Lo que Necesitas Saber de los Movimientos Fetales.

agosto 2, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

¿Cuándo puede una mujer empezar a sentir los movimientos de su bebé?

El bebe empieza a moverse desde la séptima semana sin embargo lo más probable es que no empieces a sentir los movimientos de tu bebé hasta que estés entre las semanas 16 y 22 del embarazo. La mujeres que han tenido más de un embarazo suelen percibir con mayor facilidad los movimientos tempranos y suaves.

Tu constitución física también puede influir en la habilidad para distinguir entre una patadita de tu bebe y las quejas de tu hambriento estómago. Las mujeres más delgadas suelen sentir los movimientos del bebé más temprano y más a menudo que las más gorditas

¿Comó describen las mujeres los movimientos del bebe?

Muchas mamás describen esta sensación como palomitas de maíz reventando, un pez nadando de un lado a otro, o una mariposa aleteando en su barriga. A medida que los sientas con más frecuencia empezarás a notar la diferencia entre un movimiento y otro y los podrás sentir mejor cuando estes sentada o acostada.
¿Qué tan frecuentes son los movimientos?
Al principio, las pataditas serán pocas y espaciadas. Es posible que notes varios movimientos un día y ninguno al día siguiente. Aunque el bebé se mueve y patea con regularidad, muchos de sus saltitos y sacudidas no los podrás sentir aún. Más adelante, en el segundo trimestre del embarazo, estos movimientos serán más intensos y regulares, y te darán la certeza de que todo marcha bien.

A partir de la semana 24, el bebé puede tener hipo de vez en cuando, y quizás sientas movimientos bruscos con cada hipo. También en este período puedes notar que reacciona moviéndose cuando oye un ruido fuerte y repentino (aunque ya podía oír desde antes). A medida que va creciendo y tiene menos espacio en el útero para menearse, sus movimientos se hacen más pequeños y definidos y, en las últimas semanas del embarazo, sentirás sobre todo codazos y patadas fuertes, y a veces movimientos de la cabeza, por ejemplo cuando está tratando de encontrar su dedito para chupárselo.

En algún momento después de la semana 36, el bebé puede adoptar la posición ideal para el parto, cabeza abajo y encajado en la pelvis, y esto quizás te haga sentir presión o pesadez en la pelvis, al tiempo que la caja torácica parecerá más libre, y quizás te cueste menos respirar.

¿Cómo debo de monitorizar los movimientos del bebé?
En el tercer trimestre del embarazo se recomiendo que todos los días, a una hora especifica del día, cuentes los movimientos del bebé. De esta forma puedes tener una idea clara de cual es la regularidad con la que suele moverse tu bebé. En caso que detectes una disminución importante en sus movimientos deberás de acudir a tu ginecologo ya que esto puede indicar algún problema.

¿Qué es un Aborto Espontáneo?

julio 12, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

Aborto espontáneo o natural se entiende por la interrupción abrupta del embarazo por causas naturales, y ocurre por lo general dentro de las primeras 20 semanas del embarazo, cuando el feto todavía no es capaz de sobrevivir fuera del útero.

Cuando un embarazo es deseado y esperado y termina en un aborto, se produce una situación generalmente devastadora y traumática para la mujer y su pareja.

Por desgracia, los abortos espontáneos son muy comunes, sobre todo en el primer trimestre del embarazo. Cerca del 20 % de los embarazos detectados terminan en un aborto espontáneo. Sin embargo, en realidad hasta el 50 % de los embarazos termina en un aborto, ya que la mujer ni siquiera se dio cuenta de estar embarazada.

Causas

* Por lo general se produce debido a que el embarazo no se está desarrollando normalmente y no hay nada que ese pueda hacer para evitarlo. Lo más común es que se deban a una anomalía cromosómica del feto, causadas por un óvulo o espermatozoide defectuoso. Las anomalías cromosómicas aumentan con la edad y por lo tanto las mujeres mayores de 35 años corren mayor riesgo de sufrir un aborto espontáneo.
* Pueden influir otros factores, por ejemplo infecciones, u otras enfermedades en la mujer: diabetes mal controlada, lupus eritematoso sistémico o enfermedad tiroidea.
* Determinados hábitos también pueden aumentar las posibilidades de un aborto espontáneo: mala nutrición, tomar alcohol, fumar , consumir drogas.
* Anomalías en el útero o en el cuello del útero.
* Exponerse a químicos tóxicos o pesticidas.
* Utilizar analgésicos en el periodo cercano a la concepción como ibuprofeno o aspirinas u otros medicamentos.
* Sufrir un accidente.

Síntomas

* sangrado vaginal
* dolor abdominal
* espasmos
* fiebre
* debilidad
* vómitos
* dolor de espalda
* mareos

Si bien la mayoría de las mujeres pueden presentar estos síntomas durante los primeros meses del embarazo y no presentan ningún riesgo de aborto, igualmente se debe acudir al médico en caso de sospecha, sobre todo si se presenta un sangrado importante.

Tratamiento en caso de un aborto espontáneo

Por lo general no se requiere ningún tratamiento, el útero se vacía solo con un abundante sangrado, pero será el médico quien lo decida, ya que quizás sea necesario una dilatación de cuello y un legrado si quedaran restos del tejido del embarazo en el útero.

