Recupera tu Figura después del Embarazo.

julio 30, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

Una vez que ha nacido tu bebé te veras inmersa en  toda clase de consejos provenientes de familiares y amigos sobre esta nueva etapa de la vida. Estas recomendaciones abarcan todo tipo de temas: desde cómo bañar, cargar, dormir y alimentar al recién nacido hasta ¡métodos para recuperar tu figura. Nadie duda que estas personas tienen las mejores intenciones sin embargo la mayoría de la veces estos consejos derivan de la experiencia propia y pueden no ser utiles para todas las personas. Si bien nada pierdes escuchando la sabiduría popular, tu salud y alimentación durante los primeros meses del bebé también le afectan a él, por ello es mejor siempre referirse a lo que tu pediatra o ginecólogo te indiquen.

En México existen inumerables consejos para las mujeres que acaban de dar a luz, revisaremos dos de los más comunes: fajarse y untarse preparaciones caseras que te prometen regresarte a tu talla de antes del embarazo cuanto antes.

Utilizar Fajas.

En México es común que las mujeres utilicen una faja después del parto con la intención de recuperar su figura lo más pronto posible.  En el caso de las mujeres que han pasado por una cesárea, el uso de una faja o venda les da seguridad al moverse, aunque no es médicamente necesaria. Si la faja o vendas te hacen sentir más protegida y segura, no te hará mal usarlas, aunque su eficacia para reducir el abdomen no está comprobada. Lo cierto es que tu abdomen se irá recuperando paulatinamente con o sin faja. Los músculos abdominales y la piel volverán poco a poco a su tono normal, y con la ayuda de una alimentación balanceada y ejercicio, siempre y cuando el doctor te lo permita, irás recuperando tu forma.

Ungüentos para adelgazar después del parto
Algunas mujeres utilizan ciertos ungüentos que prometen desinflamar los tejidos del abdomen, quemar grasa y hacerte adelgazar rápidamente.  Hay que ser prudente con estas preparaciones de mercado, porque no se puede estar totalmente seguro de sus componentes ya que no llevan patente. Habitualmente tienen una gran cantidad de compuestos dentro de los cuales los mas comunes son los siguientes:  romero, ruda, cáscaras de nuez y plátano macho, alcohol alcanforado y éter.

¿Todas pueden usar estos ungüentos?
México en un país rico en su herbolaría sin embargo esta tipo de medicina alternativa carece de estudios de seguridad que validen sus tratamientos por lo que deberan de usarse con cautela. Se considera que, en caso de que hayas tenido una cesárea, de ninguna manera es recomendable untar residuos orgánicos que han estado reposando en alcohol y éter por meses cerca de la herida, ya que si la tocan podrían causar infecciones.

La ruda es una planta muy común en la herbolaria pero muy tóxica, por lo que debe manejarse con mucho cuidado. Está contraindicado beberla para mujeres embarazadas porque puede causar abortos y tampoco está recomendado beberla durante la lactancia. Además la ruda puede causar serias irritaciones a la piel sólo con su manipulación y al estar en contacto con ella es común sentir la piel caliente y enrojecida, lo que hace pensar que está produciendo algún tipo de efecto adelgazante, cuando en realidad quizás te está irritando la piel.

Recuerda que tu aumento de peso fue gradual durante el embarazo y tu recuperación dependerá en gran medida de tu constitución física y tu empeño.

Incapacidad por Maternidad: Un derecho de Toda Mamá

julio 27, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

En México los derechos de las madres trabajadoras se encuentran regulados principalmente en la Constitución y en las leyes laborales y de seguridad social, como la Ley Federal del Trabajo.

Constitucionalmente las mujeres están protegidas para que durante el embarazo no estén obligadas a realizar trabajos que exijan un esfuerzo considerable y signifiquen un peligro para su salud y su gestación. Esta protección se logra gracias a la incapacidad laboral por maternidad. Esta indica que las mujeres deberán gozar forzosamente de un periodo de descanso para cuidar de sí mismas en la etapa final del embarazo y para cuidar de su bebé recién nacido. Durante ese tiempo tienen el derecho a recibir su salario íntegro y a conservar su empleo.

¿Dónde puedo tramitar mi incapacidad laboral por maternidad?

La incapacidad por maternidad se tramita ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) si trabajas para una empresa, y ante el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), si trabajas para el gobierno. En dichos institutos se corroborara las semanas en curso de tu embarazo y se podrá certificar la incapacidad laboral por maternidad. Para obtener tu certificado tendrás que acudir a revisiones médicas periódicas en el Instituto que te corresponda, donde llevarán el seguimiento de tu embarazo. Estas consultas son necesarias aunque adicionalmente te atiendas con un médico particular y no por las Instituciones de gobierno que brindan seguridad social.

¿Cuánto tiempo de descanso cubre mi incapacidad por maternidad?
La Ley indica que las madres trabajadoras tienen los siguientes derechos:

• Las mujeres que trabajan en el sector privado tienen derecho a disfrutar de un lapso de descanso de seis semanas antes del parto y seis después del mismo. Estos períodos pueden prorrogarse en caso de que no puedan trabajar debido a problemas de salud relacionados con el embarazo o el parto. En el período de lactancia tienen derecho a dos reposos extraordinarios de media hora cada uno para alimentar al bebé. También tienen derecho a conservar su empleo, siempre y cuando no haya transcurrido más de un año después del parto (aunque lo conservarán sin goce de sueldo a partir de los 60 días del nacimiento del bebé), y a que los períodos de descanso pre y postnatales se cuenten como días trabajados tanto para conservar su antigüedad como para hacer efectivo su derecho al reparto de utilidades Por último, tienen derecho a guardería infantil gratuita, servicio prestado por el IMSS.

¿Qué pasa si mi empleador no acepta que me tome la incapacidad?

Dependiendo de si tu incapacidad la otorga el IMSS o el ISSSTE deberías dejar de trabajar seis semanas o un mes antes del parto respectivamente.

Una vez que el IMSS o el ISSSTE hayan confirmado que tienes las semanas necesarias de embarazo para comenzar tu incapacidad te darán un certificado que tienes que presentar ante el área responsable de los recursos humanos de tu lugar de trabajo, y a partir de ese momento gozas de tu incapacidad aunque tu jefe no lo autorice. Si bien podrías tratar de tener una plática amable con él o ella y explicarle que estás en tu derecho, muchos jefes sienten que la incapacidad por maternidad son unas “vacaciones pagadas” y les parece injusto.

