Reposo en cama: Cómo sobrellevarlo

julio 21, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo, Tips

Me han ordenado reposo en cama. ¿Será difícil?

Aun cuando el reposo en cama inicialmente te resulte atractivo (ahora puedes ponerte al día con la lectura o mirar películas todo el día si lo deseas), no tardarás mucho en darte cuenta de que no es tan fácil como parece.

Guardar cama implica mucho más que hacer a un lado la rutina normal. Tendrás que encontrar nuevas formas de conectarte con los integrantes de la familia, de cuidar a los niños y lidiar con las tareas de la casa, y permanecer en contacto con tu trabajo.

Si tienes por delante un largo reposo en cama, intenta prepararte emocionalmente. Tu estado de ánimo seguramente pasará de negación y shock a depresión y pánico, y a expectativas agradables y prometedoras cuando te acerques al final y esperes conocer pronto al bebé. Quizás también te sentirás culpable por haber acabado en la cama. Recuérdate que tú no hiciste nada y que no es culpa tuya.

Estos pensamientos y sentimientos son absolutamente normales. Es importante que te enfoques en tu objetivo final: un bebé sano y nacido a término. Esto te ayudará a disminuir la preocupación, la frustración y el aburrimiento que generalmente aparecen con el reposo en cama.

¿Cómo me puedo preparar para guardar cama?

Con un poco de preparación por anticipado podrás sobrellevar con mucha más facilidad todos los cambios a los que te estés enfrentando.

• Infórmate en detalle acerca de cuáles actividades tienes permitidas y cuáles no, para poder planear tus días. Por ejemplo, si puedes reclinarte o sentarte estando en cama, podrás trabajar con una computadora desde tu casa. Si tienes niños que necesiten que los cuiden, seguramente tendrás que buscar a alguien que se ocupe de ellos.

• Piensa en qué es lo que necesitarás cada día y en quién podrá ayudarte a organizarte por la mañana o quién podrá darse una vuelta durante el día. Por ejemplo, si te han ordenado hacer reposo absoluto, pídele a tu pareja o a una amiga que te prepare una nevera portátil al lado de la cama con comida para el almuerzo, snacks y bebidas. Ten a mano una lista de números de teléfono de amigos que puedan darte una mano y ten presente que la mayoría de la gente probablemente esté mucho más dispuesta a ayudarte de lo que te imaginas.

• Pídele a tus amigos que traigan comidas guisadas o fáciles de calentar en recipientes desechables. Y pídele a tu pareja o a una amiga que compre platos y vasos de papel para simplificar la limpieza.

• Asegúrate de que el teléfono esté a mano y lleva la televisión y el video a tu habitación. Podrás ponerte al día con todas las películas que hayas estado deseando ver y también podrás incluir algunos videos acerca de la crianza de los hijos.

• Ten a mano varios libros y revistas, junto con un bloc de notas y una lapicera. Esta puede ser la última oportunidad que tengas en mucho tiempo de leer por placer.

¿Cómo puedo ocuparme de mis hijos mientras estoy en cama?
Este es un gran desafío para muchas familias. A continuación incluimos algunos consejos:

• Intenta encontrar una alternativa a largo plazo para el cuidado de tus niños. Es menos estresante que intentar encontrar a alguien que los cuide día a día y lograrás así mayor estabilidad para ellos. Siempre se puede cancelar el arreglo si terminas no necesitando el cuidado durante mucho tiempo.

• Evita decirle a un niño pequeño que “mami está enferma”. En lugar de esto, dile algo como: “Tengo que guardar cama para que el bebé esté bien cuando nazca.”

• Resérvate algo de tiempo todos los días para dedicárselo a tu niño. Miren juntos un video o hagan una siestecita, canten, corten y peguen dibujos, etc. Procura que tu niño tenga un rato para corretear antes de que pasen tiempo juntos y así evitarás que esté inquieto.

¿Cómo puedo sentirme bien mientras hago reposo en cama?

Aquí te damos algunos consejos para ayudarte a mantener tu cuerpo en buen funcionamiento y evitar que tengas demasiados malestares.

• Pregúntale a tu médico si está bien que hagas ejercicios acostada. Hacer algunos estiramientos simples y algunos ejercicios con tus brazos y piernas será bueno para tus músculos y quizás para tu estado de ánimo.

• Evita el estreñimiento. Hacer mucho reposo te hace aun más propensa al estreñimiento. El hacer ejercicios en cama te puede ayudar. Recuerda tomar mucha agua e incorporar algo de fibra a tu alimentación.

• Realizá siestecitas, pero sin abusar. Cuando duermas, hazlo preferentemente en un horario determinado. Si te quedas dormida demasiado tarde durante el día, puede ser que tengas dificultades para dormir bien durante la noche. Intenta ajustarte a una rutina normal de día-noche para evitar alterar el ciclo natural del sueño.

¿Es Normal el Flujo Vaginal en el Embarazo?

mayo 15, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo

¿Es normal el aumento de flujo vaginal durante el embarazo?

Es muy frecuente que durante el embarazo la mujer se preocupe por la aparición de mayores secreciones vaginales y piensen que sea una infección que pueda afectar a su bebé. A pesar de ser causa de desagrado para tu persona y a veces también para tu pareja, este flujo es normal durante el embarazo, y no debes preocuparte.
Normalmente durante todo el embarazo hay un aumento en las secreciones vaginales provocado especialmente por el aumento de las hormonas placentarias. En general se caracteriza por ser un flujo blanquecino, con poco olor, líquido, muy similar al que muchas mujeres tienen en el período premenstrual.

¿Qué puedo hacer para sobrellevar mejor esta situación?

A veces puede ser molesto por la cantidad y puede ser necesario el uso de protectores de algodón para mayor confort, especialmente durante el último trimestre de la gestación. Nunca uses tampones, ya que pueden introducir gérmenes indeseables en la vagina, que pueden ser causa de infecciones vaginales serias, con riesgos de infección intrauterina.
Es muy importante mantener la zona genital limpia y seca. Usa solamente ropa interior de algodón, evita la ropa ajustada y los jeans y ropa de gimnasia de materiales sintéticos. Evita el uso de jabones desodorantes o muy perfumados, baños de espuma y desodorantes femeninos. No realices duchas vaginales a menos que estén indicadas por tu médico.

¿Este flujo puede afectar a mi pareja de alguna manera?