La recuperación física de un aborto lleva pocas semanas.

Consecuencias

Un aborto espontáneo no tiene consecuencias físicas para la madre. Por lo general aparece un período menstrual luego de las 4 a 6 semanas después del aborto e incluso la mujer se puede embarazar nuevamente luego de tener un período menstrual normal.

En caso de que el embarazo fuera deseado por la mujer, las consecuencias emocionales son las mas importantes y pueden ser muy difíciles de superar. Abortos espontáneos recurrentes

En caso de que una pareja haya sufrido dos o más abortos recurrentes, se aconseja consultar al médico para que se realicen estudios apropiados, y así tener una evaluación médica y descartar posibles causas específicas, para tratar de evitar que se produzcan más

¿Mi trabajo puede poner en Riesgo a mi Bebe?

julio 10, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

Hay ciertos trabajos que pueden presentar algunos riesgos para el embarazo. Es recomendable tener esto en consideración cuando estás planeando un embarazo, o cuando sabes que estás embarazada. Esto no quiere decir que tengas que dejar tu puesto de trabajo, pero sí debes tomar ciertas precauciones o puedes solicitar realizar otras tareas mientras estés embarazada.

En ciertas ocasiones es posible solicitar una incapacidad por maternidad temporal, si las actividades del trabajo pueden poner en peligro al bebé.

Trabajos que requieren especial precaución

El contacto con químicos o microorganismos peligrosos y los esfuerzos físicos son dos situaciones con las que hay que tener cuidado. Estas son algunas de las ocupaciones que pueden conllevar ciertos riesgos:

Maestras: Hay ciertas enfermedades infecciosas como la varicela, rubeola, roseola, etc, que son bastante comunes entre los niños pequeños que van a la escuela. Si tuviste ya estas enfermedades en tu infancia no debes preocuparte, pero si nunca las has tenido, ten precaución. La rubéola es una enfermedad que resulta especialmente peligrosa para las mujeres embarazadas que nunca la han tenido, y aunque hoy en día se vacuna rutinariamente a los niños contra esta enfermedad, debes estar alerta ante casos de infección, si es que nunca la has pasado ni te han vacunado contra ella. Lávate las manos con frecuencia si trabajas con niños pequeños y no compartas alimentos con ellos.

Salones de belleza: El trabajo en estos lugares implica a veces estar en contacto con tintes o productos de manicure para uñas de acrílico u otro sintético, que pueden ser muy fuertes. Sin embargo, con las medidas adecuadas, podrás seguir trabajando sin problemas durante el embarazo. Algunas de estas medidas son: abrir las ventanas del salón para ventilarlo tanto como sea posible, o bien usar un ventilador en las mesas de manicure, mantener cubierta la basura donde se desechan los productos químicos, y usar mascarillas para protegerte del polvo creado por las uñas sintéticas.

Limpieza profesional: En general, los productos de limpieza son seguros durante el embarazo, incluyendo el cloro y el amoníaco (aunque el olor tan fuerte que tienen puede causarles náuseas a algunas mujeres). Sin embargo, existen unos productos que se conocen como “disolventes orgánicos” que no es recomendable usar durante el embarazo. Los disolventes orgánicos incluyen los productos para desengrasar, eliminar la pintura o el barniz. Si tienes que usarlos en tu trabajo, utiliza guantes y asegúrate de que el área en la que estás trabajando esté bien ventilada. Además, procura no comer ni beber cuando estés manejando estos productos. Si estás limpiando en tu casa, siempre puedes usar productos más naturales para limpiar, como el bicarbonato o el limón, o bien alguno de los productos naturales que se comercializan.

Laboratorios, fábricas e imprentas: Hay unos disolventes conocidos como éteres de glicol que se utilizan en algunas fábricas, laboratorios de fotografía e imprentas, que pueden presentar riesgos para el embarazo. En cualquier caso, si trabajas con químicos, es recomendable tomar ciertas precauciones como: usar guantes y/o mascarilla si es necesario, trabajar en un área bien ventilada y no comer ni beber mientras estés usando productos químicos. Además, si tu pareja o algún familiar que viva contigo trabaja en un lugar donde se maneje plomo, mercurio u otros productos químicos (fundiciones, reparación de radiadores de autos, fabricación de cristales emplomados, galerías de tiro, astilleros, etcétera) es recomendable que no entres en contacto con su ropa y que se bañe antes de estar contigo o con tus otros hijos.

Trabajos que requieren esfuerzos físicos: Existen evidencias de que el trabajo físico pesado puede afectar el crecimiento del bebé. Si tu trabajo requiere que levantes peso, o que hagas un esfuerzo físico considerable, pide que te cambien las tareas que realizas, y si esto no es posible, solicita una incapacidad temporal.

¿Qué es el Desprendimiento Placentario?

junio 15, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

El desprendimiento de placenta es la separación de la placenta (el órgano que alimenta el feto) del sitio de implantación uterina antes de dar a luz.

Causas, incidencia y factores de riesgo    Volver al comienzo

La causa exacta del desprendimiento prematuro de la placenta puede ser difícil de determinar.