Si te encuentras en ese caso no te sientas mal, la Ley está de tu lado y la incapacidad no es ninguna vacación, sino que consiste en el tiempo que tú necesitas para el cuidado del final de tu embarazo, para prepararte para el parto y para que cuando suceda éste, tu bebé disfrute de tu atención plenamente, sobre todo durante los primeros días después de su nacimiento. También podrías evaluar tu situación laboral, ya que, cuando regreses seguramente te toparás con un ambiente tenso.

¿Puedo perder mis derechos laborales mientras estoy de incapacidad por maternidad?
No, mientras estás de incapacidad por maternidad se te considera trabajador “activo”, es decir, es como si te presentaras en tu empleo todos los días y tus derechos no se pierden ni se suspenden, ni tu antigüedad laboral tampoco.

Las relaciones sexuales después del parto

julio 19, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

¿Cuándo podemos comenzar a tener relaciones sexuales nuevamente?
Cuando ambos sientan que es el momento adecuado. Se supone que estás esperando a que tu médico de cabecera te dé luz verde en la visita posparto de las seis semanas. Sin embargo, algunos sugieren que es buena idea que intentes tener relaciones antes de ir al médico para que puedas comentarle las dificultades con las que te encontraste. De hecho, algunas parejas reanudan su vida sexual el primer mes, y muchas otras lo hacen entre el primer y el tercer mes, pero existe una minoría considerable que espera hasta aproximadamente los seis meses o incluso el año. No hay una norma que debas seguir.

¿Por qué lleva tanto tiempo?

Las madres primerizas se sienten reacias o desinteresadas por distintas razones. La más común es el dolor que provoca la episiotomía y los puntos de sutura. Incluso si no te han practicado una episiotomía ni has sufrido un desgarro, la región perineal puede quedar lastimada o sensible durante cierto tiempo. Por eso, lo lógico es dejar que sane la herida y que se disuelvan los puntos antes de tener relaciones sexuales.

El cansancio es otro factor de gran importancia. Cuidar a un bebé 24 horas al día es agotador, física y emocionalmente, y por eso una vez que te acuestas lo único que quieres es dormir. La imagen de tu propio cuerpo puede ser que te cohíba: tal vez lo sientas tan cambiado después del embarazo y del parto que necesites dejar que pase un tiempo para que vuelva a la normalidad y te sientas que eres tú misma nuevamente. Muchas mujeres afirman que tienen la libido baja en ese momento de sus vidas: simplemente no se sienten sexy.

¿Qué sucede si mi pareja desea tener relaciones antes que yo?

Esta situación de hecho suele ocurrir y necesita amor y entendimiento de ambas partes para evitar que se vuelva un problema. En primer lugar, es importante que ambos hablen de lo que sienten. Tu pareja podría sentirse rechazada si no quieres mantener relaciones, por lo tanto debes explicarle el malestar físico o las ansiedades que sientes, que son las que te hacen sentir reacia.

Quizás la prioridad para ustedes como pareja es que encuentren tiempo para estar juntos. Muchas parejas se quejan de que en sus vidas no hay tiempo para dedicarse el uno al otro durante estas primeras semanas y meses con el bebé. Las palabras y las caricias logran transmitir mucho afecto y emoción, y ambos se beneficiarán de esta cercanía. En lo que respecta al contacto físico, tener relaciones sexuales no necesariamente significa lograr una penetración completa; simplemente la estimulación táctil puede ser altamente placentera.

¿Hay algunos consejos prácticos que puedan ayudarnos con todos estos problemas?

Hay varias maneras en que ustedes pueden ayudarse mutuamente:

• Un lubricante puede resultar muy útil si la región perineal se encuentra sensible. También puede servir para compensar la sequedad vaginal que muchas mujeres experimentan en esta etapa.

• No es necesario completar el acto sexual la primera vez que te sientas sensual o excitada. Puede ser más fácil que comiencen por acariciarse y, de forma gradual, te acostumbres nuevamente al contacto sexual.

• En el momento de mantener relaciones sexuales, elige una posición que no te exija demasiada presión sobre la zona que sientas sensible.

• Si tu mayor problema es el cansancio, intenta hacer el amor mientras tu bebé está durmiendo la siesta, de modo que no estés tan exhausta y puedas disfrutar.

• Realiza los ejercicios de Kegel para que tu vagina recupere su tono muscular, e intenta tomar alguna clase en la que te hagan hacer ejercicios posparto que te ayuden a estar nuevamente en forma y a aumentar tu autoestima.

• Aliméntate bien, y bebe mucho líquido. Descansa siempre que puedas. Cuidar a un recién nacido es muy agotador. Para que te quede algo de energía, necesitas cuidarte mucho.

¿Existe algún problema por el que deba preocuparme?

Si continúa siendo doloroso mantener relaciones sexuales, a pesar de que lo hagan con cuidado y suavidad, y tomándose su tiempo, sería bueno que lo consultes con tu médico. Algunas veces, la forma en que se haya cosido un desgarro o una episiotomía puede provocar molestias durante un largo tiempo, y el someterse a otra cirugía lo solucionaría. Si tu flujo vaginal huele desagradable, podrías tener una infección que requiera de atención médica. Si aún estas teniendo pérdidas de sangre después de cuatro semanas, o comienzas súbitamente a perder más sangre, infórmaselo a tu médico.

¿Qué esperar durante las primeras semanas postparto?

junio 18, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

Tras la llegada del bebé, usted percibirá algunos cambios, tanto físicos como emocionales.