A veces este flujo es causa de irritación en el pene de tu pareja, consulta con tu médico para ver si es necesario algun tratamiento especial. Generalmente es causado por mayor acidez de las secreciones vaginales y es transitorio.

¿Cómo puedo distinguir una infección?

Si aparece un flujo vaginal amarillento, verdoso o espeso con mal olor o acompañado de ardor, picazón, enrojecimiento de la zona genital, puede deberse a una infección que requiera de un tratamiento específico. Debes consultar enseguida con tu médico para un correcto diagnóstico, y te podrá indicar óvulos vaginales o cremas especiales dependiendo de la causa que lo provoque. Generalmente se soluciona rápidamente y no son de riesgo para tu bebé.

En los casos de infecciones por hongos como la Candida albicans (candidiasis), es importante tratarlas antes del parto para evitar contagiar a tu bebé durante el nacimiento.

¿Cómo puedo prevenir una infección?

Una buena forma de prevenir infecciones es un lavado escrupuloso de la zona vaginal especialmente después de evacuar el intestino. Siempre higieniza la zona de adelante hacia atrás, para evitar contaminar la vagina con gérmenes rectales.
Trata de evitar la ingesta de azúcar refinada durante el embarazo, que pueden crear un terreno propicio en la vagina para el desarrollo de hongos.
Estudios recientes indican que la ingesta diaria de 145 mililitros diarios de yogur que contenga Lactobacilus acidofilo reduce en una manera significativa el riesgo de infecciones vaginales.
Tomando mínimos recaudos puedes evitar las molestias ocasionadas por las infecciones vaginales y disfrutar sin riesgos de tu sexualidad durante todo tu embarazo.

Migraña y Embarazo.

abril 16, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo

Dolores de cabeza

Es normal tener dolores de cabeza durante el embarazo, en particular en el primer y tercer trimestre. Comúnmente no son signos de problemas graves.

Causas de los dolores de cabeza durante el embarazo
Se desconoce la causa de los dolores de cabeza. Durante el primer trimestre pueden obedecer a los cambios de niveles hormonales y al aumento del volumen y circulación de sangre. Es posible que los dolores de cabeza relacionados con el embarazo desaparezcan en el segundo trimestre cuando el cuerpo se acostumbra a los cambios hormonales. Durante el tercer trimestre, los dolores de cabeza tienden a estar relacionados con la postura y tensión de cargar el peso extra.

Algunas mujeres sufren dolores de cabeza por la tensión, caracterizados por un dolor con presión o un dolor sordo a ambos lados de la cabeza o en la nuca. Los dolores de cabeza pueden aumentar durante el embarazo, en especial si se presentan los siguientes síntomas:

    * Estrés
    * Fatiga
    * Abstinencia de la cafeína (en particular si la mujer deja de tomar abruptamente o reduce el consumo de café u otras bebidas con cafeína al enterarse de que está embarazada)
    * Falta de sueño
    * Deshidratación (falta de líquidos)
    * Hambre o bajo nivel de azúcar en sangre

Algunas mujeres sufren de migrañas por primera vez a principios del embarazo. Las migrañas causan dolores graves y palpitantes en un lado de la cabeza. También suelen estar acompañadas de náuseas o vómitos. Pero muchas mujeres que suelen tener migrañas notan que éstas mejoran durante el embarazo. A su vez, otras mujeres que sufren migrañas notan que no hay cambios durante el embarazo o que los dolores de cabeza son más frecuentes e intensos.

Durante el segundo y tercer trimestre, los dolores de cabeza pueden obedecer también a una afección grave llamada preeclampsia (presión arterial alta durante el embarazo). La preeclampsia debe tratarse inmediatamente.

Dolores de cabeza: Qué puede hacer
Consulte siempre con su ginecologo antes de tomar medicamentos o remedios a base de hiebras. Si sufre migrañas regularmente, consulte con el profesional de la salud antes de tomar los medicamentos que normalmente tomaba antes de quedar embarazada ya que muchos de ellos estan contraindicados en el embarazo y es probable que necesite un ajuste en su tratamiento.

Los siguientes consejos pueden aliviar o prevenir dolores de cabeza sin riesgos durante el embarazo:

    * Compresas calientes o frías. Para aliviar el dolor de cabeza en la zona de los senos nasales, aplique compresas calientes en la parte de adelante y en los costados de la cara, alrededor de la nariz, ojos y sienes. Para aliviar el dolor de cabeza ocasionado por la tensión, aplique compresas frías en la nuca.
    * Reduzca el estrés. Evite las situaciones estresantes. Haga ejercicios de relajación como los ejercicios de respiración profunda o simplemente cierre los ojos e imagínese una escena tranquila.
    * Descanse y haga ejercicios. Descansar en un cuarto oscuro y tranquilo ayuda a calmar los dolores de cabeza. También da buenos resultados dormir lo suficiente y hacer ejercicios. No olvide consultar con el profesional de la salud acerca de qué ejercicios puede hacer y cuánto tiempo puede mantener el programa de actividad física.
    * Coma alimentos balanceados. Al comer porciones pequeñas y frecuentes de alimentos durante el día evitará que el nivel de azúcar en la sangre baje demasiado.
    * Mantenga una buena postura, en especial durante el tercer trimestre.
    * Masajes. Los masajes de sienes, hombros y cuello disminuyen el dolor de cabeza.
    * Evite las situaciones que desencadenan los dolores de cabeza. Las comidas o las tensiones pueden desencadenar los dolores de cabeza. Lleve un diario y evalúe el tipo de comida y las actividades que producen tensión o migrañas. Entre los factores desencadenantes de las migrañas se encuentran ciertos alimentos como el chocolate, queso estacionado, cacahuates y carnes preservadas.

Cuándo hablar con el profesional de la salud
Normalmente los dolores de cabeza durante el embarazo son inofensivos, pero en ocasiones pueden ser un signo de problemas más graves. Si tiene una migraña por primera vez durante el embarazo o si tiene un dolor de cabeza que jamás ha sentido antes, llame al profesional de la salud para cerciorarse de que no sea un signo de una complicación más grave.