Las causas directas son poco comunes, pero abarcan:

    * Cordón umbilical anormalmente corto
    * Lesión en el área ventral (abdomen) por un accidente automovilístico o una caída
    * Pérdida súbita en el volumen uterino (que puede ocurrir con la pérdida rápida del líquido amniótico al romperse la bolsa del bebe.)

Entre los factores que favorecen la aparición de este padecimiento, se pueden mencionar:

    * Edad avanzada de la madre
    * Tabaquismo
    * Consumo de cocaína
    * Diabetes
    * Beber más de 14 tragos de alcohol por semana durante el embarazo
    * Presión arterial alta durante el embarazo. Aproximadamente la mitad de los casos de desprendimiento prematuro de placenta están asociados con hipertensión.
    * Antecedentes de desprendimiento prematuro de placenta
    * Aumento de la distensión uterina (como puede ocurrir con embarazos múltiples o un volumen anormalmente grande de líquido amniótico)
    * Alto número de partos anteriores

El desprendimiento prematuro de la placenta, incluso cualquier separación de la placenta previa al parto, ocurre en aproximadamente de 1 de cada 150 partos. La forma grave, que produce la muerte del feto, se presenta únicamente en alrededor de 1 por cada 500 a 750 partos.

¿Qué Síntomas Presenta una Mujer con Desprendimiento de Placenta?  

    * Dolor abdominal
    * Dolor de espalda
    * Sangrado vaginal

¿Qué Examenes ayudan al Médico a identificar este problema?  

Los exámenes pueden abarcar:

    * Ecografía abdominal
    * Conteo sanguíneo completo
    * Nivel de fibrinógeno
    * Tiempo parcial de tromboplastina
    * Examen pélvico
    * Tiempo de protrombina

Tratamiento   

El tratamiento puede incluir administración de líquidos a través de una vena (vía intravenosa) y transfusión de sangre. Igualmente, se hará un control cuidadoso de la madre en búsqueda de síntomas de choque por perdida de sangre y vigilancia de signos de sufrimiento fetal que incluyen frecuencias cardíacas anormales.

Es posible que sea necesario practicar una cesárea de emergencia. Si el feto todavía está muy inmaduro y hay sólo un pequeño desprendimiento de placenta, la madre puede ser hospitalizada para observación minuciosa y se le puede dar de alta a los pocos días si su estado no empeora.

Si el feto está lo suficientemente desarrollado (maduro), se puede optar por un parto vaginal si el sufrimiento fetal y de la madre son mínimos; de lo contrario, una cesárea puede ser la opción preferida.

Expectativas.

La madre generalmente no muere a raíz de esta afección. Sin embargo, los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de muerte de la madre o del feto:

    * Ausencia del trabajo de parto
    * Cuello uterino cerrado
    * Retraso en el diagnóstico y tratamiento del desprendimiento prematuro de la placenta
    * Pérdida excesiva de sangre que causa shock
    * Sangrado vaginal oculto en el embarazo

Complicaciones

La pérdida excesiva de sangre puede provocar shock y la posible muerte de la madre o el feto. Si el sangrado se presenta después del parto y la pérdida de sangre no se puede controlar por otros medios, puede ser necesario practicar una histerectomía (extirpación del útero).

Situaciones que requieren asistencia médica.

Consulte con el médico si usted resulta involucrada en un accidente automovilístico, incluso si el accidente es relativamente leve.

Acuda al médico de inmediato, llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o acuda a la sala de urgencias si está embarazada y tiene síntomas de desprendimiento prematuro de la placenta, ya que esto se puede convertir rápidamente en una situación de emergencia que pone en peligro la vida de la madre y del bebé.

Prevención   

Evite consumir alcohol, fumar y utilizar drogas psicoactivas durante el embarazo. Igualmente, consiga atención prenatal oportuna y continua.

La identificación oportuna y el manejo apropiado de las afecciones en la madre, tales como diabetes e hipertensión arterial, también disminuyen el riesgo de un desprendimiento prematuro de la placenta.

¿Que Significa Que Tengo Poco Liíquido Amniótico?

mayo 7, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

El termino médico para la disminución en la cantidad del liquido amniotico (líquido que recubre a tu bebe durante el embarazo) es oligohidramnio. Trataremos de resolver algunas de las dudas más comunes al respecto.

¿Qué es el oligohidramnio?

El oligohidramnio es un trastorno en el que la cantidad de líquido amniótico que circunda al feto es insuficiente. Se presenta en aproximadamente el 4 por ciento de todos los embarazos.

¿Cuáles son la causas del oligohidramnio?

Existen varias causas del oligohidramnio. Generalmente, está ocasionado por trastornos que inhiben o reducen la producción de líquido amniótico. Los factores relacionados con el oligohidramnio incluyen los siguientes:

  • Ruptura prematura de membranas (antes del trabajo de parto)
  • Retardo del crecimiento intrauterino (crecimiento fetal deficiente)
  • Embarazo fuera de término
  • Defectos congénitos, especialmente malformaciones de los riñones y del tracto urinario delfeto.
  • Síndrome transfusional gemelo-gemelo

¿Por qué el oligohidramnio es un problema?

