Ovulación y Embarazo.

abril 7, 2009 por  
Archivado Bajo Laboratorio y Gabinete en el embarazo

La ovulación y el embarazo son dos procesos que podriamos decir que “van tomados de la mano”. La implantación de los óvulos durante la ovulación permitirá la gestación de un nuevo ser. Conocer más a fondo su ciclo de fertilidad es el primer paso para quedar embarazada. El ciclo de fertilidad de cada mujer es único e irrepetible, y es por ello que el proceso de conocimiento y comprensión del mismo comienza con el control de su ciclo menstrual y, prestándole la debida atención a los síntomas que se manifiestan en su cuerpo durante la etapa de ovulación.

El mejor momento para concebir es dentro del plazo de 1 a 2 días anteriores a su etapa de ovulación. El óvulo recientemente liberado será fértil por un período de 12 a 24 horas, por lo cual es esencial que usted ya conozca los pormenores de su ciclo fehacientemente. Las posibilidades de quedar embarazada son muy pequeñas, es por esta razón, por la que debería informarse más sobre algunos de los métodos útiles para predecir el momento exacto de su ovulación.

Los Síntomas de la Ovulación
Preste cuidadosa atención a los síntomas naturales que manifestará su cuerpo relacionados a la etapa de ovulación. Dichos síntomas pueden incluir cambios en la textura de su mucosidad cervical y dolores propios de la ovulación.

Mucosidad Cervical
Usted experimentará algunos cambios en la frecuencia de sus secreciones y en la textura y consistencia de su mucosidad cervical a lo largo de su ciclo menstrual. El moco cervical es un elemento vital encargado de ayudar a proporcionar un entorno adecuado por medio del cual los espermas podrán desplazarse. Es por ello que, la consistencia más ventajosa para que el esperma pueda desplazarse con facilidad es la que presenta una textura resbaladiza similar a la de una clara de huevo cruda. Usted podrá notar esta textura en sus secreciones en el momento en el que esté ovulando.

Dolores Propios de la Ovulación
Entre los signos propios de la ovulación se pueden incluir dolores, o “Mittelschmerz” (molestias abdominales profundas durante el proceso de ovulación), las cuales ocurren antes, durante o después del período ovulatorio durante su ciclo menstrual. El dolor se focaliza principalmente en la zona baja del lado derecho de su abdomen, y puede durar desde unas pocas horas hasta incluso, días. Aunque estos dolores podrían ayudarla a darse cuenta de que está ovulando, usted no debería confiar demasiado en ellos y creer que estas molestias facilitarán el hecho de que usted quede embarazada. Los dolores de la ovulación pueden ser considerados como un signo secundario que reflejan su momento de mayor fertilidad – es decir, tomados en conjunto con los demás síntomas propios de la etapa de ovulación, estos dolores podrían ser tomados como una manifestación más precisa de su fertilidad.

Temperatura Basal Corporal
Realizar un seguimiento y control de su temperatura basal corporal (TBC) le permitirá conocer cuándo su cuerpo experimenta las mayores temperaturas antes y durante la etapa de ovulación, y gracias a ello usted podrá llevar a cabo un cálculo estimado de los días en los que usted ovula.

Por medio de la utilización de un termómetro especialmente diseñado para medir la temperatura basal de su cuerpo, realice una lectura de la misma al comienzo de cada día, justo en el momento inmediatamente posterior a despertarse y salir de la cama. Trate de tomarse la temperatura cada día a la misma hora, si fuera posible – colocar un reloj o cualquier elemento que le indique el horario preciso podrían ayudarla a llevar a cabo mediciones de su temperatura más exactas, ya que de esta manera podría realizar dicho proceso todos los días al mismo horario.

Una vez que usted haya tomado su temperatura, anótela en su calendario o gráfico de ovulación. Las temperaturas de su cuerpo podrían verse afectadas por el consumo de alcohol, el cigarrillo y por procesos infecciosos en los que usted esté afiebrada o simplemente por estar engripada; por lo tanto asegúrese de tomar en cuenta posibles terceras variables que podrían estar afectando su temperatura. Una elevación de la misma que oscile de .4 a 1.0 grados y que perdure por varios días le indicarán que su etapa ovulatoria se está acercando. Llevar a cabo un estudio detallado de estos gráficos de ovulación la ayudarán a comprender los patrones de su ciclo menstrual y de esta forma facilitarán la concepción.

Calendario de Ovulación
Un calendario de su ovulación le permitirá comprender mejor su ciclo ovulatorio, mejorará sus posibilidades de quedar embarazada y le ayudará a calcular la fecha estimada del nacimiento de su bebé. Toda mujer puede además utilizar su calendario de ovulación para (tal y como se los conoce) llevar a cabo su propio control de natalidad si no quisiera quedar embarazada sin la necesidad de tener que utilizar métodos anticonceptivos.

Las Pruebas para Detectar la Ovulación.

Pueden ser utilizadas durante el plazo intermedio de su ciclo, aproximadamente cuando esté por ovular, a fin de determinar la fecha exacta de la misma. Las pruebas para detectar la ovulación funcionan midiendo los niveles de la hormona luteinizante (HL) en su orina. Antes de ovular, usted notará que su HL llegará a su pico máximo. El incremento de la HL ocurrirá aproximadamente 36 horas antes de que usted comience a ovular. Y ahorá si, finalmente ha llegado el momento más propicio para que usted pueda quedar embarazada.

Las Pruebas llevadas a cabo mediante tiras reactivas para detectar la ovulación son de fácil uso y altamente sensibles. De hecho, las mismas pueden aportarle más de un 99% de exactitud cuando hablamos de predecir el momento en el que usted está ovulando. El mejor momento para utilizar estas pruebas es entre las 2 y las 8 de la tarde. No es recomendable utilizarlas con la primera orina de la mañana. Tener relaciones sexuales el día en el que su HL alcanza su pico máximo y durante los dos días posteriores a este momento le brindarían más seguridad para poder quedar embarazada. En caso de que su ovulación se retrase, continúe teniendo relaciones sexuales hasta tres dias después de que su HL haya alcanzado su pico máximo

Lógicamente, el hecho de utilizar una combinación de los diferentes métodos de prueba de ovulación o de los productos ofrecidos para tal fin es la mejor manera de obtener una visión integral y más exhaustiva de su propia fertilidad. Esto, a su debido tiempo la ayudará a tener mayores posibilidades de éxito de quedar embarazada.

¿Es normal el tamaño de mi Bebe?

marzo 12, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

¿Qué es el retardo del crecimiento intrauterino (RCIU)?