Desde el punto de vista físico, es posible que experimente lo siguiente:

    * Pechos sensibles y dolorosos al tacto. Cuando le suba la leche, es posible que tenga los pechos tan hinchados que le duelan durante varios días, y es posible que también le molesten o duelan los pezones.
    * Estreñimiento. Tras el parto, es posible que tarde varios días en ir de vientre y que las hemorroides, la cicatriz de la episiotomía y los músculos perineales doloridos hagan que la defecación le resulte dolorosa.
    * Episiotomía. Si se le desgarró el perineo (el área de piel comprendida entre la vagina y el ano) o bien se lo cortó el médico durante el parto, puede resultarle doloroso caminar o sentarse debido a los puntos hasta que estos cicatricen. Los puntos también le pueden doler al toser o estornudar.
    * Hemorroides. Las hemorroides (tejido anal inflamado) son sumamente frecuentes durante el posparto.
    * Sofocos y escalofríos. La adaptación de su cuerpo a los niveles hormonales y de riego sanguíneo del posparto puede desequilibrar temporalmente su termostato interior.
    * Incontinencia urinaria y/o fecal. La distensión de los músculos del suelo pélvico durante el parto puede conllevar que se le escape un poco de orina al toser, reír o hacer esfuerzos, así como dificultar el control de los movimientos intestinales, especialmente si tuvo un parto vaginal largo.
    * Entuertos. Tras el parto, su útero se seguirá contrayendo durante unos días. Las notará más mientras amamanta al bebé o si toma medicamentos para reducir el sangrado vaginal.
    * Pérdidas vaginales (loquios). Inicialmente más copiosos que las menstruaciones y a menudo con presencia de coágulos, las pérdidas vaginales se irán haciendo progresivamente más claras, empezando de color pardo y acabando de color blanco o amarillento hasta desaparecer por completo al cabo de unos dos meses.
    * Peso. Después de haber dar a luz, probablemente pesará unas 10 libras (4,5 kg) (el peso del bebé, la placenta y el líquido amniótico) menos de lo que pesaba al final del embarazo. Durante la primera semana del posparto, el peso adicional constituido por agua irá descendiendo a medida que su cuerpo recupere su equilibrio de sodio.

Desde el punto de vista emocional, es posible que experimente:

    * La tristeza posparto. Hasta el 80% de las madres experimentan irritabilidad, tristeza, llanto o ansiedad pocos días o semanas después del parto. La tristeza posparto es muy frecuente y puede estar relacionada tanto con los cambios físicos (incluyendo los cambios en los niveles hormonales, el agotamiento y las experiencias de parto inesperadas) como con las vivencias emocionales que acompañan al proceso de adaptación al nuevo rol de madre y al bebé.

    * La depresión posparto. Más grave que la tristeza posparto, este trastorno se manifiesta en el 10% a 25% de las madres y puede ocasionar cambios en el estado de ánimo, ansiedad, sentimientos de culpa y tristeza persistente. Muchas veces la depresión posparto no se diagnostica hasta que el bebé tiene varios meses y es más frecuente en las mujeres que han padecido depresiones previamente, están expuestas a múltiples factores estresantes y/o tienen antecedentes familiares depresión.

Además, en lo que se refiere a las relaciones sexuales, usted y su pareja pueden tener expectativas completamente diferentes. Mientras que es posible que él desee reanudar su vida sexual cuanto antes, lo más probable es que usted no se sienta preparada ni recuperada –física ni emocionalmente – para mantener relaciones sexuales y lo único que le apetezca hacer por las noches sea descansar. Los médicos suelen recomendar a las mujeres que han dado a luz esperar varias semanas antes de mantener relaciones sexuales para recuperarse completamente de la experiencia del parto.
El proceso de recuperación

A su cuerpo le costó varios meses prepararse para dar a luz, de modo que también necesitará tiempo para recuperarse. Si le han practicado una cesárea, la recuperación será todavía más lenta, puesto que, al haberse sometido a una intervención quirúrgica, su cuerpo necesitará más tiempo para curarse. Si no lo tenía previsto, es posible que el cambio de planes le resulte difícil de asimilar desde el punto de vista emocional.

En los partos por cesárea el dolor alcanza su mayor intensidad el día después (o dos días después) de la intervención y debería ir disminuyendo gradualmente. Probablemente el médico le indicará qué precauciones deberá adoptar durante el posoperatorio y le dará instrucciones sobre cómo bañarse y cuándo podrá empezar a hacer ejercicios suaves para acelerar el proceso de recuperación y evitar el estreñimiento.

Cosas a tener en cuenta:

    * Beba de ocho a diez vasos de agua diariamente.
    * Es normal tener pérdidas vaginales.
    * Evite subir escaleras o levantar peso hasta que se haya recuperado completamente.
    * No conduzca hasta que pueda realizar movimientos rápidos y ponerse el cinturón de seguridad sin que le cause molestias.
    * Si la herida de la cesárea se le pone roja o se le hincha, llame al médico.

Recuperándose después del Parto.

junio 15, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

Existen muchos factores que contribuyen a que se recupere tanto física como emocionalmente de un parto, aqui te mencionamos algunos de los más importantes a considerar durante el proceso de recuperación:

    * Control de la natalidad. Usted puede volverse a quedar embarazada antes de su primer período posparto. Aunque es mucho menos probable si usted está alimentando a su bebé exclusivamente con leche materna (de día y de noche, sin darle ningún sólido, por lo menos ocho veces al día y sin que pasen más de seis horas entre tomas), todavía no le ha bajado la regla y su bebé tiene menos de seis meses, sigue siendo posible. Si quiere protegerse contra un posible embarazo, comente las distintas opciones con su médico. Estas incluyen los métodos barrera (condones, diafragma, espermicidas), el DIU (dispositivo intrauterino) y los anovulatorios (sea en forma comprimidos o de inyección).

    * Lactancia materna. Para amamantar a su bebé, usted necesitara dormir lo suficiente, beber abundante líquido y alimentarse bien. Una forma sencilla de asegurarse de que bebe lo suficiente es tomarse un vaso de agua cada vez que amamante al bebé. Hasta que su producción de leche esté bien establecida, evite la cafeína, ya que ocasiona pérdida de líquido a través de la orina y a veces hace que los bebés estén nerviosos y demasiado alertas. Si tiene algún problema con la lactancia, hable con su médico o con un especialista en lactancia. El especialista en lactancia del hospital o clínica donde haya dado a luz también podrá ayudarle a resolver sus dudas. Si se le congestionan los pechos debido a la obstrucción de los conductos galactóforos, puede aliviarse el dolor con masajes, amamantando más frecuentemente al bebé a ser posible después de darse una ducha caliente y aplicándose compresas húmedas y calientes varias veces al día. Si tiene fiebre o escalofríos y/o el pecho le duele y se le pone rojo, es posible que haya desarrollado una infección mamaria (mastitis) y necesite tomar antibióticos. Siga amantando al bebé o vaciándose ambos pechos y beba abundante líquido.