El líquido amniótico es importante para el desarrollo de los órganos del feto, especialmente los pulmones. La cantidad insuficiente de líquido durante períodos prolongados puede ocasionar un desarrollo anormal o incompleto de los pulmones llamado hipoplasia pulmonar. La restricción del crecimiento intrauterino (crecimiento fetal pobre) también está relacionada con las cantidades reducidas de líquido amniótico. El oligohidramnio puede ser una complicación en el momento del parto, aumentando el riesgo de compresión del cordón umbilical y de aspiración de meconio espeso (primera defecación del bebé).
¿Cuáles son los síntomas del oligohidramnio?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del oligohidramnio. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Pérdida del líquido amniótico cuando la causa es la ruptura del saco amniótico
  • Cantidad reducida del líquido amniótico detectada por ultrasonido.

Los síntomas del oligohidramnio pueden parecerse a los de otros trastornos médicos. Consulte siempre a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el oligohidramnio?

Además del examen físico y los antecedentes médicos completos, el oligohidramnio generalmente se diagnostica con una ecografía. Pueden medirse las bolsas de líquido amniótico para calcular la cantidad total del mismo. Mediante la ecografía también se puede observar el crecimiento fetal, la estructura de los riñones y el tracto urinario y detectar la orina en la vejiga del feto. Pueden realizarse estudios de flujo por Doppler (un tipo de ecografía que se utiliza para medir el flujo sanguíneo) con el fin de estudiar las arterias de los riñones.
Tratamiento del oligohidramnio:

El tratamiento específico del oligohidramnio será determinado por su médico acorde con:

  • Su embarazo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • Qué tan avanzado está el trastorno
  • Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias
  • Las expectativas para la evolución del trastorno
  • Su opinión o preferencia

El tratamiento del oligohidramnio puede incluir:

  • Monitoreo riguroso de la cantidad de líquido amniótico y consultas de seguimiento frecuentes con su médico
  • Amnioinfusión - se vierte un líquido especial dentro del saco amniótico para reemplazar la pérdida o los bajos niveles de líquido amniótico. La amnioinfusión es aún un tratamiento experimental, pero puede sugerirse durante el embarazo con el fin de intentar prevenir la hipoplasia pulmonar (pulmones subdesarrollados) o en el momento del parto para prevenir la compresión del cordón umbilical.
  • Parto (si el oligohidramnio pone en peligro el bienestar del feto o de la madre, es posible que sea necesario un parto prematuro).

¿Que Significa que Tengo Demasiado Líquido Amniótico?

mayo 6, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

¿Qué es el líquido amniótico?

El líquido amniótico es un componente importante del embarazo y el desarrollo fetal. Este líquido acuoso se encuentra dentro de la membrana amniótica (o bolsa) y circunda al feto durante toda la gestación. Las cantidades normales pueden variar, pero, generalmente, las mujeres transportan en el útero aproximadamente 500 ml de líquido amniótico. El líquido amniótico ayuda a proteger y amortiguar al feto y es de vital importancia para el desarrollo de diversos órganos fetales, incluyendo los pulmones, los riñones y el tracto gastrointestinal. Los pulmones y los riñones del feto producen el líquido. Al tragarlo, el feto lo envía al sistema circulatorio de la madre a través de la placenta. Los problemas relacionados con el líquido amniótico se presentan en aproximadamente el 7 por ciento de los embarazos. Cantidades insuficientes o excesivas de líquido amniótico están ligadas a anormalidades en el desarrollo y complicaciones del embarazo. Las diferencias en la cantidad del líquido pueden ser la causa o la consecuencia del problema.

¿Qué es el hidramnio?

El hidramnio es un trastorno en el que la cantidad de líquido amniótico que circunda al feto es excesiva. Se presenta aproximadamente entre el 3 y el 4 por ciento de todos los embarazos. También se denomina polihidramnio.
¿Cuáles son las causas del hidramnio?

Existen varias causas del hidramnio. Generalmente, se debe a una producción excesiva de líquido o a la existencia de un problema con el líquido absorbido, o ambos. Los factores relacionados con el hidramnio incluyen los siguientes:

    * Factores maternos:

          o Diabetes

    * Factores fetales:

          o Anormalidades gastrointestinales que obstruyen el paso del líquido

          o Deglución anormal ocasionada por problemas del sistema nervioso central o anormalidades cromosómicas

          o Síndrome transfusional gemelo-gemelo

          o Insuficiencia cardíaca

          o Infección congénita (adquirida durante el embarazo)

¿Por qué el hidramnio es un problema?

La cantidad excesiva de líquido amniótico puede hacer que el útero de la madre se distienda demasiado y esto puede ocasionar un trabajo de parto prematuro o la ruptura prematura de las membranas (del saco amniótico). El hidramnio también está asociado con los defectos congénitos del feto. Cuando se rompe el saco amniótico, las grandes cantidades de líquido provenientes del útero pueden aumentar el riesgo de desprendimiento de la placenta (separación prematura de la placenta ) o de prolapso del cordón umbilical (cuando el cordón atraviesa el cuello uterino), lo que puede ocasionar su compresión.
¿Cuáles son los síntomas del hidramnio?

A continuación, se enumeran los síntomas más frecuentes del hidramnio. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

    * Crecimiento acelerado del útero
    * Molestias en el abdomen
    * Contracciones uterinas

Los síntomas del hidramnio pueden parecerse a los de otros trastornos médicos. Consulte siempre a su médico para el diagnóstico.
¿Cómo se diagnostica el hidramnio?