El retardo del crecimiento intrauterino (RCIU) describe un trastorno en el que el feto tiene un tamaño menor que el previsto para la cantidad de semanas de gestación. Otro término con el que se conoce al RCIU es retardo del crecimiento fetal.

Un feto con RCIU suele tener un peso fetal menor considerandose que pesa menos que el 90 por ciento de los fetos que tienen la misma edad gestacional. Un feto con RCIU también puede nacer a término (después de las 37 semanas de gestación) o prematuramente (antes de las 37 semanas).

¿Cuál es la causa del retardo del crecimiento intrauterino (RCIU)?

El retardo del crecimiento intrauterino se produce cuando existe un problema o una anormalidad que impide que las células y los tejidos crezcan o que reduce el tamaño de las células. Esto puede suceder cuando el feto no recibe los nutrientes y el oxígeno necesarios para el crecimiento y el desarrollo de órganos y tejidos o debido a una infección. Aunque hay bebés que son pequeños por causas genéticas (sus padres son pequeños), la mayor parte del RCIU se debe a otras causas. Algunos de los factores que pueden contribuir al RCIU son:

* Factores maternos:
o Presión sanguínea alta
o Enfermedad renal crónica
o Diabetes avanzada
o Enfermedad cardíaca o respiratoria
o Desnutrición, anemia
o Infecciones
o Drogadicción (abuso de alcohol, drogas)
o Tabaquismo
* Factores relacionados con el útero y la placenta:
o Reducción del flujo sanguíneo en el útero y la placenta
o Desprendimiento placentario.
o Placenta previa (la placenta se implanta en el segmento inferior del útero)
o Infecciones en los tejidos que rodean al feto
* Factores relacionados con el bebé en desarrollo (feto):
o Gestación múltiple (mellizos, trillizos, etc.)
o Infecciones
o Defectos congénitos
o Anomalías cromosómicas

¿Por qué es una preocupación el retardo del crecimiento intrauterino (RCIU)?

El RCIU puede comenzar en cualquier momento del embarazo. El desarrollo temprano del RCIU a menudo se debe a anomalías cromosómicas, enfermedades de la madre o problemas serios de la placenta. El desarrollo tardío (después de las 32 semanas) generalmente está relacionado con otros problemas.

El RCIU limita el crecimiento general del cuerpo y los órganos del bebé, y es posible que las células de los tejidos y los órganos no crezcan lo suficiente o no estén presentes en la cantidad adecuada. Cuando no hay suficiente flujo sanguíneo a través de la placenta, el feto sólo recibe bajas cantidades de oxígeno. Esto puede disminuir la frecuencia cardíaca del feto poniéndolo en una situación de alto riesgo.

Los bebés con RCIU pueden tener los siguientes problemas al nacer, entre otros:

* Disminución de los niveles de oxígeno
* Puntaje Apgar bajo (una evaluación que ayuda a identificar a los bebés que tienen dificultades de adaptación después del parto)
* Aspiración de meconio (inhalación de las primeras deposiciones en el útero) que pueden producir dificultades respiratorias
* Hipoglucemia (bajo nivel del azúcar en la sangre)
* Dificultad para mantener una temperatura corporal normal
* Policitemia (demasiados glóbulos rojos)

El RCIU severo puede provocar la muerte del feto. También puede llevar a problemas de crecimiento a largo plazo en bebés y niños.

¿Cómo se diagnostica el retardo del crecimiento intrauterino (RCIU)?
Durante el embarazo, el tamaño del feto se puede calcular de diversas maneras. Se puede medir la altura uterina (se mide la parte superior del útero) desde el hueso pubiano. Esta medida en centímetros generalmente coincide con la cantidad de semanas de gestación después de la semana 20. Si la medida es baja para la cantidad de semanas, el bebé puede ser más pequeño que lo previsto.

Otros procedimientos de diagnóstico pueden incluir los siguientes:

* Ultrasonido obstetrico: este es el método más exacto para calcular el tamaño fetal. Se pueden medir la cabeza y el abdomen del feto y comparar los resultados con una tabla de crecimiento para calcular el peso fetal.

* Aumento de peso de la madre
El aumento del peso de la madre también puede indicar el tamaño del bebé. El escaso aumento de peso durante la gestación puede equivaler a un bebé pequeño.

Tratamiento para el RCIU:
Aunque el RCIU es irreversible, existen tratamientos que pueden ayudar a retardar o minimizar los efectos.
Los tratamientos pueden incluir:

* Nutrición: Algunos estudios han demostrado que aumentar la nutrición materna puede incrementar el aumento de peso gestacional y el crecimiento fetal.
* Reposo: Hacer reposo en el hospital o en casa puede ayudar a mejorar la circulación hacia el feto.
* Parto: Si el RCIU pone en peligro la salud del feto, puede ser necesario un parto prematuro.

Prevención del retardo del crecimiento intrauterino:

El retardo del crecimiento intrauterino puede producirse incluso en madres que gozan de buena salud. Sin embargo, existen factores que pueden aumentar los riesgos de RCIU, como el tabaquismo y las deficiencias nutritivas de la madre. Evitar estilos de vida perjudiciales, seguir una dieta saludable y recibir atención prenatal pueden ayudar a disminuir los riesgos de RCIU. La detección temprana también puede contribuir al tratamiento y al pronóstico del RCIU.

Prueba del Triple Marcador.

febrero 28, 2009 por  
Archivado Bajo Laboratorio y Gabinete en el embarazo

El triple screening es una prueba recomendada durante el segundo trimestre del embarazo, con la finalidad de medir determinadas substancias en la sangre de la madre y de esa forma detectar alteraciones fetales. El triple screening determina 3 componentes: alfafetoproteína (AFP), gonadotropina coriónica (HCG) y estriol libre (no conjugado).

El triple screening no es una prueba perfecto y no diagnostica todos los problemas fetales. Es una prueba de “cribado” que indica si el feto tiene un riesgo aumentado para determinadas alteraciones (solo para esas). Es una prueba no-invasiva (es decir, no se penetra en la cavidad uterina) que nos permite como se encuentra el feto, especialmente en mujeres jóvenes que no tienen indicación para hacer la amniocentesis (prueba invasiva) y estudio de los cromosomas.

Si se detecta un aumento de AFP existe un aumento del riesgo de que el feto tenga espina bífida. Se recomienda en tal caso hacer una ecografía en busca de posibles espinas bífidas y alteraciones en la cabeza. La AFP también aumenta cuando existe un embarazo múltiple (gemelar o mas fetos). Dado que los valores normales de AFP cambian según la edad gestacional, es importante conocer la misma con precisión. Un aumento de AFP también indica un posible riesgo de que la tensión arterial suba en los meses posteriores. Si los valores de AFP son bajos para la edad gestacional hay más riesgo de que el feto tenga el síndrome de Down u otra alteración cromosómica.