    * Congestión mamaria. Suele remitir una vez se establece un patrón regular de lactancia o, en el caso de que decida no dar el pecho, en cuento su cuerpo deje de producir leche -generalmente al cabo de pocos días.

    * Cuidado de la episiotomía. Haga baños de asiento, sentándose en la bañera de modo que el agua le cubra los glúteos y los muslos hasta las caderas; utilice agua fresca durante los primeros días y más adelante, tibia o un poco caliente. Apriete las nalgas entre sí cuando se siente para que no le tiran los puntos. Utilice una botellita con atomizador para lavarse la vulva con agua cada vez que orine, y séquese el área a toquecitos, sin restregar. Cuando haga de vientre, límpiese siempre de adelante hacia atrás para evitar posibles infecciones. Reduzca la inflamación de la zona aplicándose compresas frías o bolsas de hielo. Hable con su médico sobre la posibilidad de tomar algún antiinflamatorio como el ibuprofeno para reducir el dolor y la inflamación.

    * Ejercicio. Vuelva a hacer ejercicio tan pronto como sea posible y siguiendo las recomendaciones de su médico para recuperar la fuerza y la figura que tenía antes del embarazo, aumentar sus niveles de energía y la sensación de bienestar y reducir el estreñimiento. Empiece despacio y vaya aumentando la intensidad paulatinamente. Caminar y nadar son dos opciones excelentes.

    * Hemorroides y estreñimiento. Alternar los baños de asiento tibios o calientes con compresas frías puede ayudar. Pregunte a su médico sobre el uso de algún ablandador fecal. No utilice laxantes, supositorios o enemas sin el visto bueno de su médico. Aumente la ingesta de líquidos, así como la de frutas y verduras ricas en fibra.

    * Relaciones sexuales. Su cuerpo necesita tiempo para recuperarse. Por lo general, los médicos recomiendan esperar de 4 a 6 semanas antes de mantener relaciones sexuales a fin de reducir el riesgo de infección, aumento del sangrado o abertura de las incisiones en proceso de cicatrización. Empiecen despacio, con besos, abrazos y caricias íntimas. Es posible que note una reducción de la lubricación vaginal (que suele obedecer a cambios hormonales y ser temporal), en cuyo caso podrá utilizar un lubricante a base de agua. Trate de buscar aquellas posturas que le resulten más cómodas y en las que se ejerza menos presión sobre las áreas doloridas. Hable con su pareja si experimenta dolor o teme experimentarlo durante las relaciones sexuales; hablar sobre ello puede ayudarles a estar menos tensos y más seguros sobre la reanudación de su vida sexual.

    * Incontinencia urinaria y fecal. Este problema generalmente se resuelve gradualmente a medida que el cuerpo vuelve a recuperar la forma previa al embarazo. Usted puede contribuir a la recuperación haciendo unos ejercicios que permiten fortalecer los músculos del suelo pélvico, conocidos como “Kegels”. Para identificar esos músculos, simule que está intentando interrumpir el flujo de la orina. Mantenga esos músculos contraídos durante unos segundos y luego relájelos (su médico le puede supervisar para asegurarse de que hace correctamente los ejercicios). Lleve una compresa por si tuviera pérdidas de orina. Informe a su médico si experimenta algún tipo de incontinencia.

Otras formas de ayudarse a sí misma

Usted disfrutará mucho más de su nuevo rol de madre -y le resultará mucho más fácil– si cuida tanto de usted como de su bebé. Por ejemplo:

    * Cuando se duerma el bebé, échese una siesta. ¡Aproveche al máximo esos momentos para descansar!

    * Resérvese un momento cada día para relajarse leyendo un libro o escuchando música.

    * Dúchese diariamente.

    * Haga ejercicio y disfrute del aire libre –con o sin el bebé, en el caso de que pueda dejarlo con un canguro de confianza.

    * Resérvese un tiempo cada día –aunque tan solo sean 15 minutos– para conversar a solas con su pareja.

    * Encuentre tiempo cada día para disfrutar de su bebé e inste a su pareja a que haga lo mismo.

    * Disminuya su nivel de exigencia en lo que se refiere a la limpieza doméstica y las comidas -habrá tiempo para ello más adelante. Si las visitas le estresan, restrínjalas temporalmente.

    * Hable con otras madres de recién nacidos (por ejemplo, las compañeras de las clases de preparación para el parto) y cree su propio grupo de apoyo informal.

Déjese ayudar

Recuerde, la mujer perfecta que llega a todo es pura ficción. Pida ayuda a su pareja, amigos y familia. Anote las formas sencillas en que otras personas podrían echarle una mano y, cuando alguien se ofrezca a ayudarle, revise la lista. Por ejemplo:

    * Pida a amigos o familiares que le compren cosas que necesita en el mercado, que pasen unos minutos por su casa y cuiden del bebé mientras usted se da un breve paseo o un baño, o que le echen una mano con alguna tarea doméstica.

    * Emplee a una asistenta doméstica por horas para que haga la limpieza de su casa una vez por semana, si es posible.

    * Infórmese sobre la posibilidad de contratar una “doula” (una persona que se ha formado profesionalmente para proporcionar cuidados y asesorar a las madres durante el posparto).

Cuándo llamar al médico

Debería llamar al médico durante el posparto si:

    * Tiene fiebre inexplicable de 38º o superior.
    * Necesita más de una compresa por hora, tiene coágulos voluminosos o le aumenta el sangrado vaginal.
    * Le han practicado una cesárea o una episiotomía y la herida se le pone roja, se le inflama o empieza a supurar pus.
    * Experimenta un nuevo dolor, hinchazón o molestias en las piernas.
    * Tiene los pechos calientes al tacto, rojos y/o doloridos, o le salen grietas o le sangran los pezones o las areolas mamarias (las áreas de piel más oscura que hay alrededor de los pezones).
    * El flujo o las pérdidas vaginales adquieren un olor fuerte y desagradable.
    * Experimenta dolor al orinar, necesidad repentina de orinar o incapacidad para controlar la orina.
    * Experimenta un dolor creciente en el área vaginal.
    * Desarrolla tos o dolor torácico, nauseas o vómitos.
    * Se siente deprimida o tiene alucinaciones, ideas suicidas y/o pensamientos sobre hacerle daño al bebé.