Llame a su médico de inmediato si el dolor de cabeza:

    * Es repentino y explosivo o produce un dolor violento que la despierta del sueño
    * Está acompañado de fiebre y rigidez en el cuello
    * Empeora, se le nubla o le cambia la vista, arrastra las palabras al hablar, siente somnolencia, entumecimiento o cambio en la sensación o estado de alerta
    * Sucede después de caerse o golpearse la cabeza
    * Está acompañado de congestión nasal, dolor y presión debajo de los ojos o dolor en los dientes (puede ser un signo de sinusitis)

En el segundo y tercer trimestre, los dolores de cabeza pueden ser un signo de preeclampsia, una afección grave que produce presión arterial alta, entre otros síntomas. Comuníquese inmediatamente con su médico si el dolor de cabeza:

    * No desaparece o se repite con frecuencia
    * Es repentino y muy agudo
    * Viene acompañado de vista nublada, si ve manchas, aumenta de peso abruptamente, siente dolor en la parte superior derecha del abdomen y se le hinchan las manos o la cara
    * Viene acompañado de náuseas y vómitos

Si ha tenido problemas de presión arterial alta o en aumento, llame al giencologo lo antes posible aunque tenga un dolor de cabeza leve.

Sintomas de Embarazo

marzo 30, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo

Los primeros síntomas de embarazo, pueden ser varios y habitualmente no se presentan todos al mismo tiempo. Inclusive algunas mujeres no sienten nada diferente. Pero muchas si, por eso, es importante tener en cuenta que si se presentan algunos de estos síntomas, cabe la posibilidad de que sea un embarazo.  Igualmente siempre es necesario realizarse un test de embarazo para comprobarlo.

Estos son los síntomas de embarazo inicial:

Amenorrea
El primer síntoma de embarazo generalmente es o la ausencia de la regla o la amenorrea. Si la mujer es regular y sexualmente activa, un retraso de más de una semana podría significar un estado de gravidez a pesar de sentir dolores del tipo menstruales. Si la mujer es irregular el retraso debería ser mayor.

Fatiga/ sueño
Puede darse, no a todas le sucede, que sienta mucha necesidad de dormir o se encuentre muy cansada. Se debe a la alta cantidad de hormonas que está generando su cuerpo. Si se tiene la posibilidad de descansar cuando el cuerpo lo pide, hágalo.

Náuseas y/o vómitos
Náuseas y/o vómitos, que generalmente suelen ser matutinos pero no es una regla estricta ya que en mujeres pueden darse en la noche quizás. Pueden darse como efectos secundarios a la gonadotropina coriónica y a los estrógenos producidos en cantidad creciente a partir del décimo día tras la fertilización.
Una recomendación para este síntoma es dividir la cantidad de comida en mayor cantidad de ingestas, para no llenar el estómago. El comer una galleta de agua o un pedazo de queso puede ayudar, aunque no lo crea.

Congestión mamaria
El cuerpo que es estimulado por la hormona gonadotropina para continuar secretando estrógeno y progesterona y de esta forma mantener el embarazo. Por estos aumentos en las hormonas es que se genera la congestión mamaria: hinchazón, dolor, modificación de los pezones e hipersensibilidad.

Mareos y/o desmayos
La sensación de mareo, vértigo y hasta el desmayo es común en el embarazo. Esto se debe a que el cuerpo tiene una producción sanguínea mucho mayor, para poder alimentar y satisfacer todas las necesidades del feto. Por lo que una baja en el azúcar puede suponerse éstos síntomas. Por eso es aconsejable llevar consigo algo dulce, un caramelo o una bolsita con azúcar para esos momentos. También podría llevarse consigo un poco de alcohol para sobreponerse de un posible desmayo.

Deseo de orinar
Al aumentar de tamaño el útero comprime la vejiga y aumentan las ganas de orinar. También debido a la progesterona se siente la necesidad casi incontenible.
Esto durará aproximadamente entre 11 y 12 semanas cuando el útero crezca ocupando la cavidad pelviana, reduciendo la presión. Pero se vuelve a sentir al final del embarazo.

Dolores abdominales
Similares a los que se sufren durante la menstruación los cuales suelen ser secundario a los cambios que produce el embrion en el utero durante la implantanción.

Deseo o aborrecimiento de comida y olores.
El cambio en el gusto es una realidad. Las hormonas, nombradas previamente, producen la hipersensibilidad en nuestros sentidos. Por lo que algunos olores se sentirán más fuertes e intensos y los sabores ya no sabrán de la misma manera. Lo más importante es no abusar de alimentos con altos niveles calóricos que no aporten nutrientes a al organismo, ya que no colaborarán con la nutrición y harán que aumente de peso.

Siempre debe tener en cuenta que la mejor manera para salir de dudas es realizarse un test de embarazo o de sangre. En caso de salir positiva solicita cuanto antes una revisión giencologica e inicia un adecuado control prenatal.

Acidez en el Embarazo.

marzo 10, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo

Acidez y Reflujo.
Las mujeres embarazadas pueden tener acidez porque los músculos del estómago se relajan y la comida tiende a subirse. A veces, el estómago genera más ácido durante el embarazo. El bebé en crecimiento que presiona contra el estómago puede hacer que suba el ácido causando reflujo.

Sugerencias:

  • Los alimentos grasosos, fritos o muy condimentados pueden producir acidez. Determine cuáles son los alimentos que le producen acidez, y evítelos.
  • Evite tanto el café como los cigarrillos, ya que irritan el estómago y agravan la acidez.
  • Consuma varias comidas pequeñas al día en lugar de tres comidas grandes.
  • Para ayudar a recubrir el estómago y esófago, procure tomar sorbos de leche, agua carbonatada o jugo de papaya. También puede probar a beber 1/2 cucharada de yogurt, crema pesada  o un plato pequeño de helado de vainilla.
  • Beba mucho líquido, sobre todo agua (de ocho a diez vasos de 8 onzas diariamente).
  • Use ropa suelta en la cintura.
  • No se acueste directamente después de comer. Cuando se acueste para dormir o descansar, levante la cabeza ligeramente con almohadas.
  • Evite alimentos ácidos, tales como frutas cítricas, tomates, pimientos rojos y chocolate. Pueden causar acidez.
  • Para reducir la acidez, intente el “ejercicio de vuelo”. Estando parada, levante y baje los brazos rápidamente, uniendo la parte posterior de sus manos arriba de su cabeza. Repítalo varias veces.
  • Un paseo tranquilo reduce la acidez para algunas mujeres; para otras sentarse tranquilamente y respirar profundamente las ayuda.
  • Los antiácidos pueden aliviar la acidez al reducir el ácido en el estómago. Consulte con su ginecólogo antes de tomar algún antiácido. Pregunte cuáles son bajos en sal. Sólo use antiácidos ocasionalmente ya que contienen minerales que pueden ser nocivos en cantidades grandes.