La HCG es una hormona producida por la placenta, cuyo niveles tienden a estar aumentados cuando los fetos padecen el síndrome de Down. El estrioles una hormona producida por el feto y la placenta en colaboración mútua, cuyo niveles se reducen si existe un síndrome de Down. Algunos laboratorios miden un cuarto parámetro: la inhibina.

El triple screening se basa en medir las 3 substancias citadas y comparar los resultados con los valores que se consideran normales para la edad gestacional. Se recomienda hacer la prueba alrededor de las 16 semanas de gestación. En ocasiones se da el resultado como normal o anormal, pero el riesgo de enfermedades fetales depende también de la edad de la embarazada. Por ejemplo, a los 35 años de edad el riesgo de síndrome de Down es 1 entre 200. Si el triple screening da un riesgo de 1 entre 750, la mujer puede tener bastante garantía de que corre poco peligro de tener un feto anormal; pero si el riesgo es de 1 entre 50, lo más prudente es hacer una amniocentesis para hacer un estudio de los cromosomas fetales para tener más información.

Si el triple screening da un riesgo significativo se debe proceder a hacer una ecografía buscando signos ultrasónicos de síndrome de Down y pensar en practicar una amniocentesis en caso de duda.

Ultrasonido en el Embarazo.

febrero 6, 2009 por  
Archivado Bajo Laboratorio y Gabinete en el embarazo

¿Qué es un Ultrasonido?

Es un método mediante el cual es posible obtener imágenes de los órganos internos de su cuerpo mediante el envío de ondas sonoras de alta frecuencia hacia el interior del mismo. La imagen en sí misma es una especie de eco o reflejo de dicha onda sonora producida por el aparato de ultrasonido. Ya Dichas ondas sonoras son medidas instantáneamente y mostradas en la pantalla de una computadora ya sea en forma de video o simplemente como una imagen estática.

¿Para que puede ser útil el Ultrasonido?

Existen numerosas razones por las cuales una mujer embarazada debería realizarse una prueba de ultrasonido, entre las que se pueden incluir las siguientes:

• Para poder establecer la presencia de un embrión o feto con vida.
• Para determinar la causa de cualquier clase de sangrado en las primeras etapas o en las últimas fases del embarazo.
• Es sumamente útil para determinar la localización, el tamaño o cualquier posible anormalidad que pudiera presentar su placenta.
• Para poder determinar la edad del feto y el tamaño del mismo.
• Evalua la posición del feto y de la placenta.
• Es muy útil para medir la cantidad de líquido amniótico.
• Ayuda a localizar fibromas o quistes en el útero de la futura mamá.

Preparándose para el Ultrasonido
Su doctor de cabecera le explicará antes de someterse a esta prueba, que usted deberá usar ropa cómoda y amplia. Sólo el área inferior de su abdomen deberá quedar expuesta durante este procedimiento, es por ello que es recomendable usar alguna clase de vestimenta que pueda ser quitada o pueda ser abierta o elevada rápidamente. A su vez, se le pedirá que acuda al consultorio antes de haber orinado-con su vejiga llena- ya que, de esta manera, cualquier clase de aire o de gas que pudiera encontrarse en el interior de su intestino sería expulsado y así permitiría una visualización mucho más clara del feto o del embrión, sin ningún elemento que pudiera obstruirlo. Además se le solicitará que beba hasta seis vasos de agua y que no orine durante dos horas, antes de someterse a esta prueba. Si usted estuviera realizándose el ultrasonido en una etapa tardía de su embarazo no será, por lo general, necesario que acuda al consultorio con su vejiga llena.

De Qué se Trata el Procedimiento
Un ultrasonido de nivel 1 es usualmente llevado a cabo a fin de comprobar la fecha del embarazo y el mismo se realizará antes de la semana 12 del embarazo. Un ultrasonido más detallado y exhaustivo (de nivel 2) se utilizará para brindar un diagnóstico más sofisticado y preciso y generalmente se realizará entre las semanas 18 y 22 de su embarazo. Una de las ventajas del ultrasonido es que es un procedimiento totalmente indoloro. La única clase de molestia que usted podría sentir sería en el momento en el que el radiólogo estuviera desplazando el dispositivo manual (conocido con el nombre de transductor o sensor) sobre su abdomen. Ocasionalmente, este dispositivo deberá ser introducido dentro de su vagina, pero de todas maneras sería muy raro que usted sintiera algún tipo de dolor, sólo una pequeña molestia. De vez en cuando, el dispositivo utilizado para realizar el ultrasonido deberá ser presionado con mayor firmeza sobre su vientre a fin de obtener una imagen más cercana y clara del embrión o del feto.

Infecciones urinarias durante el embarazo.

enero 23, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

Infecciones urinarias durante el embarazo.

¿Cómo evitarlas?
Cuando pensamos en una infección urinaria por lo general no creemos que se trate de un problema serio. Durante el embarazo, aún la más sencilla, puede representar un riesgo para el bebé, además, la probabilidad de contraer infecciones urinarias aumenta en esta etapa.

¿Por qué? Hay diversos factores; como la corta distancia entre la uretra (conducto que conecta la vejiga con el exterior) y la vejiga en la mujer, los cambios en los mecanismos de defensa contra las infecciones y las modificaciones de la flora vaginal.

Por lo general esperamos que una infección urinaria presente síntomas como ardor o dolor para  orinar, cambios en el color u olor de la orina, fiebre o dolor en la espalda. Sin embargo un importante porcentaje de embarazadas desarrollan una infección urinaria sin tener ningún síntoma y esto no significa que no puedan tener un problema por esta causa.

Las infecciones urinarias frecuentemente se asocian con infecciones vaginales, el mecanismo más frecuente de contaminación es la entrada de bacterias desde la vagina o la contaminación de bacterias del material fecal durante el aseo o el baño. Estas bacterias pueden ascender por la uretra hacia la vejiga o seguir subiendo hasta alcanzar el riñón.

Entre más seria y más alta se llegue a presentar la infección, el riesgo de problemas es mayor, pero en cualquier caso está demostrado que existe una relación directa entre infecciones urinarias y complicaciones serias en el embarazo.

Entre las más frecuentes está el nacimiento prematuro y la ruptura prematura de membranas. La evidencia de múltiples estudios demuestra sin lugar a dudas que infecciones urinarias pueden ser el origen de infecciones que alcancen las membranas amnióticas e inicien un trabajo de parto, una ruptura de membranas e inclusive una infección dentro del útero. Y recientemente existen estudios que sugieren que estas infecciones del bebé dentro del útero pueden tener relación con lesiones neurológicas del bebé asociadas a Parálisis Cerebral.

