El Consumo de Alcohol Durante el Embarazo

diciembre 21, 2008 por  
Archivado bajo Drogas en el embarazo

Beber alcohol durante el embarazo puede causar defectos de nacimiento físicos y mentales. Cada año nacen hasta 40.000 bebés con algún tipo de problema relacionado con el alcohol. Aunque la mayoría de las mujeres son conscientes de que beber mucho alcohol durante el embarazo puede provocar defectos de nacimiento, muchas no se dan cuenta de que beber moderadamente (o incluso poco) también puede dañar el feto.

De hecho, no se ha comprobado que haya ningún nivel de consumo de alcohol durante el embarazo que se puede considerar seguro. En consecuencia se recomienda a las mujeres embarazadas abstenerse de beber alcohol (incluidos la cerveza, el vino y sus derivados, y los licores) durante todo el período de embarazo y lactancia.
Además, puesto que las mujeres a menudo no saben que están embarazadas durante los primeros meses, las que puedan estar embarazadas o las que lo intenten, deberían abstenerse de consumir bebidas alcohólicas. Los estudios gubernamentales recientes indican que aproximadamente el 13 por ciento de las mujeres beben durante el embarazo. Cerca de 3 por ciento de las mujeres embarazadas informaron haber bebido en grandes cantidades (cinco o más bebidas alcohólicas en una sola vez) o beber con frecuencia (siete o más bebidas alcohólicas por semana). Las mujeres que beben grandes cantidades o lo hacen con frecuencia aumentan el riesgo de que sus bebés sufran problemas relacionados con el alcohol. Cuando una mujer embarazada bebe, el alcohol pasa rápidamente a través de la placenta hasta el feto. En el cuerpo inmaduro de un feto, el alcohol se descompone de una forma mucho más lenta que en el cuerpo de un adulto.
Como resultado, el nivel de alcohol en la sangre del bebé puede ser incluso superior y puede permanecer elevado durante más tiempo que el nivel en la sangre de la madre. A veces, esto hace que el bebé sufra daños de por vida.
¿Cuáles son los peligros de beber alcohol durante el embarazo?

Beber alcohol durante el embarazo puede provocar una serie de defectos de nacimiento, que pueden variar de poco importantes a graves. Éstos incluyen retraso mental; problemas de aprendizaje, emocionales o de comportamiento, o defectos en el corazón, la cara y otros órganos. El término trastorno de espectro alcohólico fetal se utiliza para descubrir los muchos problemas asociados con la exposición al alcohol antes del nacimiento. El más grave es el síndrome del alcohol fetal (SAF), una combinación de defectos de nacimiento físicos y mentales. El consumo de alcohol durante el embarazo incrementa también el riesgo de aborto espontáneo, bajo peso al nacer (menos de 2,5 kg) y nacimiento de niños muertos.

¿Qué es el síndrome del alcohol fetal (SAF)?

El SAF es una de las causas más comunes de retraso mental y la única causa que se puede evitar en su totalidad. Los bebés con SAF son anormalmente pequeños al nacer y habitualmente no se desarrollan por completo a medida que crecen. Tienen facciones características, como ojos pequeños, un labio superior delgado y piel lisa en lugar del surco normal entre la nariz y el labio superior. Es posible que sus órganos, especialmente el corazón, no se formen correctamente. Muchos bebés con SAF tienen también un cerebro pequeño y con una forma anormal, y la mayoría de ellos tienen algún grado de incapacidad mental. La mayoría tienen mala coordinación, poca capacidad de concentración y problemas emocionales y de comportamiento.
Los efectos del SAF duran toda la vida. Aunque no tengan un retraso mental, los adolescentes y adultos con este síndrome tienen diversos grados de problemas físicos y psicológicos y a menudo les resulta difícil mantener un trabajo y vivir de forma independiente.

¿Cuáles son los efectos del alcohol fetal ?
Los CDC estiman que aproximadamente el triple de bebés nacidos con SAF nacen con daños de grado menor relacionados con el alcohol. Esta enfermedad se denomina a veces efectos del alcohol fetal. Estos niños tienen algunos de los defectos de nacimiento físicos o mentales asociados con el SAF. Hace referencia a los defectos físicos de nacimiento (por ejemplo, defectos cardíacos) como defectos de nacimiento relacionados con el alcohol, y a las anomalías mentales y de comportamiento como trastornos del neurodesarrollo relacionados con el alcohol. En general, es más probable que los defectos de nacimiento relacionados con el alcohol (como los cardíacos y faciales) estén asociados al consumo de alcohol durante el primer trimestre. Beber en cualquier etapa del embarazo puede afectar al cerebro así como al crecimiento.

Durante el embarazo, ¿cuánto alcohol es demasiado?
No se ha demostrado que haya ningún nivel de consumo de alcohol seguro durante el embarazo. El patrón total del SAF suele ocurrir en los descendientes de mujeres que son alcohólicas o adictas crónicas al alcohol. Estas mujeres o bien beben en exceso (unas cuatro o cinco o más bebidas alcohólicas diarias) durante todo el embarazo o bien tienen episodios repetidos de consumo de grandes cantidades en pocas horas. Sin embargo, el SAF puede ocurrir en mujeres que beben menos.

¿Existe una cura para el SAF?
No existe cura para el SAF. Sin embargo, un estudio reciente comprobó que el diagnóstico temprano (antes de los 6 años de edad) y crecer en un entorno educativo estable puede mejorar las perspectivas a largo plazo para los individuos con SAF. Los que han experimentado estos factores de protección durante sus años de escuela tenían de dos a cuatro veces más de probabilidades de evitar problemas serios de comportamiento que resulten en problemas con la ley o la reclusión en una institución psiquiátrica.

Si una mujer embarazada consume una o dos bebidas alcohólicas antes de darse cuenta de que lo está, ¿puede ser nocivo para al bebé?
Es poco probable que una bebida alcohólica ocasional que una mujer pueda tomar antes de darse cuenta de que está embarazada sea nociva para el bebé. No obstante, el cerebro y otros órganos del bebé empiezan a desarrollarse alrededor de la tercera semana de embarazo y son vulnerables a daños en esas primeras semanas. Puesto que no se ha demostrado que haya una cantidad de alcohol segura para el feto, las mujeres deben dejar de beber inmediatamente si sospechan que están embarazadas y deben abstenerse de beber alcohol si intentan quedar embarazadas.

¿Es seguro beber alcohol mientras se amamanta al bebé?
Pequeñas cantidades de alcohol llegan a la leche materna y pasan al bebé. Un estudio comprobó que los bebés amamantados por mujeres que consumieron una o más bebidas alcohólicas al día se retrasaban un poco más en adquirir las habilidades de motricidad (como gatear y caminar) que los bebés que no habían estado expuestos al alcohol. La Academia Americana de Pediatría recomienda que las madres lactantes eviten el consumo regular del alcohol. Sin embargo, según la AAP, una bebida alcohólica ocasional probablemente no dañe al bebé, pero si la madre decide consumirla, debe esperar al menos dos horas antes de amamantarlo.

¿El consumo de mucho alcohol por parte del padre puede contribuir al SAF?
Hasta la fecha, no existen pruebas de que el consumo de grandes cantidades de alcohol por parte del padre pueda provocar el SAF. Pero los hombres pueden ayudar a que su pareja evite el alcohol si no beben durante el periodo de embarazo.

Be Sociable, Share!

Opina y Participa

Dinos lo que piensas, tus dudas, sugerencias o comentarios y participa en la comunidad...