Además del examen físico y los antecedentes médicos completos, el hidramnio generalmente se diagnostica con un ultrasonido mediante la cual se miden las bolsas de líquido para calcular el volumen total. En algunos casos, la ecografía también resulta de utilidad para detectar una causa del hidramnio, tal como un embarazo múltiple o un defecto congénito.

Tratamiento del hidramnio:

El tratamiento específico del hidramnio será determinado por su médico acorde con:

    * Su embarazo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
    * Qué tan avanzado está el trastorno
    * Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias
    * Las expectativas para la evolución del trastorno
    * Su opinión o preferencia

El tratamiento del hidramnio puede incluir:

    * Monitoreo riguroso de la cantidad de líquido amniótico y consultas de seguimiento frecuentes con su médico

    * Medicamentos (para reducir la producción de orina del feto)

    * Amniorreducción – amniocentesis (inserción de una aguja a través del útero y dentro del saco amniótico) para extraer parte del líquido amniótico; puede ser necesario repetir este procedimiento.

    * Parto (si las complicaciones ponen en peligro el bienestar del feto o de la madre, es posible que sea necesario un parto prematuro)

El objetivo del tratamiento es aliviar las molestias de la madre y continuar con el embarazo.

Influenza durante el Embarazo

abril 25, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

¿Qué es la influenza?

La influenza es una enfermedad viral que afecta a la nariz, la garganta, y los pulmones. Se contagia cuando una persona quien tiene la influenza tose, estornuda, o habla y otras personas respiran el virus. Se contagia también cuando alguien toca algo, como un pañuelo de papel usado, que tiene el virus de influenza y luego toca sus ojos, nariz o boca.

¿Por qué es importante la influenza en la mujer embarazada y en el recién nacido?

La mujer embarazada y el recién nacido corren un riesgo alto de desarrollar problemas muy serios
debidos a la influenza. Infecciones del pulmón, como la neumonía, que pueden ser muy serias para la
mujer embarazada y para el recién nacido.

¿Cómo puedo prevenir enfermarme con la influenza?

La mejor manera de prevenir la influenza es recibir la vacuna contra influenza sin embargo no se debe recibir durante el embarazo ni inmediatamente después de dar a luz. Muchas mujeres embarazadas ya recibieron la vacuna contra influenza previos al incio de su embarazo. Si usted ha recibido la vacuna y se enferma con influenza, es probable que solamente tenga una gripa muy ligera. Si usted vive con alguien que está enfermo con influenza, puede que su médico le proporcione una receta para una medicina antiviral que puede prevenir la influenza. Usted debe de evitar estar en contacto cercano con personas enfermas.

¿Cómo sé si estoy enferma de influenza?

Es muy difícil saber si está enferma de influenza, un resfriado común, u otra enfermedad
respiratoria viral. Los síntomas de influenza son muy parecidos a  los de otras enfermedades
virales comunes del invierno.
Puede que usted esté enferma de influenza si tiene:

  • fiebre, (temperatura de 38° C o más)
  • tos seca
  • dolor de la garganta
  • congestión o escurrimiento nasal.
  • dolores musculares
  • dolor de cabeza
  • cansancio extremo

Su médico le puede hacer un examen para determinar si tiene influenza.

Para prevenir el contagio de la enfermedad:

  • lávese las manos frecuentemente
  • cubra la boca y la nariz con un pañuelo de papel cuando esté tosiendo y estornudando
  • tire los pañuelos de papel a la basura
  • evite tocar sus ojos, nariz, o la boca
  • si es posible, quédese en casa mientras se encuentre enferm

¿Cómo debo de cuidarme, si me enfermo durante esta época de influenza?

Usted debe descansar mucho y  tomar mucha agua y jugos de citricos. Puede tomar Paracetamol para fiebre. Para la tos, usted puede tomar jarabes que contengan Guaifenesina y si tiene congestión nasal importante antigripales (sólo si no tiene alta presión arterial u otra enfermedad crónica). Asi mismo puede hacer gárgaras con agua salada tibia (una cucharadita de sal en un cuarto de agua) lo cual mejorara el dolor de garganta.

¿Cuándo debo de llamar a mi médico?

Usted debera llamar a su médico si tiene fiebre más arriba de 38º (C), tos seca intensa o dificultad para respirar ya que esto puede indicar que la influenza ha afectado los pulmones.

¿Es normal el tamaño de mi Bebe?

marzo 12, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

¿Qué es el retardo del crecimiento intrauterino (RCIU)?

El retardo del crecimiento intrauterino (RCIU) describe un trastorno en el que el feto tiene un tamaño menor que el previsto para la cantidad de semanas de gestación. Otro término con el que se conoce al RCIU es retardo del crecimiento fetal.

Un feto con RCIU suele tener un peso fetal menor considerandose que pesa menos que el 90 por ciento de los fetos que tienen la misma edad gestacional. Un feto con RCIU también puede nacer a término (después de las 37 semanas de gestación) o prematuramente (antes de las 37 semanas).

¿Cuál es la causa del retardo del crecimiento intrauterino (RCIU)?