Es por ello tan importante tener en mente el riesgo de una infección urinaria para prevenirla, así en caso de presentarse, detectarla y tratarla a tiempo.

Tu médico puede solicitarte exámenes de orina y en caso de sospecha de una infección solicitar un cultivo de la orina para poder identificar si existe y qué bacteria la está produciendo. Existen muchos antibióticos que pueden ser utilizados en el embarazo para combatir estas infecciones con muy buenos resultados si se detectan a tiempo, pero sin lugar a dudas, es mejor prevenirlas.

Como existe una relación muy directa entre infecciones vaginales e infecciones urinarias es importante evitar ambas. Para lograrlo te sugerimos tener en mente las siguientes recomendaciones:

1. Evitar la entrada de agua con jabón a la vagina durante el baño diario, pues elimina las bacterias normales que ayudan de forma natural a eliminar las “bacterias malas”.

2. Evitar la entrada de químicos que barran o eliminen las bacterias normales como las duchas vaginales que están asociadas a un mayor número de infecciones vaginales. La entrada de agua clorada en piscinas.

3. Tener precaución con la contaminación de material fecal durante el aseo después de evacuar, orinar o durante el baño diario. Para evitarlo el aseo debe ser siempre de la uretra hacia el ano (De adelante hacia atrás) y no a la inversa.

4. Evitar la manipulación sin el aseo adecuado de productos de protección femenina interna.

5. Evitar la contaminación durante la actividad sexual.

6. Evitar el consumo de substancias que irriten la vejiga como exceso de irritantes en la comida o bebidas como el café.

7. Cuida de contaminarte durante el aseo si usas papel sanitario contaminado por que ha estado en el suelo o sucio.

8. Utiliza ropa de algodón para que los genitales estén siempre lo mas fresco y secos posibles.

9. Vacía tu vejiga cuando tengas el deseo de orinar, el evitar orinar por mucho tiempo puede irritar la vejiga y facilitar la concentración de bacterias en la orina.

10. Tomar suficiente agua durante el día. El mejor mecanismo que tiene tu cuerpo para evitar las infecciones urinarias es expulsar las bacterias que puedan entrar, para ello es importante tener una orina muy diluida. Hay una regla muy sencilla, si el color de tu orina no es totalmente transparente es posible que no estés consumiendo suficiente agua durante el día.

Hay más riesgos de lo que pensamos en una infección urinaria, el cuidarte y tomar suficiente agua en el día puede representar la diferencia entre una complicación seria o no para tu bebé.

Triple marcador durante el embarazo: qué es y qué se puede esperar

enero 18, 2009 por  
Archivado Bajo Laboratorio y Gabinete en el embarazo

Triple marcador durante el embarazo: qué es y qué se puede esperar.

¿Qué es una prueba de triple marcador?
Una prueba de exploración triple es una prueba de sangre que mide tres cosas llamadas alfafetoproteína, gonadotropina coriónica humana y estriol no conjugado. Los resultados de la prueba de sangre le puede ayudar a su médico a saber si su bebé puede tener un riesgo mayor de ciertos defectos de nacimiento tales como el síndrome de Down y defectos del tubo neural.

¿Por qué es una prueba de exploración?
Los resultados de esta prueba solamente pueden sugerir que puede haber un problema, pero no pueden probar que lo haya. Un resultado anormal en la prueba no significa que su bebé tiene un defecto de nacimiento. Con mayor frecuencia, los resultados de la prueba de sangre son anormales porque la edad del feto es menor o mayor de lo que el médico pensó. Y algunos defectos de nacimiento no serán detectados con esta prueba. Recuerde, esta prueba no hace una exploración para todos los defectos de nacimiento.

¿Cuándo debe hacerse la prueba?
La prueba de exploración triple es más exacta cuando se hace entre las semanas 16 y 18 de su embarazo. También es posible que se hagan entre la semana 15 y 22 de su embarazo.

¿Qué sucede si los resultados de la prueba de exploración triple son anormales?
Su médico probablemente querrá que usted se haga otras pruebas o que vea a un médico que se especialice en embarazos de alto riesgo. El primer paso, con frecuencia, es hacerse una prueba de ultrasonido. Este examen puede evaluar la edad del bebé y mirar el cerebro, médula espinal, riñones y corazón para ver si hay cualquier problema. Otra examen que le pueden hacer es una amniocentesis. Este examen evalúa el líquido que rodea al bebé. Las resultados de este examen le ayudarán a su médico a decidir si su bebé podría tener un problema.

¿Los rayos X son seguros durante el embarazo?

enero 18, 2009 por  
Archivado Bajo Laboratorio y Gabinete en el embarazo

¿Los rayos X son seguros durante el embarazo?

¿Qué son los rayos X?
Los rayos X son una forma de radiación. Este tipo de radiación es invisible. Los rayos X se usan para tomar “fotografías” de los huesos y de los órganos. Se han asociado con un riesgo muy pequeño de cáncer; particularmente de leucemia en un bebé que aún no ha nacido. Pero el riesgo es muy pequeño.

¿Es seguro tomarse placas de rayos X mientras estoy en embarazo?
Sí. Los rayos X por lo general son seguros durante el embarazo. Si su médico determina que usted necesita hacerse una placa de rayos X porque tiene algún problema médico o lesión está bien hacérselo. Es mejor para su bebé que usted esté saludable.

¿Y todos los tipos de rayos X tienen la misma cantidad de radiación?
No. Los distintos tipos de rayos X tienen diferentes cantidades de radiación. Los rayos X médicos utilizan cantidades muy pequeñas de radiación. Si usted necesita una radiografía par que su médico le pueda dar el tratamiento adecuado debe hacérsela.
Me enteré de que estaba embarazada después de hacerme los rayos x.

¿Qué debo hacer ahora?
Realmente usted no necesita hacer nada. El riesgo para su bebé por causa de la radiación es tan pequeño que la mayoría de los médicos tratarían su embarazo como cualquier otro embarazo. Si usted está realmente preocupada acerca del riesgo para su bebé un físico especializado en radiación podría determinar exactamente a cuánta radiación su bebé ha sido expuesto. Usualmente, un bebé antes de nacer no debe haber sido expuesto a más de 5 rad. Puesto que la mayoría de rayos x causan mucha menos radiación que esto, hable con su médico para ver si le sería útil saber con exactitud el número de rad a los cuales su bebé ha sido expuesto.

