es recomendado generalmente, a pesar de las evidencias contradictorias sobre su efectividad.  Mientras que reducir las actividades diarias puede ayudar a la mujer embarazada a relajarse, el descanso en cama no ha demostrado reducir la tasa del nacimiento prematuro.

Las recomendaciones varían.  A algunas mujeres se les sugiere descanso varias veces durante el transcurso del día.  A otras se les sugiere el descanso en cama.  Algunos profesionales de la salud les sugieren a las mujeres que identifiquen actividades que puedan aumentar las contracciones y evitar dichas actividades.

La actividad restringida afecta a la mujer físicamente.  La mujer puede perder tonificación muscular y faltarle la respiración.  Después del alumbramiento necesitará recuperar la fortaleza muscular.  Períodos extensos en la cama también pueden aumentar el riesgo de coágulos de sangre.  También es recomendable que se eviten las relaciones sexuales.  Mientras la mujer descansa en cama, no es conveniente permanecer completamente quieta.  Con las instrucciones del médico, la mujer puede realizar movimientos de relajación y estiramiento.

Algunas mujeres se sienten aburridas, deprimidas o ansiosas cuando tienen que limitar sus actividades.  Otras se sienten aisladas.  No está fuera de lo común para una mujer y su pareja sentirse frustrados, enojados o resentidos.

Este es el momento para que la pareja se apoye, obtengan ayuda profesional si la necesitan y tratar de tener buen sentido del humor.

Una mujer puede tener sentimientos de culpabilidad durante este tiempo.  Aunque haya hecho todo correctamente, la mujer puede preguntarse, “¿qué hice mal?”  Hablar con consejeros profesionales, espirituales o con otras personas que han pasado por la misma situación puede ser de ayuda.

Algunas mujeres no pueden trabajar cuando tienen limitaciones en sus actividades, y la familia puede sufrir económicamente.  Dentro de la familia, los papeles y las responsabilidades pueden cambiar.  El cuidado de los niños, la preparación de las comidas y otros quehaceres del hogar pueden ser realizadas de forma diferente.  Es de ayuda tener una red de apoyo y esparcir las responsabilidades a través de ella.  Una mujer que vive sola necesita ayuda adicional durante este tiempo.

La hospitalización

Dependiendo de las circunstancias, el profesional de la salud puede recomendar que la mujer vaya a un hospital.  Si ella es hospitalizada por semanas o meses, las preocupaciones y los asuntos por largos períodos de tiempo son similares a los de la actividad restringida en la casa.


Be Sociable, Share!

Opina y Participa

Dinos lo que piensas, tus dudas, sugerencias o comentarios y participa en la comunidad...