El retardo del crecimiento intrauterino se produce cuando existe un problema o una anormalidad que impide que las células y los tejidos crezcan o que reduce el tamaño de las células. Esto puede suceder cuando el feto no recibe los nutrientes y el oxígeno necesarios para el crecimiento y el desarrollo de órganos y tejidos o debido a una infección. Aunque hay bebés que son pequeños por causas genéticas (sus padres son pequeños), la mayor parte del RCIU se debe a otras causas. Algunos de los factores que pueden contribuir al RCIU son:

* Factores maternos:
o Presión sanguínea alta
o Enfermedad renal crónica
o Diabetes avanzada
o Enfermedad cardíaca o respiratoria
o Desnutrición, anemia
o Infecciones
o Drogadicción (abuso de alcohol, drogas)
o Tabaquismo
* Factores relacionados con el útero y la placenta:
o Reducción del flujo sanguíneo en el útero y la placenta
o Desprendimiento placentario.
o Placenta previa (la placenta se implanta en el segmento inferior del útero)
o Infecciones en los tejidos que rodean al feto
* Factores relacionados con el bebé en desarrollo (feto):
o Gestación múltiple (mellizos, trillizos, etc.)
o Infecciones
o Defectos congénitos
o Anomalías cromosómicas

¿Por qué es una preocupación el retardo del crecimiento intrauterino (RCIU)?

El RCIU puede comenzar en cualquier momento del embarazo. El desarrollo temprano del RCIU a menudo se debe a anomalías cromosómicas, enfermedades de la madre o problemas serios de la placenta. El desarrollo tardío (después de las 32 semanas) generalmente está relacionado con otros problemas.

El RCIU limita el crecimiento general del cuerpo y los órganos del bebé, y es posible que las células de los tejidos y los órganos no crezcan lo suficiente o no estén presentes en la cantidad adecuada. Cuando no hay suficiente flujo sanguíneo a través de la placenta, el feto sólo recibe bajas cantidades de oxígeno. Esto puede disminuir la frecuencia cardíaca del feto poniéndolo en una situación de alto riesgo.

Los bebés con RCIU pueden tener los siguientes problemas al nacer, entre otros:

* Disminución de los niveles de oxígeno
* Puntaje Apgar bajo (una evaluación que ayuda a identificar a los bebés que tienen dificultades de adaptación después del parto)
* Aspiración de meconio (inhalación de las primeras deposiciones en el útero) que pueden producir dificultades respiratorias
* Hipoglucemia (bajo nivel del azúcar en la sangre)
* Dificultad para mantener una temperatura corporal normal
* Policitemia (demasiados glóbulos rojos)

El RCIU severo puede provocar la muerte del feto. También puede llevar a problemas de crecimiento a largo plazo en bebés y niños.

¿Cómo se diagnostica el retardo del crecimiento intrauterino (RCIU)?
Durante el embarazo, el tamaño del feto se puede calcular de diversas maneras. Se puede medir la altura uterina (se mide la parte superior del útero) desde el hueso pubiano. Esta medida en centímetros generalmente coincide con la cantidad de semanas de gestación después de la semana 20. Si la medida es baja para la cantidad de semanas, el bebé puede ser más pequeño que lo previsto.

Otros procedimientos de diagnóstico pueden incluir los siguientes:

* Ultrasonido obstetrico: este es el método más exacto para calcular el tamaño fetal. Se pueden medir la cabeza y el abdomen del feto y comparar los resultados con una tabla de crecimiento para calcular el peso fetal.

* Aumento de peso de la madre
El aumento del peso de la madre también puede indicar el tamaño del bebé. El escaso aumento de peso durante la gestación puede equivaler a un bebé pequeño.

Tratamiento para el RCIU:
Aunque el RCIU es irreversible, existen tratamientos que pueden ayudar a retardar o minimizar los efectos.
Los tratamientos pueden incluir:

* Nutrición: Algunos estudios han demostrado que aumentar la nutrición materna puede incrementar el aumento de peso gestacional y el crecimiento fetal.
* Reposo: Hacer reposo en el hospital o en casa puede ayudar a mejorar la circulación hacia el feto.
* Parto: Si el RCIU pone en peligro la salud del feto, puede ser necesario un parto prematuro.

Prevención del retardo del crecimiento intrauterino:

El retardo del crecimiento intrauterino puede producirse incluso en madres que gozan de buena salud. Sin embargo, existen factores que pueden aumentar los riesgos de RCIU, como el tabaquismo y las deficiencias nutritivas de la madre. Evitar estilos de vida perjudiciales, seguir una dieta saludable y recibir atención prenatal pueden ayudar a disminuir los riesgos de RCIU. La detección temprana también puede contribuir al tratamiento y al pronóstico del RCIU.

Infecciones urinarias durante el embarazo.

enero 23, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

Infecciones urinarias durante el embarazo.

¿Cómo evitarlas?
Cuando pensamos en una infección urinaria por lo general no creemos que se trate de un problema serio. Durante el embarazo, aún la más sencilla, puede representar un riesgo para el bebé, además, la probabilidad de contraer infecciones urinarias aumenta en esta etapa.