Algunas mujeres tienen tanto miedo de la radiación que quieren tener un aborto después de una sola placa de rayos x. Pero esto no es necesario. Los riesgos son tan pequeños que no es necesario tener un aborto simplemente porque usted se hizo una placa de rayos x durante su embarazo.

¿Si me hago una placa de rayos X mi bebé nacerá con una deformidad?
Los rayos X usados en medicina no aumentan el número de bebés que nacen con deformidades o defectos congénitos. Aun sin haber sido expuestos a rayos X entre un 4 y un 6 % de bebés nacen con algún tipo de deformidad. Y la mayoría de esas deformidades son menores, como una excrescencia cutánea o un dedo de más en la mano o en el pie.

¿Podría hacerme otro análisis que no fuera unos rayos X?
Es posible que a usted le puedan hacer un examen de ultrasonido en vez de una placa de rayos X. El ultrasonido —también se conoce como sonograma— es la mejor alternativa para una placa de rayos X. Su médico usará ultrasonido si es posible. Hasta ahora no se ha reportado ninguna lesión a un bebé que aún no ha nacido por causa del ultrasonido. Y las imágenes de resonancia magnética se pueden usar con seguridad después del primer trimestre de embarazo. Ambos métodos pueden usarse algunas veces en vez de las placas de rayos X. A pesar de que si es posible se usa el ultrasonido y la RNM, en algunas ocasiones, una placa de rayos X es la mejor opción que su médico tiene para tratarla apropiadamente

La Hipertensión Inducida por el Embarazo (HIE)

enero 18, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

La Hipertensión Inducida por el Embarazo (HIE)

¿Qué es la hipertensión inducida por el embarazo (HIE)?
La HIE es una forma de presión sanguínea alta durante el embarazo. Se presenta en aproximadamente entre el 5 y el 8 por ciento del total de los embarazos. Otro tipo de presión sanguínea alta es la hipertensión crónica (presión sanguínea alta que se presenta antes del comienzo del embarazo).
La hipertensión inducida por el embarazo también se conoce como toxemia o preeclampsia. Se presenta con mayor frecuencia en mujeres jóvenes primerizas. Es más frecuente en embarazos gemelares, en mujeres con hipertensión crónica, diabetes preexistente y en mujeres que sufrieron HIE en un embarazo anterior.
Generalmente, las tres características principales de este trastorno son:
• Presión sanguínea alta (lectura de la presión sanguínea mayor a 140/90 mm Hg, o un aumento significativo de una o ambas presiones)
• Proteínas en la orina
• Edema (tumefacción)
La eclampsia es una forma severa de HIE y una de sus consecuencias son las convulsiones. Este trastorno se presenta en aproximadamente 1 de cada 1600 embarazos y se desarrolla, en la mayoría de los casos, cerca del término del embarazo.
El síndrome de HELLP es una complicación de la preeclampsia severa o eclampsia. Se caracteriza por un conjunto de cambios físicos, entre los que se incluyen la (H) hemolisis, que es la desintegración de los glóbulos rojos, el (EL) elevado número de enzimas en el hígado y el (LP) bajo número de plaquetas (células que se encuentran en la sangre, necesarias para la coagulación sanguínea y, por lo tanto, para el control del sangrado).

¿Cuáles son las causas de la HIE?
Se desconocen aún las causas de la HIE. Algunos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar HIE, entre ellos:
• Hipertensión preexistente (presión sanguínea alta)
• Enfermedad renal
• Diabetes
• HIE en un embarazo previo
• La madre menor de 20 o mayor de 40 años de edad
• Embarazo múltiple (mellizos, trillizos)

¿Por qué es la HIE un problema?
Si la presión sanguínea es alta, aumenta la resistencia en los vasos sanguíneos. Esto puede perjudicar el flujo sanguíneo en muchos de los órganos de la madre embarazada, entre los que se incluyen el hígado, los riñones, el cerebro, el útero y la placenta.
Existen también otros problemas que pueden desarrollarse como resultado de la HIE. En algunos embarazos puede producirse el desprendimiento normoplacentario (desprendimiento prematuro de la placenta implantada en el útero). La HIE también puede provocar problemas fetales, entre los que se incluyen el retardo del crecimiento intrauterino (crecimiento fetal deficiente) y la muerte intrauterina fetal.
Si no se trata, la HIE severa puede causar convulsiones peligrosas e incluso la muerte de la madre y del feto. Debido a estos riesgos, puede ser necesario un parto prematuro,es decir, antes de las 37 semanas de gestación.

¿Cuáles son los síntomas de la HIE?
A continuación se enumeran los síntomas más frecuentes de la presión sanguínea alta durante el embarazo. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos en forma diferente. Los síntomas pueden incluir:
• Aumento de la presión sanguínea
• Proteínas en la orina
• Edema (tumefacción)
• Aumento de peso repentino
• Cambios en la visión como por ejemplo, visión borrosa o visión doble
• Náuseas, vómitos
• Dolor en la parte superior derecha del abdomen o dolor alrededor del estómago
• Orina en pequeñas cantidades
• Modificaciones en los valores de las pruebas de las funciones hepática y renal

¿Cómo se diagnostica la HIE?
Generalmente, el diagnóstico se basa en los niveles de la presión sanguínea. Sin embargo, otros síntomas también pueden contribuir a establecer el diagnóstico de la HIE. Entre las pruebas para determinar la HIE se pueden incluir:
• Medición de la presión sanguínea
• Pruebas de orina
• Evaluación del edema
• Control periódico del peso
• Examen de la vista para verificar si hay cambios en la retina
• Pruebas de las funciones hepática y renal
• Pruebas de coagulación sanguínea

Tratamiento para la HIE:
El tratamiento específico para la HIE será determinado por su médico basándose en lo siguiente:
• Su embarazo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
• La gravedad de la enfermedad
• Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias
• Sus expectativas para la evolución de la enfermedad
• Su opinión o preferencia
El tratamiento para la HIE, cuyo objetivo es evitar que este trastorno empeore y provoque cualquier otra complicación, puede incluir:
• Reposo en cama (puede recomendarse en el hospital o en su casa).
• Hospitalización (debido a que puede ser necesario personal y equipo especializados).
• Administración de sulfato de magnesio (o cualquier otro medicamento antihipertensivo para la HIE).
• Control fetal (para controlar la salud del feto en los casos en que la madre sufre HIE), que puede incluir:
o Recuento de movimientos fetales (seguimiento de las patadas y los movimientos del feto). Una modificación en la cantidad o frecuencia puede significar que el feto atraviesa un momento de estrés.
o Prueba sin estrés (prueba que mide la frecuencia cardíaca fetal en respuesta a los movimientos del feto).
o Perfil biofísico (prueba que combina la prueba sin estrés con ultrasonido para examinar al feto).
o Estudios del flujo por Doppler (tipo de ultrasonido que utiliza ondas de sonido para medir el flujo de sangre que pasa por un vaso sanguíneo).
• Pruebas de laboratorio de orina y de sangre periódicas (para verificar cambios que pueden indicar un empeoramiento de la HIE).
• Medicamentos, denominados corticosteroides, que pueden ayudar a los pulmones del feto a madurar (la inmadurez pulmonar es uno de los principales problemas de los bebés prematuros).
• Inducción o provocación del parto (si los tratamientos no son efectivos para controlar la HIE o si el feto o la madre se encuentran en peligro). En algunos casos, se recomienda la cesárea.