Estreñimiento en el Embarazo.

marzo 10, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo

Estreñimiento

Durante el embarazo, su sistema digestivo se vuelve más lento debido a influencias hormonales y los órganos digestivos son desplazados debido al útero en crecimiento. Usted puede volverse estreñida también por los hábitos irregulares de comer, cambios de ambiente, estrés y el aumento de calcio y hierro en su dieta. Algunos medicamentos, poco ejercicio e insuficiente fibra y líquidos en la dieta también pueden contribuir al problema.

El estreñimiento se refiere solamente a evacuaciones del intestino de consistencia dura o dolorosas; las evacuaciones poco frecuentes son bastante comunes.

Sugerencias:

  • Consuma mucho líquido, sobretodo agua (por lo menos 8 vasos de 8 onzas diariamente).
  • Haga más ejercicio, sobretodo caminar, por lo menos 30 minutos al día.
  • Agregue alimentos de alto contenido de fibra a su dieta. Coma frutas y verduras crudas o cocidas, fruta seca (sobretodo ciruelas pasas), jugo de ciruela pasa, salvado de trigo (3 cucharadas diarias), frijoles y productos de granos integrales (tales como pan de trigo integral, arroz integral y avena).
  • Consuma pequeñas comidas frecuentes y mastique la comida completamente.
  • Los suplementos de hierro pueden causar estreñimiento. Si usted necesita tomar suplementos de hierro, tómelos con jugo de ciruela pasa.
  • Evite usar todo tipo de laxante que no sean los que aumenten el bulto fecal, suavizador de heces o enemas a menos que sea bajo la supervisión de su proveedor de cuidados de la salud.
  • Tome un vaso de agua antes de acostarse para ayudar a aliviar el estreñimiento.

10 Cosas que Te Sorprenderan en tu Embarazo

febrero 28, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo

El embarazo no solamente cambia tu cuerpo – te afecta en tu totalidad.

1. El instinto de preparación de tu hogar para el nuevo miembro de la familia.
Muchas mujeres experimentan un instinto de preparar el ambiente que les rodea para la llegada del bebé, es un fuerte deseo de preparar el hogar limpiando y decorando. O quizás puede que te quieras dedicar a proyectos a los que no habías podido dedicarte hasta la fecha, como organizar tu garaje o tus armarios.

Según se aproxima tu fecha de dar a luz, puede que quieras dedicarte a limpiar alacenas o paredes- ¡tareas que nunca imaginarías que harías en el noveno mes de tu embarazo! Este deseo de preparar tu hogar puede ser útil porque te dará más tiempo para recuperarte y cuidar a tu bebé en cuanto nazca. Pero ten cuidado y no te excedas organizando.

2. Incapacidad para concentrarte
En el primer trimestre, la fatiga y las nauseas durante la mañana pueden hacer que las mujeres se sientan cansadas y mentalmente confusas. Incluso una mujer embarazada que descanse lo suficiente puede experimentar cierta incapacidad para concentrarse y períodos de no recordar detalles. La preocupación por el bebé es parcialmente una de las causas, como lo son también los cambios hormonales. Todo – incluyendo el trabajo, las cuentas, las citas con el doctor – pueden parecer menos importantes que el bebé y el nacimiento a punto de ocurrir. Tú puedes combatir tus olvidos haciendo pequeñas listas para que puedas recordar ciertas fechas y citas.

3. Cambios de humor
El síndrome pre-menstrual y el embarazo se parecen en muchas maneras. Tus pechos crece y se vuelve más sensible, tus hormonas fluctúan, y puede que tengas cambios de humor. Si tu sufres del síndrome premenstrual, puede que tengas tendencia a tener cambios de humor más severos durante el embarazo. Estos cambios pueden hacerte sentir feliz durante un minuto y al siguiente, con ganas de llorar. Puede que un día estés enfadada irracionalmente con tu pareja y al día siguiente uno de tus colegas te irrite inexplicablemente.
Los cambios de humor son muy comunes durante el embarazo, aunque tienden a ocurrir más comúnmente durante el primer trimestre y hacia el final del tercer trimestre.

Aproximadamente el 10 por ciento de las mujeres embarazadas experimentan depresión durante el embarazo. Si tu tienes síntomas tales como problemas del sueño, cambios en los hábitos alimenticios (pérdida completa del apetito o incapacidad de parar de comer), y cambios de humor exagerados durante mas de dos semanas, debes hablar con tu médico.
Efectos inesperados del embarazo

4. Talla del Sosten.
Un incremento en la talla del pecho es uno de los primeros signos de embarazo. El pecho generalmente se hincha y aumenta de tamaño durante el primer trimestre del embarazo debido al incremento en el nivel de las hormonas estrógeno y progesterona. Ese tipo de crecimiento durante el primer trimestre no es necesariamente el único- ¡Tu busto continuará creciendo durante todo tu embarazo!

Además del tamaño de tu busto, tu talla de sujetador puede que se vea afectada por tu caja torácica. Cuando estás embarazada, la capacidad de tus pulmones incrementa para que puedas almacenar oxígeno adicional para ti y para tu bebe, lo que puede resultar en tener una talla de sujetador más grande. Puede que necesites reemplazar tu sujetador varias veces durante el curso de tu embarazo.

5. Piel
¿Te dicen tus amigos que tienes un resplandor de embarazada? Este es uno de los tantos cambios que tu piel experimentará durante el embarazo debido a cambios hormonales normales y el estiramiento de tu piel para que puedas tener el cuerpo del bebe dentro de ti. Las mujeres embarazadas experimentan un incremento en el volúmen de la sangre para permitir que una cantidad adicional de sangre llegue al útero para satisfacer las necesidades metabólicas del feto. También se produce un abastecimiento mayor de sangre a los órganos de tu cuerpo, especialmente los riñones. La mayor cantidad de sangre trae consigo más sangre a los vasos sanguíneos incrementando la secrecione de grasas por las glándulas sebaceas.