Recomendaciones para los Malestares después del Parto

junio 15, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

Algunos malestares son comunes después de un parto vaginal o por cesárea. Revisaremos los más comunes y te brindamos una serie de recomendaciones que te pueden ayudar a que este momento tan esperado sea como lo has planeado.

Temblores /escalofrios
Poco después del parto, usted podría tener temblores y escalorfríos. Su enfermera revisará su temperatura. Si no tiene fiebre, los temblores y escalofríos desaparecerán en la siguiente hora.

Recomendaciones
Pida a su enfermera más cobijas calientes y líquidos calientes.

Dolores después del parto (entuertos)
Después de que la placenta se extrae, el útero (matriz) se encoge firmamente al tamaño de una toronja. Durante las siguientes 4 o 6 semanas, el útero seguirá encogiéndose al tamaño que tenía antes del embarazo. Esto se llama involución. A medida que el útero se aprieta, usted puede sentir contracciones en la parte baja del estómago o de la espalda. Este malestar se conoce como entuertos o dolores después del parto y puede durar hasta varios días después del parto

Recomendaciones:

  • Tome el medicamento para el dolor como se le indique.
  • Báñese en la ducha con agua caliente con frecuencia.
  • Acúestese sobre su estómago, poniendo una almohada debajo de su estómago. Esto pone
    presión en la parte baja del estómago. Las madres que se sometieron a una cesárea
    también pueden acostarse sobre su estómago. No dañarán su incisión.
  • Coloque una bolsa caliente en la parte baja de su estómago o de su espalda.
  • Vacíe su vejiga con frecuencia. Una vejiga llena pone presión en el útero causando
    retortijones.

Malestar en el perineo
Después de un parto vaginal, es normal sentir algo de malestar. El perineo es el área alrededor del canal del parto o vagina. Este malestar se debe al estiramiento, a las magulladuras y a la inflamación de los músculos durante el parto. Podría tener puntadas para reparar una episiotomía o un
desgarramiento. Las puntadas pueden jalar, picar o dolor. Un medicamento para el dolor puede aliviar el malestar.

Recomendaciones:

  • Tome su medicamento como se  le indique.
  • Coloque una bolsa de hielo sobre el área. El hielo ayuda a aliviar el malestar y a reducir la inflamación.
  • Siéntese en agua caliente 2 o 3 veces al día. 
  • Use un anillo tipo de dona o un cojín suave para sentarse. Pida que le den un anillo de plastico
    para llevárselo a casa.
  • Su enfermera le enseñará cómo usar estos artículos.

Dolor abdominal.

Si se somete a una cesárea, el dolor abdominal es normal. Por lo general, el dolor se produce en su incisión. Su incisión puede jalar, picar y doler. Generalmente duele más durante los primeros días.
Otra fuente del malestar abdominal después de cesárea es el dolor causado por gas. Por lo general, este malestar se presenta 1 o 2 días después del parto.

Recomendaciones:

  • Tome su medicamento para el dolor como se le indique.  Su enfermera le dará información
    sobre los tipos de medicamentos ordenados por su doctor.
  • Muévase en cama. Cambie de posición con frecuencia. 
  • Camine con frecuencia de 5 a 10 minutos. 
  • Evite las bebidas con gas como los refrescos y las bebidas demasiado frías o los alimentos
    que le den gas. No tome con popote. Si los dolores de gas se vuelven un problema, su enfermera le puede mostrar maneras de aliviar el malestar.

Dificultad al Orinar despues del Parto.

Usted podria tener dificultad para orinar despues del parto. Algunas madres con partos vaginales pueden tener inflamacion alrededor del cuello del utero y de la abertura de la vejiga. Esto puede causar que se le haga dificil orinar al principio. Algunas madres con cesareas pueden tener dificultad para
orinar despues de que se les quite la sonda (una sonda de plastico que se introduce en la
vejiga para vaciar la orina). Puede que tenga retortijones si su vejiga se llena demasiado.

Recomendaciones:

  • Beba de 8 a 10 vasos de agua al día.
  • Pruebe estas sugerencias para ayudar a relajar la abertura de su vejiga mientras esté
    orinando:
    Respire hondo lentamente
    Abra la llave del agua. El ruido del agua que cae puede ayudarla a relajar la abertura de la vejiga
    Vierta agua caliente sobre su perineo.

Esté alerta a las señales de una infección: Dolor o ardor al orinar, si orina muy poco, Escalofríos
Fiebre, Dolor en el área de los riñones. Todas estas son señales de una infección y deben de ser informadas al médico lo antes posible.

Esterilización Posparto.

abril 25, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

La esterilización es un procedimiento quirúrgico que se realiza para prevenir a la mujer de embarazarse. Es muy efectivo. Casi la mitad de las mujeres que escogen este método lo relizan después de tener un bebé. 

El Sistema Reproductor Femenino

La mayoría del sistema reproductor de una mujer está dentro de su pelvis. El útero, que está en la parte más baja del abdomen, comunica hacia la vagina; la mujer tiene dos ovarios, uno a cada lado del útero. Cada mes, un ovario libera un óvulo en la trompa de Falopio, lo que se conoce como ovulación. Esto ocurre aproximadamente entre los 12 y 14 días previos al inicio del periodo menstrual.

Posterior a su ovulación, el óvulo se desplaza a través de una de las trompas de Falopio hacia el útero. Si no es fertilizado por el esperma del hombre, se desintegra; disminuyen los niveles de hormonas. Esto provoca que el recubrimiento interno del útero se desprenda, lo que se conoce como su periodo (regla).

Si una esperma se encuentra con el óvulo en las trompas de Falopio, la fertilización (la unión del óvulo y del esperma) puede ocurrir (vea la figura de abajo). Los movimientos de las trompas de Falopio llevan el huevo fertilizado al útero. Se adhiere entonces al útero y se desarrolla un embrión.

 

Sobre la Esterilización

Cada mes durante la ovulación un óvulo es liberado, y se mueve dentro de una de las trompas de falopio, si una mujer tiene relaciones sexuales durante este período el óvulo puede ser fertilizado. Al fertilizarse el óvulo se mueve hasta despositarse sobre la pared del útero y crece en el embarazo.
Casi 1 de cada 4 mujeres confía en la esterilización (de ella o su pareja) para el control de la natalidad. Es un método anticonceptivo permanente que para la mayoría de las mujeres es seguro y libre de problemas.