¿Por qué? Hay diversos factores; como la corta distancia entre la uretra (conducto que conecta la vejiga con el exterior) y la vejiga en la mujer, los cambios en los mecanismos de defensa contra las infecciones y las modificaciones de la flora vaginal.

Por lo general esperamos que una infección urinaria presente síntomas como ardor o dolor para  orinar, cambios en el color u olor de la orina, fiebre o dolor en la espalda. Sin embargo un importante porcentaje de embarazadas desarrollan una infección urinaria sin tener ningún síntoma y esto no significa que no puedan tener un problema por esta causa.

Las infecciones urinarias frecuentemente se asocian con infecciones vaginales, el mecanismo más frecuente de contaminación es la entrada de bacterias desde la vagina o la contaminación de bacterias del material fecal durante el aseo o el baño. Estas bacterias pueden ascender por la uretra hacia la vejiga o seguir subiendo hasta alcanzar el riñón.

Entre más seria y más alta se llegue a presentar la infección, el riesgo de problemas es mayor, pero en cualquier caso está demostrado que existe una relación directa entre infecciones urinarias y complicaciones serias en el embarazo.

Entre las más frecuentes está el nacimiento prematuro y la ruptura prematura de membranas. La evidencia de múltiples estudios demuestra sin lugar a dudas que infecciones urinarias pueden ser el origen de infecciones que alcancen las membranas amnióticas e inicien un trabajo de parto, una ruptura de membranas e inclusive una infección dentro del útero. Y recientemente existen estudios que sugieren que estas infecciones del bebé dentro del útero pueden tener relación con lesiones neurológicas del bebé asociadas a Parálisis Cerebral.

Es por ello tan importante tener en mente el riesgo de una infección urinaria para prevenirla, así en caso de presentarse, detectarla y tratarla a tiempo.

Tu médico puede solicitarte exámenes de orina y en caso de sospecha de una infección solicitar un cultivo de la orina para poder identificar si existe y qué bacteria la está produciendo. Existen muchos antibióticos que pueden ser utilizados en el embarazo para combatir estas infecciones con muy buenos resultados si se detectan a tiempo, pero sin lugar a dudas, es mejor prevenirlas.

Como existe una relación muy directa entre infecciones vaginales e infecciones urinarias es importante evitar ambas. Para lograrlo te sugerimos tener en mente las siguientes recomendaciones:

1. Evitar la entrada de agua con jabón a la vagina durante el baño diario, pues elimina las bacterias normales que ayudan de forma natural a eliminar las “bacterias malas”.

2. Evitar la entrada de químicos que barran o eliminen las bacterias normales como las duchas vaginales que están asociadas a un mayor número de infecciones vaginales. La entrada de agua clorada en piscinas.

3. Tener precaución con la contaminación de material fecal durante el aseo después de evacuar, orinar o durante el baño diario. Para evitarlo el aseo debe ser siempre de la uretra hacia el ano (De adelante hacia atrás) y no a la inversa.

4. Evitar la manipulación sin el aseo adecuado de productos de protección femenina interna.

5. Evitar la contaminación durante la actividad sexual.

6. Evitar el consumo de substancias que irriten la vejiga como exceso de irritantes en la comida o bebidas como el café.

7. Cuida de contaminarte durante el aseo si usas papel sanitario contaminado por que ha estado en el suelo o sucio.

8. Utiliza ropa de algodón para que los genitales estén siempre lo mas fresco y secos posibles.

9. Vacía tu vejiga cuando tengas el deseo de orinar, el evitar orinar por mucho tiempo puede irritar la vejiga y facilitar la concentración de bacterias en la orina.

10. Tomar suficiente agua durante el día. El mejor mecanismo que tiene tu cuerpo para evitar las infecciones urinarias es expulsar las bacterias que puedan entrar, para ello es importante tener una orina muy diluida. Hay una regla muy sencilla, si el color de tu orina no es totalmente transparente es posible que no estés consumiendo suficiente agua durante el día.

Hay más riesgos de lo que pensamos en una infección urinaria, el cuidarte y tomar suficiente agua en el día puede representar la diferencia entre una complicación seria o no para tu bebé.

La Hipertensión Inducida por el Embarazo (HIE)

enero 18, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

La Hipertensión Inducida por el Embarazo (HIE)

¿Qué es la hipertensión inducida por el embarazo (HIE)?
La HIE es una forma de presión sanguínea alta durante el embarazo. Se presenta en aproximadamente entre el 5 y el 8 por ciento del total de los embarazos. Otro tipo de presión sanguínea alta es la hipertensión crónica (presión sanguínea alta que se presenta antes del comienzo del embarazo).
La hipertensión inducida por el embarazo también se conoce como toxemia o preeclampsia. Se presenta con mayor frecuencia en mujeres jóvenes primerizas. Es más frecuente en embarazos gemelares, en mujeres con hipertensión crónica, diabetes preexistente y en mujeres que sufrieron HIE en un embarazo anterior.
Generalmente, las tres características principales de este trastorno son:
• Presión sanguínea alta (lectura de la presión sanguínea mayor a 140/90 mm Hg, o un aumento significativo de una o ambas presiones)
• Proteínas en la orina
• Edema (tumefacción)
La eclampsia es una forma severa de HIE y una de sus consecuencias son las convulsiones. Este trastorno se presenta en aproximadamente 1 de cada 1600 embarazos y se desarrolla, en la mayoría de los casos, cerca del término del embarazo.
El síndrome de HELLP es una complicación de la preeclampsia severa o eclampsia. Se caracteriza por un conjunto de cambios físicos, entre los que se incluyen la (H) hemolisis, que es la desintegración de los glóbulos rojos, el (EL) elevado número de enzimas en el hígado y el (LP) bajo número de plaquetas (células que se encuentran en la sangre, necesarias para la coagulación sanguínea y, por lo tanto, para el control del sangrado).