Algunas mujeres desarrollan manchas de color marrón o amarillento llamados cloasma o “la mascara de la embarazadas” en sus rostros. Y algunas también desarrollaran una línea oscura justamente en el medio de la parte inferior del abdomen, conocida como la línea negra, al igual que hiper-pigmentación (oscurecimiento de la piel) de los pezones, de los genitales externos, y la región anal. Estos cambios son producidos por las hormonas del embarazo, las causantes de que el cuerpo produzca más pigmentación. El cuerpo puede que no produzca este exceso de pigmentación de manera uniforme, por ello, incluso las partes de la piel más oscuras tendrán manchas de tonos distintos. Desgraciadamente, el cloasma no puede prevenirse, pero aplicarse protector solar y evitar la exposición a los rayos UV puede disminuir su efecto.

El acné es común durante el embarazo porque las glándulas sebáceas de la piel incrementan su producción de aceite. Y los nuevos granitos que experimentarás puede que no sean los únicos desarrollos nuevos en tu cuerpo – las pecas o los lunares que tenías antes de tu embarazo puede que se vuelvan más grandes y oscuros. Incluso la areola, el área alrededor del pezón, se vuelve más oscura. Exceptuando este oscurecimiento, el cual es generalmente permanente, probablemente estos cambios desaparecerán después de que des a luz. Muchas mujeres también experimentan erupciones de calor, ocasionadas por la humedad y el sudor durante el embarazo.

En general, el embarazo puede ser un período donde la mujer también experimenta ciertos picores. El estiramiento de la piel del abdomen puede que cause que la piel pique y tenga presencia de escamas debidas a la piel seca. Tu doctor puede recomendarte cremas para calmar la piel seca o con picor.

6. El cabello y las uñas
Muchas mujeres experimentan cambios en la textura y en el crecimiento de su cabello durante el embarazo. Las hormonas que tu cuerpo segrega ocasionarán que tu pelo crezca mas rápido y se caiga menos. Pero estos cambios en la naturaleza de tu cabello no suelen ser permanentes; la mayoría de las mujeres pierden una cantidad significativa de cabello en el período después del parto o cuando cesan de dar el pecho al bebé.

Algunas mujeres experimentan crecimiento de vello en lugares del cuerpo donde no debe haberlo, como en el rostro, en el abdomen o alrededor de los pezones. Otras experimentan cambios en su cabello que lo hacen más grasoso o más seco. Algunas mujeres incluso se dan cuenta de que su cabello cambia de color.

Las uñas, como el cabello, pueden cambiar significativamente durante el embarazo. Las hormonas adicionales pueden hacer que crezcan más rápido y se vuelvan más fuertes. Algunas mujeres, se dan cuenta de que sus uñas tienden a debilitarse y a romperse durante el embarazo. Al igual que los cambios en el cabello, los cambios en las uñas no son permanentes. Si tus uñas se rompen y se separan mas fácilmente durante tu embarazo, mantenlas cortas, evita los químicos en los esmaltes para uñas y el uso de acetona.

7. Número de calzado
Incluso cuando tu ropa no te sirva, siempre podrás ponerte tus zapatos ¿Verdad? Quizás si – pero quizás no. Debido al exceso de líquido en el cuerpo de las mujeres embarazadas, muchas mujeres experimentan hinchazón en los tobillos e incluso tendrán que empezar a usar una talla de calzado mayor. Usar zapatos con el talon abierto de una talla más grande puede que sea mas cómodo para muchas mujeres embarazadas, especialmente en los meses de verano.

8. Movilidad de las articulaciones
Durante el embarazo, tu cuerpo produce una hormona llamada relaxina, la cual se cree que ayuda a preparar al área del pubis y a la matriz para el nacimiento del bebé. La relaxina relaja los ligamentos de tu cuerpo haciéndote menos estable y más propensa a lesionarte. Por ello, es fácil estirarse de más o lesionarse algún músculo, especialmente en las articulaciones de tu pelvis, en la parte baja de tu espalda y en las rodillas. Cuando hagas ejercicio o levantes objetos, hazlo lentamente y evita movimientos bruscos.

9. Venas varicosas, hemorroides, y estreñimiento
Las venas varicosas, las cuales usualmente aparecen en las piernas y en el área de los genitales, ocurren cuando la sangre se almacena en las venas que han incrementado su tamaño por causa de las hormonas del embarazo. Las venas varicosas suelen desaparecer después del embarazo, pero tu puedes reducirlas de la siguiente manera:

* Evitando estar de pie o sentada durante largos períodos de tiempo
* Vistiendo ropa suelta, evitando piezas ajustadas
* Poniéndote medias
* Elevando tus pies cuando te sientes

Las hemorroides – las venas varicosas en el recto – también ocurren frecuentemente durante el embarazo. Debido a que el volúmen de tu sangre ha incrementado y tu útero ejerce presión sobre tu pelvis, las venas en el área del recto aumentan de tamaño semejando a grupos de racimos de uvas. Las hemorroides pueden ser extremamente dolorosas y puede que sangren, piquen o pinchen, especialmente durante o después de hacer tus necesidades. Unidas al estreñimiento, otro infortunio del embarazo, las hemorroides pueden ocasionar que ir al baño a hacer tus necesidades sea algo desagradable.

El estreñimiento es común durante el embarazo porque las hormonas del embarazo disminuyen la velocidad mediante la cual los alimentos atraviesan el tracto gastrointestinal. Durante la etapa final del embarazo, puede que tu útero ejerza presión contra tu intestino grueso, dificultando que las heces puedan ser eliminadas. El estreñimiento puede contribuir al desarrollo de hemorroides porque el hacer fuerza cuando haces tus necesidades puede ampliar de tamaño las venas del recto.

La mejor manera de combatir el estreñimiento y las hemorroides es prevenirlas. Comer una dieta rica en fibra, bebiendo abundantes líquidos diariamente y haciendo ejercicio de forma regular puede ayudar a que puedas ir al baño con normalidad. Los ablandadores de heces (no confundir con los laxantes, no recomendados) también pueden ayudarte. Si tienes hemorroides, visita a tu doctor para que te recomiende una crema o ungüento para reducir su tamaño.
Sorpresas el día del nacimiento

10. Lo que saldrá de tu cuerpo
Ya has sobrevivido los altibajos emocionales y las hemorroides, y piensas que se terminaron las sorpresas. Pues adivina otra vez- el día que des a luz te llevaras las sorpresas más grandes de las que hayas visto hasta ahora.