Con la esterilización posparto, ambas trompas de Falopio se cierran atándose o sellándose con un anillo, grapa o con corriente eléctrica. Así el esperma no puede alcanzar al óvulo. A este tipo de esterilización se le llama esterilización tubaria. A veces se llama también “ligar las trompas.”

La cirugía no afecta la habilidad de la pareja para tener o disfrutar las relaciones sexuales. Muchas personas dicen que el sexo mejora porque no hay ninguna necesidad de usar otro método anticonceptivo.

La esterilización no protege contra las enfermedades sexualmente transmitidas (ETS). Si usted está en riesgo de adquirir una enfermedad de transmisión sexual, necesita protegerse usando condones.

Tomando la decisión

La esterilización es una decisión importante. Aunque hay una posibilidad muy baja de embarazo después del procedimiento, debe pensarse como permanente. Usted y su pareja deben estar seguros que no querrán tener más hijos en el futuro. Si existe posibilidad de querer tener niños, piense en otros métodos anticonceptivos reversibles.

Antes de escoger la esterilización, debe saber los riesgos, beneficios y otras opciones.

La decisión debe discutirse con su pareja. Sin embargo, la opción final es suya y el consentimiento de otros puede no ser necesario. Evite la decisión de esta opción durante tiempos de estrés y nunca bajo la presión de su pareja u otros.

¿Y, si cambio de opinión?

La esterilización es un procedimiento electivo, lo cual significa que es su decisión hacérsela o no. Si en cualquier momento tiene dudas—aún después de haber firmados los papeles de consentimiento médico—comuníqueselo a su médico, con el fin de discutirlo. Si lo desea, la cirugía puede cancelarse.

Algunas personas se arrepienten de la decisión para esterilizarse. Las mujeres menores de 30 años son las que principalmente tienen problemas en cuanto a la decisión. Otras son las que estaban teniendo problemas matrimoniales o se sentían presionadas por alguien más para realizar el procedimiento. Frecuentemente esas personas quieren una recanalización tubaria cuando tienen una pareja nueva.

¿Cuándo se realiza?

En general, la esterilización posparto se hace dentro de 1er al 2º día del nacimiento. Muchos factores afectan el tiempo exacto para realizar una esterilización tubaria posparto:

    * La salud de la mujer después del parto
    * La salud del bebé
    * Tiempo y personal disponible para el procedimiento

El Procedimiento

Despues del nacimiento, el útero esta alargado y los ovarios y las trompas de falopio quedan pro debajo del abdomen. El Doctor puede facilmente accesar las trompas de falopio asi, que semanas despues.

En el día de su cirugía, una vía intravenosa (suero) se colocará en un brazo. Las vías intravenosas permiten a su cuerpo recibir líquidos y medicinas durante el procedimiento.

Necesitará anestesia. El tipo de anestesia que se utiliza depende de su historial médico, la opción y el consejo de sus médicos. En algunos casos, el procedimiento puede hacerse a unos minutos después del nacimiento, con la misma anestesia del parto. Si se usa anestesia local o regional, pueden indicarse medicamentos para relajarse antes de que se aplique. Con bloqueo epidural o espinal, se aplica una inyección en la espalda baja y se elimina el dolor de la mitad del cuerpo hacia abajo. Puede estar despierta durante el procedimiento, pero no sentirá dolor.

Con la anestesia general, un tubo puede colocarse debajo en la garganta para ayudar a respirar durante la cirugía. Usted no estará despierta durante el procedimiento.

Después de que una mujer da a luz, el útero todavía agrandado empuja las trompas de Falopio, justo bajo la pared abdominal debajo del ombligo. En la mayoría de los casos, una pequeña incisión a través de la pared abdominal de 2-3 cms. es todo lo que se necesita para traer las trompas a la vista del doctor para la operación. Si usted tiene una cesárea, la esterilización puede realizarse a través de la incisión ya hecha.
La trompa de falopio es sacada a traves de una incisión que se hace sobre el ombligo. Una sección del tubo es cerrada, y la sección que queda se corta.
Cada trompa de Falopio se ata entonces (o corta) para impedir que el óvulo se una con el esperma. Una manera que esto se hace es cerrando (ligando) una sección de cada trompa con los hilos quirúrgicos y recortando la sección entre los lazos. Después de que las trompas son “atadas” y la sección entre los lazos ese alejan, la incisión debajo del ombligo se cierra con sutura.

El procedimiento toma aproximadamente 30 minutos. La estancia hospitalaria es la misma que para el parto normal.

Beneficios

La esterilización ofrece varios beneficios. La mujer ya no necesita usar otros métodos anticonceptivos. Este procedimiento no afecta la vida sexual de una mujer o su ciclo menstrual. Sin embargo, las que usaban el anticoncepción hormonal ya no tendrán los beneficios de reglas más cortas y más ligeras. Mujeres que han sido esterilizadas pueden tener ligeramente un riesgo más bajo de cáncer de ovario y enfermedad inflamatoria pélvica.

Riesgos

El riesgo de quedar embarazada después de la esterilización posparto es aproximadamente 1 en 100 en un periodo de 10 años. Si queda embarazada después de la esterilización, es más probable que sea un embarazo ectópico. Puede romper la trompa y causar un sangrado abdominal que puede necesitar cirugía de urgencia. Consulte a su médico si tiene un retraso menstrual después de la cirugía y piensa que podría estar embarazada.

Todas las cirugías tienen algún grado de riesgo, pero los problemas graves son raros con la esterilización. Cada uno de los problemas siguientes ocurre en menos de 1% (1 en 100) mujeres que se operan:

    * Sangrado de las heridas en la piel
    * Sangrado dentro del abdomen
    * Infección
    * Efectos de la anestesia
    * Lesión del Intestino
Después de la cirugía, puede sentir un poco de incomodidad otener otros síntomas que duran unos días:

    * Dolor en la herida
    * Náusea leve por la cirugía o los medicamentos
    * Dolor de hombro
    * Garganta irritada (si se colocó un tubo respiratorio en su garganta durante la anestesia general)
    * Cólicos
    * Sentirse cansada o adolorida
    * Mareo

La mayoría de los síntomas normalmente desaparecen en los tres primeros días. Después de ese tiempo usted puede sentirse cansada al final del día, puede tener dolor ligero en la herida y puede tener cambios en la motilidad intestinal. La molestia puede quitarse con medicamentos para el dolor.