Prevención de la HIE:
La detección temprana de la HIE puede ayudar a evitar algunas de las complicaciones que provoca esta enfermedad. También es importante conocer los síntomas que advierten de esta enfermedad, ya que el diagnóstico temprano puede ayudar a que una mujer afectada reciba el tratamiento adecuado y a evitar que la enfermedad empeore.

La piel y el embarazo

enero 18, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

La piel y el embarazo
La mayoría de las mujeres saben que habrá ciertos cambios, como dolor de espalda y estrías en la piel, durante el embarazo. Los cambios que a menudo sorprenden a las mujeres embarazadas son los que afectan la piel, así como al cabello, el vello y las uñas.
Son muchas las causas que pueden provocar cambios en la piel. Algunas están asociadas con los cambios hormonales que ocurren sólo durante el embarazo. Es posible que otros problemas de la piel hayan estado presentes por un tiempo antes de quedar embarazada y después cambian durante el embarazo. Sin embargo, en lo que respecta a la mayoría de los cambios en la piel, los médicos no saben con certeza la causa de los mismos.

Manchas oscuras
Durante el embarazo, muchas mujeres observan manchas oscuras en los senos, pezones o en la parte de los muslos que se encuentra entre las piernas. Estas áreas oscuras se producen debido a un aumento en la melanina del cuerpo. Esta sustancia natural imparte color a la piel y al cabello. Más de un 90 por ciento de las mujeres embarazadas tendrán estas áreas oscuras. Las mujeres con tonos más oscuros de piel las notarán más aún.
Las manchas color café o morenas que aparecen alrededor de los ojos, nariz y mejillas, se denominan cloasma o la “máscara del embarazo”. Hasta un 70 por ciento de las mujeres embarazadas presentarán cloasma. La exposición al sol hace que las manchas se oscurezcan aún más. Para reducir la probabilidad de desarrollar cloasma, evite pasar tiempo bajo el sol. Cuando esté afuera, protéjase la piel con un bloqueador solar de por lo menos 15 y use un sombrero con ala ancha.
Estas áreas oscuras no son dañinas y por lo general se desvanecen al cabo de unos meses de haber dado a luz. Sin embargo, es probable que no desaparezcan del todo. Si observa alguna mancha oscura nueva o una que cambia rápidamente (o “lunar”), muéstresela a su médico de inmediato.
Algunas mujeres también notan una línea ligeramente oscura que va desde el ombligo hasta el vello púbico. Esto se llama línea negra. Esta línea siempre está presente pero antes de quedar embarazada tiene el mismo color de la piel que la rodea.
Para cubrir las manchas oscuras, como las de cloasma, intente usar maquillaje. Los correctores de color amarillo con base blanca pueden aplicarse debajo del maquillaje e impartir un tono más uniforme y natural a la piel.

Estrías en la piel
A medida que crecen el vientre y los senos durante el embarazo, éstos pueden resultar estirados y marcados con líneas rojizas. Estas marcas ocurren cuando la piel se estira rápidamente para apoyar al feto en desarrollo. Para el tercer trimestre, casi todas las mujeres embarazadas tendrán estrías en la piel del abdomen, los glúteos, los senos o los muslos. Es muy poco lo que puede hacer para evitar que aparezcan o desaparezcan.
A pesar de que hay muchas cremas, lociones y aceites que dicen evitar la formación de estrías, no hay pruebas de que estos tratamientos funcionen. El uso de un humectante potente puede ayudarle a mantener suave la piel, aunque no ayuda a eliminar las manchas de las estrías. La aplicación de una loción bronceadora sin exposición al sol puede ayudar a disimular estas estrías. Aunque la mayoría de ellas se desvanecen gradualmente después del nacimiento del bebé, algunas pueden permanecer en la piel.

Cambios en el cabello y el vello
Los cambios hormonales en el embarazo hacen que aumente el crecimiento del cabello o vello. Muchas mujeres embarazadas notan que el cabello se vuelve más grueso. A veces, crece vello en áreas donde no existía normalmente, como en la cara, el pecho y los brazos. Este nuevo crecimiento de vello se denomina hirsutismo y se cree que los cambios hormonales del cuerpo son responsables del mismo. El estado del cabello o vello debe normalizarse al cabo de 6 meses de dar a luz.
Si observa una cantidad abundante de vello que crece rápidamente en la cara, el pecho y el abdomen, esto puede ser la señal de un problema. Hable con su médico si está preocupada.
Si acaso le molesta, este vello puede eliminarse extrayéndolo con pinzas, cera, o afeitándolo, incluso empleando una técnica de láser de extracción de vello. Todas estas técnicas son seguras para las mujeres embarazadas o las que lactan.
Al cabo de 3 meses de dar a luz, la mayoría de las mujeres comienzan a notar pérdida de cabello. Esto se debe a que las hormonas regresan a sus niveles normales lo que permite que el cabello regrese a su ciclo normal de crecimiento y caída.
Aunque no hay medicamentos para evitar la caída del cabello, tenga en cuenta que esta situación no es permanente. El cabello volverá a crecer completamente al cabo de 3 a 6 meses.

Cambios en las uñas
Las uñas, al igual que el cabello y el vello pueden cambiar durante el embarazo. Algunas mujeres observan que las uñas les crecen con mayor rapidez. Otras encuentran que las uñas tienden a partirse y quebrarse más fácilmente. Al igual que ocurre con los cambios en el cabello o vello, los cambios que afectan a las uñas se reducen después de dar a luz.

Arañas vasculares
La cantidad mayor de sangre en las venas durante el embarazo puede causar cambios en los vasos sanguíneos. Por consiguiente, pueden aparecer diminutas venas rojas en la piel, denominadas arañas vasculares. Las arañas vasculares son más comunes durante la primera mitad del embarazo. Casi dos terceras partes de mujeres embarazadas con piel más blanca y aproximadamente una tercera parte de las mujeres embarazadas con piel oscura las tendrán en la cara, el cuello y los brazos. Nuevamente, el enrojecimiento se desvanece después de dar a luz.