Solamente una de cada 10 madres rompe aguas antes de que comiencen las contracciones del nacimiento. Algunas mujeres nunca lo experimentan – un doctor puede que tenga que romper el saco amniótico (si la matriz ya está dilatada) cuando la mujer embarazada llega al hospital. ¿Cuánta cantidad de agua puedes esperar perder? Para un bebe que ha completado el ciclo completo, normalmente de 2.1 a 5.9 tazas (500 a 1400 mililitros) de liquido amniótico. Algunas mujeres puede que sientan una urgencia de querer orinar que se traduce en un chorro de líquido cuando rompen aguas. Otras madres sólo tienen una sensación de cosquilleo recorriendo sus piernas porque la cabeza del bebe actúa como protector para impedir que todo el liquido salga del cuerpo. En cualquier caso, el líquido amniótico tiene generalmente un olor dulce y un color pálido casi incoloro. Tu cuerpo reemplaza el líquido cada tres horas, así que no te sorprendas si continúas eliminando líquido, aproximadamente una taza cada hora, hasta el momento del nacimiento.

Otro tipo de cosas inesperadas puede que salgan de tu cuerpo durante el parto, en adición a tu bebé, sangre y líquido amniótico. Algunas mujeres experimentan nausea y vómitos. Otras tienen diarrea antes o durante el parto, y la flatulencia (gas) también es bastante común. Durante la fase del parto en la que tienes que pujar puede que pierdas el control de tu vejiga o de tu vientre. Un plan durante el nacimiento puede ser especialmente útil para comunicar tus deseos al equipo médico que te atenderá sobre cómo lidiar con estos y otras situaciones que se presentan durante el parto y el nacimiento.

Hay muchas sorpresas guardadas para ti una vez que quedas embarazada – pero ninguna es más dulce que la forma como te sentirás ¡cuando tengas a tu recién nacido en tus brazos!

Las Contracciones en el Embarazo.

febrero 26, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo

¿Qué son las contracciones?
Lo que siente la mujer como contracciones es el útero, que es un músculo, que se contrae, sintiéndose la panza dura y tensa.

¿Siempre duelen?
Tener una contracción no significa dolor obligatoriamente. Hay contracciones dolorosas y otras que pueden sentirse pero sin dolor. Algunas veces se sienten con un dolor en la cintura o como un cólico.

¿Cuando aparecen las contracciones?
Es muy normal sentir contracciones durante el embarazo. Pero no es normal tenerlas de manera habitual y de forma regular cuando no se está en fecha de parto.
Las contracciones serán habituales durante todo el embarazo, aunque no llegara a sentirlas hasta el final del embarazo.

Braxton Hicks
Hay ciertas contracciones que pueden sentirse en una forma habitual casi desde el comienzo del embarazo, quizás la mujer llegue a percibirlas a partir del sexto mes, o quizás nunca se percate de estas. Éstas son cuando no se siente dolor, solamente la panza se tensa por unos segundos y luego vuelve a su estado normal. Estas sirven de preparación el útero para las contracciones reales. Éste tipo de contracciones se llaman contracciones de Braxton Hicks. Estas contracciones ayudan al crecimiento del útero y a la irrigación de la sangre al mismo.

Las dolorosas
Como había explicado anteriormente, hay una cierta normalidad en sentir contracciones durante el embarazo, pero cuando éstas se presentan de forma regular, intensas y muchas veces dolorosas, puede tratarse de contracciones previas al parto. Si está en fecha es muy fácil prever esta situación, sino puede tratarse de un parto prematuro.
Este tipo de contracciones producen generalmente, la dilatación del cuello del útero.
Si llegara a sentir contracciones de este tipo, puede ser o no el momento del parto. Puede recostarse sobre el costado izquierdo durante una hora. Si los síntomas persisten es aconsejable que se dirija al centro de salud.

Para tener en cuenta:
· Si se tienen contracciones regulares cada diez minutos o con más frecuencia durante una hora, significa que las contracciones del útero son las de parto. Si no está en fecha llame con urgencia a su médico, sino concurra a la clínica.
· Si nota una pérdida de flujo vaginal o líquido.
· Si nota una pérdida de sangre.
· Dolor en la parte baja de la espalda.
· Presión en la pelvis.
· Retorcijones estomacales o diarrea.

SANGRADO DURANTE EL EMBARAZO

enero 18, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo

SANGRADO DURANTE EL EMBARAZO

Hay varias causas que pueden producir sangrado vaginal durante el embarazo. Algunas son graves y otras no. El sangrado vaginal puede ocurrir en las primeras o últimas etapas del embarazo. A menudo cuando el sangrado es leve cesa por su cuenta. A veces, el sangrado puede poner en peligro a usted o al feto. Usted debe llamar a su médico o consultar a un profesional de la salud siempre que se presente sangrado vaginal.