La incisión debe mantenerse seca durante unos días para promover la curación. Una zona rojiza alrededor de la incisión estará presente y se quitará pronto. Si la incisión sigue rojiza o hinchada por más tiempo, su doctor debe revisarla para asegurarse que no hay infección. Después de que la incisión ha sanado, una cicatriz ligera permanecerá.

Después de la cirugía, usted debe volver al médico para un examen posparto. Tenga presente, usted todavía necesita ver a su doctor anualmente para un examen rutinario.

Las Increibles Ventajas de la Lactancia Materna

marzo 24, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

La conclusión de los estudios sobre la lactancia materna durante las pasadas décadas han revelado increibles ventajas para la madre y al niño he aqui las 10 ventajas más importantes de este vital alimento para tu nuevo bebe:

1. La leche materna contiene un balance ideal de nutrientres para le desarrollo del cuerpo y el crecimeinto del cerebro a su maxima capacidad, los bebés lactados son más inteligentes.

2. Este líquido es mucho más que comida; es una “medicina” que se usa para muchos propósitos curativos, rica en factores anti-infecciosos que protegen a los bebés de infinitas enfermedades. Los niños lactados son menos propensos a sufrir de infecciones que los bebés que toman sustitutos de leche materna o fórmulas.

3. Los bebes NO lactados sufren de infecciones gastrointestinales 5 veces MAS que los lactados, y no es por falta de higiene, hasta en las mejores condiciones de higiene, como quiera, los bebé lactados ganan.

4. El éxito de la lactancia depende de comenzar temprano y a demenda, cada vez que el bebé lo pida, mientras más lacte al pecho, más leche se producirá para él.

5. La lactanica materna se adopta al clima haciendo que la proporción de líquidos satisfagan las necesidades del bebé en relación con la temperatura y la humedad del ambiente.

6. La Lactancia Materna previene contra la Diabetes temprana, Contra alergias y contra muerte súbita en la cuna.

7. Los lactados tienen menos probabilidades de sufrir cancer en la niñez o enfermedades del intestino.

La lactancia protege tambien protege la salud de las madres:

8. Mientras más se haya lactado, más se reduce el riesgo de cancer del seno, de los ovarios y cervical.

9. La madre que lacta exclusivamente al bebé tendrá un 98% de protección contra otros embarazos, el cual es equivalente a otros métodos modernos para espaciar embarazos.

10. La lactancia materna beneficia la ecología y el ambiente. Cuando no se lacta aumenta la basura y los desperdicios de botellas, tetillas, 500 latas de fórmula al año por cada bebé, cajas, máquinas esterilizadoras, contaminación y desperdicios innecesarios para el ambiente.

Despues de haber leído este artículo te darás cuenta de lo importante que es ofrecer este vital alimento para el bebe, demuestrále tu amor amamantandolo.

Mitos y Verdades Sobre el Posparto

marzo 24, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

El posparto es ese gran desconocido con el que las mujeres se encuentran de repente, tras nueve meses de ardua preparación para el parto, y ante el cual no saben cómo actuar. Muchas, tras dar a luz, se preguntan agobiadas: Y ahora, ¿qué?. A este desconocimiento hay que unir el que hacen los mitos que existen en torno a este periodo. ¿Qué tienen de cierto?
Tras una cesárea hay que esperar para dar el pecho ¡¡FALSO!!

La cesárea no altera la composición de la leche, aunque puede que «la técnica» cueste un poco más que tras un parto natural (porque la madre se encuentra dolorida). Por eso es importante empezar a dar pecho lo antes posible.  Tras la cesárea, amamantar tiene beneficios añadidos tanto para la mujer (el útero recupera antes su tamaño) como para el bebé (que se siente reconfortado en el pecho materno). Es útil ponerse un cojín sobre el vientre para apoyar al niño y así evitar que roce la cicatriz con los pies.

¿Conviene ponerse una faja en el posparto para no sobrecargar la zona lumbar? DEPENDE.

El objetivo del uso de la faja en el posparto no es evitar que la zona lumbar se sobrecargue, sino recuperar la figura más rápidamente. Pero para esto es mucho más útil hacer abdominales cuando el periné se haya fortalecido (a las 6-8 semanas del parto). Durante los primeros días del puerperio el útero se puede palpar por encima del pubis, así que lo único que se consigue con una faja es comprimir la cavidad abdominal. No obstante, si la mujer se siente más cómoda puede usar una faja con velcro. Las que son tipo braga o pantalón impiden la transpiración y dificultan la cicatrización de la episiotomía. Si el parto ha sido por cesárea, no debe ponerse faja hasta que la herida de la incisión haya cicatrizado por completo.

Mujer bañandose.

La madre no se puede bañar en el transcurso de un mes: DEPENDE. La madre debe ducharse en cuanto sea posible, incluso antes de recibir el alta. Sin embargo, es conveniente que evite los baños de inmersión, tanto en la bañera como en la piscina, durante al menos un mes, que es el tiempo que tardan en cicatrizar las heridas. La humedad dificulta que se cierren.
La subida de la leche produce siempre fiebre y malestar en la mujer ¡¡FALSO!!

Lo habitual es que no haya ni fiebre, ni ningún otro síntoma de malestar en la madre. Habitualmente, esos problemas solo aparecen cuando el niño no ha mamado bien y la leche se ha acumulado de forma anormal en el pecho.
La Mujer que esta dando pecho a su hijo no queda embarazada ¡¡FALSO!!

Aunque la hormona prolactina, que se segrega durante la lactancia, altera la ovulación y por lo tanto el ciclo menstrual, esto no ocurre siempre ni afecta por igual a todas las madres. El problema es que la mujer no sabe cuándo le va a volver la regla (y la ovulación se produce 14 días antes de la aparición del periodo), así que es posible quedarse embarazada si no se usa un método anticonceptivo.
La madre puede tener leche de mala calidad y por eso el bebé no gana peso ¡¡FALSO!!
La composición de la leche va variando a lo largo de la toma: al principio sale más aguada y luego es más grasa. Si un bebé solo toma la leche del principio, pero no la del final, puede que la composición global de la toma no sea la correcta. Pero eso no es un problema de la madre ni del pecho, sino de la técnica de lactancia, porque el bebé está mal colocado o porque se le retira a los diez minutos para cambiarle al otro pecho y no se le deja acabar. Hay que dejar que mame todo lo que necesite de cada pecho.