Venas varicosas
El peso y la presión en el útero pueden reducir el flujo de sangre hacia la parte inferior del cuerpo y hacer que las venas en las piernas se hinchen, vuelvan azuladas y duelan. Estas venas se denominan venas varicosas y pueden aparecer cerca de la vagina y el recto (por lo general se conocen como hemorroides). En la mayoría de los casos, las venas varicosas no causan problemas.
Es más probable que presente venas varicosas si alguien en su familia las ha tenido. Aunque no puede prevenirlas, hay ciertas medidas que puede tomar para reducir la hinchazón, aliviar el dolor y evitar que empeoren las venas varicosas.
• Si tiene que estar sentada o de pie por mucho tiempo, asegúrese de moverse de vez en cuando.
• No se siente con las piernas cruzadas.
• Eleve las piernas en el escritorio, sofá, banquillo o una silla, tan a menudo como pueda.
• Haga ejercicios regularmente, por ejemplo, caminar, nadar o correr en una bicicleta estacionaria.
• Use medias de compresión.

Trastornos de la piel
Hay ciertos trastornos de la piel que pueden surgir durante el embarazo. éstos pueden causar molestias que a menudo pueden aliviarse con tratamiento.
Pápulas y placas urticarianas pruriginosas del embarazo
Las pápulas y placas urticarianas pruriginosas del embarazo ocurren en 1 de cada 200 mujeres embarazadas. La formación de pequeñas protuberancias y ronchas rojas por lo general ocurre más tarde en el embarazo. Estas protuberancias pueden formar parches grandes y causar mucha picazón. A menudo comienzan en el abdomen y se propagan a los muslos, glúteos y senos.
Este trastorno desaparece después de dar a luz. Mientras tanto, su médico puede recetarle una crema que alivia la picazón o una crema de esteroides con este fin.
Prurigo del embarazo
Con el prurigo del embarazo aparecen diminutas protuberancias que causan picazón y parecen mordeduras de insectos en prácticamente cualquier parte del cuerpo. Este trastorno puede ocurrir en cualquier momento del embarazo y por lo general comienza con unas pocas protuberancias que aumentan cada día.
El prurigo puede durar varios meses e incluso continuar por un tiempo después del nacimiento del bebé. Por lo general puede tratarse con medicamentos.
Penfigoide gestacional
El penfigoide gestacional es una enfermedad infrecuente de la piel que por lo general comienza en el segundo y tercer trimestre o a veces inmediatamente después de haber dado a luz. Con este trastorno, aparecen ampollas en el abdomen y en casos graves, las ampollas pueden cubrir un área amplia del cuerpo. A veces, el trastorno regresa durante embarazos posteriores.
Si su médico le diagnostica penfigoide gestacional después de examinarle las ampollas, se les vigilará cuidadosamente a usted y a su bebé durante las últimas semanas de embarazo. Su médico puede también recetarle medicamentos para controlar el brote de ampollas y ayudarle a aliviar las molestias. Agregar avena al agua de baño y usar cremas para aliviar la picazón puede también ser útil.
Colestasis del embarazo
La colestasis es el trastorno más común del hígado que ocurre sólo durante el embarazo. El síntoma principal es picazón aguda en la palma de las manos y la planta de los pies que puede propagarse al tronco del cuerpo.
Los síntomas por lo general comienzan durante el tercer trimestre pero a menudo desaparecen al cabo de pocos días de dar a luz. La colestasis puede regresar, sin embargo, en embarazos posteriores.

Si su médico le diagnostica este trastorno tras realizar análisis de sangre, se les vigilará cuidadosamente a usted y a su bebé durante el tercer trimestre. Esto se debe a que la colestasis puede aumentar el riesgo de un parto prematuro y otros problemas, como muerte fetal.
Su médico también puede recomendarle cremas que alivian la picazón y agregar almidón de maíz (maicena) al agua de baño para aliviar este síntoma y las molestias que produce. En algunos casos se recetan medicamentos.

Enfermedades preexistentes
Algunas mujeres con ciertas enfermedades de la piel antes del embarazo notarán que sus trastornos empeoran o mejoran mientras están embarazadas. Por ejemplo, la dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel que causa llagas que pican en la piel y a menudo empeora durante el embarazo. Sin embargo, la psoriasis, que es otra enfermedad crónica de la piel que causa parches elevados de piel roja, puede mejorar. Si tiene algún tipo de enfermedad en la piel, infórmele a su médico si observa algún cambio en los síntomas mientras está embarazada.

Por último…
Los cambios que se producen en la piel, el cabello, el vello y las uñas durante el embarazo pueden causar molestias. Afortunadamente, la mayoría de ellos desaparece después de dar a luz. Mientras tanto, con la ayuda de su médico, hay muchas maneras de tratar estas molestias.

El factor RH como puede afectar tu embarazo.

enero 18, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

El factor RH como puede afectar tu embarazo.

Durante el embarazo, usted se tendrá que hacer una prueba de sangre para averiguar que tipo de sangre tiene. Si su sangre carece de antígenos Rh, se llama Rh negativa. Si tiene el antígeno, es Rh positiva. Más del 85% de las personas en el mundo son Rh positivos. Pueden surgir problemas cuando la sangre del feto tiene el factor Rh y la sangre de la madre no lo tiene.

¿Qué es el Factor Rh?
Así como hay diferentes grupos de sangre mayores, como sangre tipo A, B, O y AB, existe también un factor Rh. El factor Rh es un tipo de proteína en las células rojas de la sangre. La mayoría de las personas tiene el factor Rh—estas son Rh positivas. Otros no tienen el factor Rh–estas son Rh negativas. Una simple prueba de laboratorio puede decir si usted es Rh positiva o negativa.
El factor Rh no afecta el estado de salud general de una persona. Sin embargo puede causar problemas durante el embarazo. Estos problemas pueden prevenirse en la mayoría de los casos con el uso de una droga especial.

¿Cuándo Causa Problemas el Factor Rh?
El factor Rh causa problemas cuando la sangre de una persona Rh negativa entra en el contacto con la sangre de una persona Rh positiva. Si este contacto ocurre, la persona con sangre Rh negativa puede sensibilizarse. Esto significa que él o ella producen anticuerpos para luchar contra el factor de Rh como si esta fuera una sustancia dañina.
Una mujer Rh negativa puede sensibilizarse si ella está embarazada con un feto Rh positivo. Si el grupo sanguíneo de una mujer embarazada es Rh negativo, el saber si el padre del feto es Rh positivo o negativo ayudará en el hallazgo del riesgo de sensibilización de Rh. Una madre Rh negativa y un padre Rh positivo pueden concebir a un niño Rh positivo.
 