Sangrado durante las primeras etapas del embarazo
Muchas mujeres presentan manchas de sangre o sangrado en las 12 primeras semanas del embarazo. El cuello uterino puede sangrar al tener relaciones sexuales. Cuando ocurren infecciones en el cuello uterino también puede ocurrir sangrado.
Si sangra en las primeras etapas del embarazo, es posible que su médico le haga un examen pélvico. Le preguntarán la cantidad de sangre que ha perdido y la frecuencia con que ha ocurrido el sangrado. El médico también le preguntará si ha tenido dolor, y de ser así, la ubicación e intensidad del mismo.
Se le realizará un análisis de sangre para medir el nivel de gonadotropina coriónica humana.  Esta sustancia la produce su organismo durante el embarazo. Dado que los niveles de esta hormona aumentan durante el embarazo es posible que sea necesario repetir este análisis. También se verificará su grupo sanguíneo para determinar si necesita tratamiento de sensibilización de Rh. Aunque se puede emplear una ecografía para determinar la causa del sangrado, a veces no es posible determinarla.
Si sangra durante el embarazo, podría necesitar cuidados especiales. Esto se debe a que la probabilidad es mayor de que comience el trabajo de parto antes de lo anticipado (parto prematuro), tener un bebé demasiado pequeño o un aborto natural.
Aborto natural
Cuando hay un problema con el embarazo puede producirse un aborto natural. Sangrar no siempre significa que ocurrirá un aborto natural. Aproximadamente la mitad de las mujeres embarazadas que sangran no tienen abortos naturales.
El aborto natural es un suceso que puede ocurrir en cualquier momento durante la primera mitad del embarazo. La mayoría de las veces ocurre en las 13 primeras semanas y sucede en aproximadamente un 15 a 20% de los embarazos.
Las siguientes señales y síntomas pueden indicar un aborto natural:
• Sangrado vaginal
• Dolor (cólicos) en la parte inferior del abdomen (a menudo más fuerte que los dolores menstruales)
• Tejido que se expulsa por la vagina
Muchas mujeres con sangrado vaginal sienten poco o ningún dolor. A veces el sangrado cesa y el embarazo continúa. Otras veces, el sangrado y el dolor se intensifican y se produce un aborto natural.
Si cree que ha expulsado tejido fetal, llévelo al consultorio del médico. Es posible que el médico lo envíe a un laboratorio para su examen.
Si permanece algo de tejido en el útero, el sangrado muchas veces continúa. Su médico podría recomendar una o más opciones de tratamiento. Los medicamentos se usan para ayudar a expulsar el tejido. El tejido podría extraerse mediante dilatación y raspado. También puede extraerse usando un dispositivo de aspiración. Esto se denomina aspiración con raspado. A veces es necesario emplear varias opciones.
No es posible prevenir la mayoría de los abortos naturales. Muchas veces es la manera en que el organismo enfrenta un embarazo que no era normal. No hay pruebas de que el ejercicio o las relaciones sexuales provoquen abortos naturales. Tampoco hay pruebas de que las tensiones o el trabajo los causen. Tener un aborto natural no quiere decir que no tendrá más hijos. No significa tampoco que algo anda mal con su salud. Si tiene dos consecutivos, su médico le recomendará ciertos estudios para determinar la causa.
Embarazo ectópico
Un embarazo ectópico ocurre cuando el óvulo fertilizado no se implanta en el útero. En lugar de ello, se establece en otro lugar, a menudo en una de las trompas de Falopio. Los embarazos ectópicos producen dolor y sangrado en las primeras etapas del embarazo.
Un riesgo grave con este tipo de embarazo ocurre si se rompe la trompa de Falopio. Esta situación requiere atención de inmediato ya que es posible que ocurra hemorragia interna. La pérdida de sangre puede provocar debilidad, desmayo, dolor, choque o la muerte.
Los embarazos ectópicos son mucho menos comunes que los abortos naturales. Este tipo de embarazo ocurre en 1 de cada 60 embarazos. Las mujeres corren un riesgo mayor si han tenido
• una infección en las trompas de Falopio (como una enfermedad inflamatoria pélvica)
• un embarazo ectópico previo
• cirugía de las trompas

Sangrado vaginal durante las últimas etapas del embarazo
Las causas de sangrado en la segunda mitad del embarazo son distintas a aquellas de la primera mitad. Los problemas comunes que causan sangrado leve incluyen inflamación o tumores en el cuello uterino. éstos pueden tratarse con medicamentos.
La presencia de sangrado intenso por lo general implica que existe un problema con la placenta. Las dos causas más comunes en esta etapa son el desprendimiento placentario y la placenta previa. La presentación de parto prematuro puede también provocar este tipo de sangrado.
Cuando el sangrado ocurre en las últimas etapas la salud de la mujer o la del feto corre peligro. Es posible que sea necesario administrar tratamiento en un hospital o dar a luz.
Desprendimientgo placentario.
La placenta está adherida a la pared uterina pero puede desprenderse de dicho lugar antes o durante el trabajo de parto. Al hacerlo, puede causar sangrado vaginal. Generalmente la mujer siente dolor aun si el sangrado es leve o no se percibe.
Cuando la placenta se desprende el bebé recibe menos oxígeno. Esto puede ser peligroso.
Sólo el 1% de las mujeres embarazadas presenta abrupción placentaria. Generalmente, ocurre en las últimas 12 semanas antes del nacimiento. Las mujeres que corren mayor riesgo son

• las que ya han tenido hijos
• las que tienen más de 35 años
• las que han tenido abrupción anteriormente
• las que padecen anemia de células falciformes
El desprendimiento placentario a ha estado asociada con
• presión arterial alta
• lesiones al abdomen
• el uso de cocaína
• el uso de tabaco 
El desprendimiento placentario es un problema médico grave. Tanto la mujer como el feto corren peligro. Es necesario obtener atención médica de inmediato.
Placenta previa
Cuando la placenta se encuentra en la parte inferior del útero, es posible que cubra el cuello uterino. Esto significa que se podría obstruir parcial o completamente la abertura del cuello uterino. Este problema médico se denomina placenta previa. La placenta previa puede causar sangrado vaginal. Este tipo de sangrado a menudo ocurre sin dolor.
1 de cada 200 mujeres tiene placenta previa. Es más común en aquéllas que
• han tenido varios hijos
• han tenido un parto por cesárea
• han tenido una cirugía en el útero
• están embarazadas con gemelos o trillizos
Al igual que la abrupción placentaria, la placenta previa es un problema médico grave que necesita tratamiento inmediato.

Trabajo de parto
En las últimas etapas del embarazo, la presencia de sangrado vaginal puede ser un indicio de trabajo de parto. La abertura del útero está cubierta por un tapón mucoso que se expulsa inmediatamente antes del trabajo de parto o cuando éste comienza. Durante este proceso, se expulsa una pequeña cantidad de mucosidad y sangre proveniente del cuello uterino. Esto se denomina “desecho con sangre”. Este desprendimiento es común y no presenta problemas si sucede dentro de un plazo de 3 semanas de la fecha prevista del parto. Si sucede antes, es posible que sea un indicio de parto prematuro. Comuníquese con su médico de inmediato.
Otras señales de parto prematuro son
• secreción vaginal
• cambio en el tipo de secreción (acuosa, con mucosidad o hemorrágica)
• aumento en la cantidad de secreción
• presión en la pelvis o la parte inferior del abdomen
• dolor sordo en la parte inferior de la espalda
• cólicos, con o sin diarrea
• contracciones regulares o constricción uterina

Medidas a tomar
Llame a su médico de inmediato si sangra en las últimas etapas del embarazo. Puede que sea necesario hospitalizarla para determinar la causa. Se podría recomendar el uso de una ecografía para determinarla. Es posible que necesite permanecer hospitalizada durante varias semanas y recibir una transfusión de sangre.
Las afecciones médicas que producen sangrado en las últimas etapas del embarazo ponen en peligro tanto a la madre como al feto. Si el riesgo es grave, puede que sea necesario dar a luz prematuramente, a veces por cesárea.