¿Cuáles son las causas de la HIE?
Se desconocen aún las causas de la HIE. Algunos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar HIE, entre ellos:
• Hipertensión preexistente (presión sanguínea alta)
• Enfermedad renal
• Diabetes
• HIE en un embarazo previo
• La madre menor de 20 o mayor de 40 años de edad
• Embarazo múltiple (mellizos, trillizos)

¿Por qué es la HIE un problema?
Si la presión sanguínea es alta, aumenta la resistencia en los vasos sanguíneos. Esto puede perjudicar el flujo sanguíneo en muchos de los órganos de la madre embarazada, entre los que se incluyen el hígado, los riñones, el cerebro, el útero y la placenta.
Existen también otros problemas que pueden desarrollarse como resultado de la HIE. En algunos embarazos puede producirse el desprendimiento normoplacentario (desprendimiento prematuro de la placenta implantada en el útero). La HIE también puede provocar problemas fetales, entre los que se incluyen el retardo del crecimiento intrauterino (crecimiento fetal deficiente) y la muerte intrauterina fetal.
Si no se trata, la HIE severa puede causar convulsiones peligrosas e incluso la muerte de la madre y del feto. Debido a estos riesgos, puede ser necesario un parto prematuro,es decir, antes de las 37 semanas de gestación.

¿Cuáles son los síntomas de la HIE?
A continuación se enumeran los síntomas más frecuentes de la presión sanguínea alta durante el embarazo. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos en forma diferente. Los síntomas pueden incluir:
• Aumento de la presión sanguínea
• Proteínas en la orina
• Edema (tumefacción)
• Aumento de peso repentino
• Cambios en la visión como por ejemplo, visión borrosa o visión doble
• Náuseas, vómitos
• Dolor en la parte superior derecha del abdomen o dolor alrededor del estómago
• Orina en pequeñas cantidades
• Modificaciones en los valores de las pruebas de las funciones hepática y renal

¿Cómo se diagnostica la HIE?
Generalmente, el diagnóstico se basa en los niveles de la presión sanguínea. Sin embargo, otros síntomas también pueden contribuir a establecer el diagnóstico de la HIE. Entre las pruebas para determinar la HIE se pueden incluir:
• Medición de la presión sanguínea
• Pruebas de orina
• Evaluación del edema
• Control periódico del peso
• Examen de la vista para verificar si hay cambios en la retina
• Pruebas de las funciones hepática y renal
• Pruebas de coagulación sanguínea

Tratamiento para la HIE:
El tratamiento específico para la HIE será determinado por su médico basándose en lo siguiente:
• Su embarazo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
• La gravedad de la enfermedad
• Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias
• Sus expectativas para la evolución de la enfermedad
• Su opinión o preferencia
El tratamiento para la HIE, cuyo objetivo es evitar que este trastorno empeore y provoque cualquier otra complicación, puede incluir:
• Reposo en cama (puede recomendarse en el hospital o en su casa).
• Hospitalización (debido a que puede ser necesario personal y equipo especializados).
• Administración de sulfato de magnesio (o cualquier otro medicamento antihipertensivo para la HIE).
• Control fetal (para controlar la salud del feto en los casos en que la madre sufre HIE), que puede incluir:
o Recuento de movimientos fetales (seguimiento de las patadas y los movimientos del feto). Una modificación en la cantidad o frecuencia puede significar que el feto atraviesa un momento de estrés.
o Prueba sin estrés (prueba que mide la frecuencia cardíaca fetal en respuesta a los movimientos del feto).
o Perfil biofísico (prueba que combina la prueba sin estrés con ultrasonido para examinar al feto).
o Estudios del flujo por Doppler (tipo de ultrasonido que utiliza ondas de sonido para medir el flujo de sangre que pasa por un vaso sanguíneo).
• Pruebas de laboratorio de orina y de sangre periódicas (para verificar cambios que pueden indicar un empeoramiento de la HIE).
• Medicamentos, denominados corticosteroides, que pueden ayudar a los pulmones del feto a madurar (la inmadurez pulmonar es uno de los principales problemas de los bebés prematuros).
• Inducción o provocación del parto (si los tratamientos no son efectivos para controlar la HIE o si el feto o la madre se encuentran en peligro). En algunos casos, se recomienda la cesárea.

Prevención de la HIE:
La detección temprana de la HIE puede ayudar a evitar algunas de las complicaciones que provoca esta enfermedad. También es importante conocer los síntomas que advierten de esta enfermedad, ya que el diagnóstico temprano puede ayudar a que una mujer afectada reciba el tratamiento adecuado y a evitar que la enfermedad empeore.

Siguiente Página »