Durante el embarazo, la madre y el feto no comparten sistemas sanguíneos. Sin embargo sangre del feto puede cruzar la placenta hacia el sistema de la madre. Cuando esto ocurre, un número pequeño de mujeres embarazadas con sangre Rh negativa que lleva un feto Rh positivo reaccionará como si ella fuese alérgica a la sangre fetal. Entonces, ellas se sensibilizan produciendo anticuerpos. Estos anticuerpos regresan al feto y atacan la sangre fetal. Los anticuerpos atacan a las células rojas de la sangre y producen anemia (deficiencia de hierro en la sangre). Esta condición se conoce como enfermedad hemolítica. Puede ser lo suficientemente severa como para causar enfermedad seria, daño cerebral, incluso la muerte del feto o recién nacido.
Una vez formados, estos anticuerpos no desaparecen. En un primer embarazo con un feto Rh positivo, el bebé a menudo nace antes de que el cuerpo de la madre desarrolle muchos anticuerpos. Un número pequeño de estos embarazos empieza a tener problemas durante los últimos 3 meses del embarazo.
En un segundo embarazo con un feto Rh positivo, los anticuerpos tienen mas probabilidad de causar enfermedad hemolítica en el feto. En la mayoría de los casos, la condición se empeora en los embarazos posteriores.
La sensibilización puede ocurrir si la sangre del feto se mezcla con la sangre de la madre. Esto puede ocurrir si una mujer Rh negativa ha tenido alguna vez:
• Un aborto espontáneo
• Un aborto inducido
• Un embarazo ectópico
Una mujer también puede sensibilizarse si alguna vez ha tenido una transfusión de sangre.

¿Cómo pueden Prevenirse los Problemas?
Una simple prueba de sangre puede decir el tipo de sangre y factor Rh, de una mujer. Otra prueba de sangre, llamada rastreo de anticuerpos, puede mostrar si una mujer Rh negativa ha desarrollado anticuerpos contra sangre Rh positiva.
La enfermedad Hemolítica puede prevenirse si la mujer Rh negativa no ha producido anticuerpos contra el factor Rh. La inmunoglobulina Rh (IgRh) es un producto de la sangre que puede prevenir la sensibilización de una madre Rh negativa., e impedir que su cuerpo pueda responder a las células Rh positivas.
La IgRh, primero utilizada en 1968, es segura y fácilmente obtenida. Su uso puede prevenir la sensibilización en la mayoría de los casos. Sin embargo, la IgRh no es útil si la madre ya esta sensibilizada.
Si a una mujer Rh negativa se le da la IgRh, probablemente se le inyectará en un músculo del brazo o los glúteos. La IgRh es segura para mujeres embarazadas. Los únicos efectos colaterales conocidos son una enrojecimiento en el lugar de aplicación o una fiebre ligera. Ambos efectos desaparecen.

¿Cuándo se Usa la IgRh?
Durante el Embarazo y Después del Parto
Si una mujer con sangre Rh negativa no ha sido sensibilizada, su medico puede sugerirle que reciba la IgRh alrededor de la semana 28 de embarazo para prevenir la sensibilización para el resto del embarazo. Esto se encarga del pequeño número de mujeres que pueden sensibilizarse durante los últimos 3 meses de embarazo.
Poco después el nacimiento, si el niño tiene sangre Rh positiva, la madre debe recibir otra dosis de IgRh. En la mayoría de los casos, este tratamiento impide que la mujer produzca anticuerpos contra las células Rh positivas que ella puede haber recibido de su feto antes y durante el parto. Ningún tratamiento es necesario si el padre o el bebé también son Rh negativos.
El tratamiento sólo es bueno para cada embarazo en el cual se da. Cada embarazo y parto de un niño Rh positivo requieren una dosis repetida de IgRh.
Las mujeres Rh negativas también deben recibir tratamiento después de cualquier aborto espontáneo, embarazo ectópico o aborto inducido. Esto previene cualquier oportunidad de la mujer para producir anticuerpos que atacarían un feto Rh positivo futuro.
Otras Razones por las cuales se puede dar la IgRh
La amniocentesis. La amniocentesis es un procedimiento en que una pequeña cantidad de liquido amniótico (el liquido en la bolsa que rodea al feto) se retira del útero de la madre a través de una aguja para ser examinado. Esto puede ayudar a descubrir ciertos defectos de nacimiento en el feto durante el embarazo. Cuando esto se hace, las células rojas Rh positivas de la sangre fetal podrían mezclarse con la sangre Rh negativa de una madre. Esto causaría la producción de anticuerpos. Por eso, se administra la IgRh.

Esterilización Posparto. Una madre Rh negativa puede recibir la IgRh después de un nacimiento aun y cuando ella decida atarse y cortarse las trompas de Falopio para prevenir embarazos futuros. El tratamiento se da por tres razones:
1. La mujer puede después decidir e intentar revertir la esterilización.
2. Existe una ligera oportunidad que la esterilización no pueda prevenir el embarazo.
3. El tratamiento la previene de producir anticuerpos en caso de que ella alguna vez necesite de una transfusión de sangre en el futuro. La presencia de anticuerpos hace que el emparejamiento de los tipos de sangres sea mucho más difícil para las transfusiones.
La IgRh no siempre se da en estas circunstancias. Una mujer debe hablar con su medico sobre esto.

¿Qué Pasa Si los Anticuerpos se Producen?
Una vez que una mujer desarrolla anticuerpos, el tratamiento con la IgRh no ayudara.. Los médicos están buscando maneras de salvar a los infantes que sufren de la enfermedad hemolítica. Una madre sensibilizada al Rh será revisada durante todo su embarazo para ver si el feto está desarrollando la enfermedad.
En algunos casos de enfermedad hemolítica, el medico puede sugerir el parto en el tiempo normal. El parto puede ser seguido por un tipo de transfusión para el bebé que reemplazará las células sanguíneas enfermas con sangre saludable. En casos más severos, el bebé puede nacer antes de tiempo o se le pueden dar transfusiones mientras todavía esta en el útero de la madre.

Finalmente…
Para protegerse contra la sensibilización de Rh, todas las mujeres embarazadas deben hacerse una prueba de sangre en una fase temprana del embarazo. La IgRh, dada cuando sea necesaria, protege a las mujeres que pueden desarrollar anticuerpos contra el Rh.

« Página anteriorSiguiente Página »