Por último…
Para muchas mujeres, el sangrado vaginal que ocurre durante el embarazo no es más que una molestia y no requiere tratamiento. Para otras mujeres, el sangrado vaginal puede ser un indicio de un problema grave. Infórmele de inmediato a su médico si presenta sangrado vaginal en cualquier etapa de su embarazo, ya sea en las primeras o en las últimas semanas. Su salud y la de su bebé dependen de si recibe tratamiento de inmediato.

Síntomas de embarazo

diciembre 9, 2008 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo

¿Cuándo se presentan y por qué?

Habitualmente el primer síntoma de un embarazo es el retraso menstrual, sin embargo es frecuente que los mismos malestares que algunas mujeres presentan habitualmente en la menstruación como la congestión mamaria o cansancio sean los primeros síntomas del embarazo.

Por este motivo y sobre todo cuando no se sospecha estar embarazada, es de esperarse que las primeras molestias sean atribuidas a otra situación como cambios hormonales e inclusive a cuadros gripales.

A continuación te damos una descripción detallada de los principales síntomas iniciales del embarazo, que puede ayudarte a conocer qué esperar cuando llegue el momento.

Retraso Menstrual
¿Por qué se detiene la menstruación  durante el embarazo?

En el momento de la ovulación, el folículo que queda en el ovario de donde se desprendió el óvulo se convierte en una estructura quística llamada Cuerpo Lúteo, que produce progesterona y otras hormonas, encargadas de:

Bloquear la menstruación si hay fecundación.
Preparar el útero para la implantación del embarazo y el crecimiento inicial del bebé.

Con frecuencia se produce un sangrado escaso durante la implantación del bebé y este síntoma puede confundirse con el inicio de la menstruación. Por ello es importante tener en cuenta que si no se presenta el sangrado de forma habitual, es decir como se da en meses anteriores, se debe sospechar la posibilidad de un embarazo. Ante esta situación, se deben tomar ciertas precauciones, como evitar el consumo de medicamentos que puedan poner en riesgo el desarrollo del bebé.

Congestión mamaria
En forma normal en cada ovulación y durante la menstruación se produce una leve congestión mamaria por la elevación de las hormonas. En el caso de un embarazo el cambio hormonal continúa produciendo una congestión mamaria que puede acompañarse de hipersensibilidad, sobre todo en el área del pezón.

Esta molestia puede ser menor después de los primeros tres meses, además para ayudar disminuirla se recomienda el uso de un sostén deportivo de licra que ofrezca una compresión suave y uniforme en toda la mama. Este tipo de sostén se puede usar las 24 horas del día y no afecta la lactancia.

Náusea, vómito y cambios de alimentación
Uno de los más temidos síntomas iniciales de embarazo. No se conocen todos los factores involucrados en la producción de la náusea y puede haber grandes diferencias de una embarazada a otra, es por ello que no hay que comparar tus síntomas con otra mujer.

Habitualmente inicia de manera progresiva después de la cuarta semana de retraso menstrual, iniciando como una incomodidad en la parte alta del abdomen asociada a los alimentos. Progresa hacia náusea por la mañana al levantarte de la cama, al percibir olores fuertes o durante el ayuno prolongado y se puede asociar a mareo y vómito dependiendo de la intensidad.

La náusea y el vómito es un mecanismo de defensa de tu cuerpo y está relacionado con el sistema olfatorio. Por mecanismos todavía no totalmente conocidos la sensibilidad del olfato aumenta significativamente en el embarazo. Esto se da sobretodo en las primeras semanas, haciendo que olores que normalmente pasarían desapercibidos puedan producir un episodio de náusea o vómito.

Este cambio en tu sistema olfatorio por su relación con el sentido del gusto también puede hacer que alimentos y bebidas que habitualmente te agradaban te sean desagradables e inclusive que produzcan náusea.

Aunque es molesto, este síntoma disminuye poco a poco y es raro que continúe después de un pico de intensidad máxima entre la semana 9 y 12 del embarazo.


Fatiga
El cuerpo responde en forma normal a los cambios hormonales durante la menstruación produciendo una sensación de cansancio.

En el caso de un embarazo esta elevación hormonal, sumada con frecuencia a cambios en la alimentación por la nausea, un bajo consumo de líquidos y cambios en el patrón de sueño por molestias en las mamas, puede producir una sensación de fatiga superior a lo habitual.

Varios factores como tratar de mantener un horario de sueño estable, hacer ejercicio suave y moderado, tomar suficiente cantidad de agua y llevar una alimentación adecuada, te ayudarán disminuir las molestias y sentirte mejor para disfrutar de tu embarazo.

Sangrado de implantación
Anteriormente mencionamos que con frecuencia muchas mujeres presentan durante la implantación un sangrado escaso color café oscuro y con duración de uno a dos días. Debido a que el bebé se implanta alrededor de 11 días después de la ovulación y perfora las capas externas del endometrio, produciendo un leve sangrado, éste con frecuencia se confunde con el inicio de la menstruación.

El sangrado se desplaza hacia la vagina y si se produce durante la noche tiende a acumularse en la vagina, presentándose al día siguiente al levantarse o al orinar. No representa un riesgo para el bebé, sin embargo si el sangrado persiste más de dos días, es de color rojo claro o tan abundante como una menstruación, es importante comentarlo con tu medico.

Cambios en la pelvis
La parte baja de tu abdomen puede aparecer ligeramente más voluminosa desde etapas tempranas del embarazo. Esto no quiere decir que sea directamente el crecimiento del bebé sino del útero y los cambios en tu sistema digestivo pueden desplazar hacia arriba el intestino que habitualmente se encuentra dentro de la pelvis y aumentar el volumen de la parte baja.

Podemos mencionar otros síntomas característicos del embarazo, como el aumento en la sensación de orinar con frecuencia, esto es debido a que el crecimiento del útero se recarga directamente sobre la vejiga disminuyendo su capacidad.

Además, si estás registrando tu temperatura corporal también notarás que existe un aumento promedio de medio a un grado centígrado producido por la elevación de la hormona progesterona y el cambio en el metabolismo de tu cuerpo.

Estos síntomas, aunque pueden resultar molestos, representan la adaptación de tu cuerpo a esta dependencia maravillosa madre-hijo. Recuerda que tu bebé va a estar íntimamente relacionado contigo toda su vida desde el momento de la fecundación.