La cicatriz molesta más a los tres días del parto VERDAD

A las 72 horas del parto los tejidos suturados, ya sea por una episiotomía o por una intervención de cesárea, comienzan a cicatrizar y la mujer tiene la sensación de que la herida «le tira », lo que puede producirle cierto dolor. Pasado este periodo, el proceso de cicatrización deja de ser molesto.

Cesárea

enero 23, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

Cesárea

La mayoría de los bebés llegan al mundo a través del canal de parto (la vagina). Sin embargo, en casi un tercio de los casos, los bebés nacen por cesárea. Esto quiere decir que el bebé nace por una incisión que se hace en el abdomen y útero de la madre.

Motivos que hacen que sea necesario un parto por cesárea
Hay muchos motivos por los cuales es necesario efectuar un parto por cesárea para el nacimiento de su bebé. Puede ser la mejor opción para usted y su bebé. El parto por cesárea puede planearse con anticipación cuando se ha determinado que existen ciertas condiciones. También pueden surgir problemas antes o durante el trabajo de parto que requieren un parto por cesárea. Algunas veces, la misma mujer solicita el parto por cesárea. ésta es una decisión compleja que se debe considerar detenidamente y hablar sobre ella con el médico.

Embarazos múltiples
Muchas mujeres embarazadas con gemelos pueden tener partos vaginales. Sin embargo, si los bebés están por nacer mucho antes de lo previsto, no se encuentran en una posición adecuada en el útero, o si existen otros problemas, podría ser necesario efectuar una cesárea. Cuando hay tres o más bebés, el parto casi siempre es por cesárea.

Evolución deficiente del trabajo de parto.
Cerca de un tercio de los partos por cesárea se efectúan debido a que el trabajo de parto se vuelve más lento o se detiene. En estos casos, las contracciones no abren suficientemente el cuello uterino para que el bebé se desplace hacia la vagina. El médico puede iniciar o acelerar el trabajo de parto con medicamentos si el proceso marcha lentamente. El trabajo de parto puede ser un proceso lento. Por lo tanto, pueden transcurrir varias horas antes de que el médico decida que es necesario practicar un parto por cesárea.

Preocupación por la seguridad del bebé
Durante el trabajo de parto, se pueden producir ciertos problemas que hacen que sea necesario el nacimiento del bebé por cesárea. Por ejemplo, el cordón umbilical podría estar en mala posición o comprimido. Los dispositivos de monitorización fetal podrían detectar una anormalidad en la frecuencia cardíaca. Si el problema persiste, puede ser necesario dar a luz por cesárea.

Problemas con la placenta
Placenta previa es un estado clínico donde la placenta se encuentra debajo del bebé y cubre todo o una porción del cuello uterino. Al hacerlo, se obstruye la salida del bebé del útero. Otro problema que puede surgir es abrupción placentaria. En este caso, la placenta se separa del útero antes de que nazca el bebé y reduce el flujo de oxígeno al niño. En ambos casos, puede producirse hemorragia extensa y requerir una cirugía de cesárea.

Partos previos por cesárea
Haber tenido un parto por cesárea anteriormente influye en la decisión de tener otro parto de esa manera. Las mujeres que han tenido un parto previo por cesárea pueden tener partos vaginales. Sin embargo, el parto vaginal tras un parto previo por cesárea no es una buena opción para la mujer cuando hay un alto riesgo de ruptura del útero. Este riesgo depende del tipo de incisión empleada en el embarazo anterior. Hable con su médico sobre sus opciones.

Otros posibles motivos para un parto por cesárea
• Bebé grande
• Presentación de nalgas
• Infecciones maternales (como la del virus de inmunodeficiencia humana o el herpes)
• Estados clínicos maternales (como diabetes o presión arterial alta).

A solicitud de la madre
Algunas mujeres piden un parto por cesárea incluso si disponen de la opción de parto vaginal. Los motivos que influyen en esta solicitud son miedo al dolor del trabajo de parto y la preocupación de padecer incontinencia u otro problema pélvico en el futuro. Es preciso ponderar cuidadosamente esta decisión y consultar sobre ella con su médico. Al igual que con cualquier otra cirugía, es necesario considerar los riesgos y las complicaciones. Su estancia hospitalaria puede ser más prolongada que cuando el parto es vaginal. Además, cuantos más partos por cesárea tenga una mujer, mayor será el riesgo de que surjan algunos problemas médicos y problemas con futuros embarazos.

El procedimiento
En la mayoría de los hospitales, su pareja de apoyo puede permanecer con usted en la sala de operaciones durante el parto por cesárea. Sin embargo, esto dependerá de si usted está despierta durante la cirugía y la urgencia de dicha cirugía. En algunos casos, el parto por cesárea puede practicarse como una emergencia si no se dispone de tiempo para prepararse por adelantado.
Preparación
Antes de tener un parto por cesárea, una enfermera se encargará de prepararla para la operación. Es posible que reciba un medicamento que ayuda a reducir el ácido estomacal. De esta manera se evitará que entren los ácidos del estómago a los pulmones y causen problemas. Se lavará el área del abdomen y tal vez sea necesario recortar el vello púbico.
Posterior a ello, se colocará un catéter (o sonda) en la uretra para drenar la vejiga. El mantener la vejiga vacía permite reducir la probabilidad de lesionarla durante la cirugía. Se colocará también un catéter intravenoso en una vena del brazo o la mano. A través de este catéter recibirá líquidos y medicamentos durante la cirugía.

Anestesia
Se administrará anestesia para que no sienta dolor durante la cirugía. Recibirá ya sea anestesia general, bloqueo epidural o bloqueo cefaloraquídeo. Si se usa anestesia general, no estará despierta durante el parto.
El bloqueo epidural adormece la parte inferior del cuerpo. El medicamento se inyecta en un espacio específico en la columna vertebral de la región inferior de la espalda. También se podría introducir un pequeño tubo en este espacio para permitir la administración adicional de medicamento posteriormente, si fuera necesario. De esta forma, no necesitará recibir otra inyección. El bloqueo cefaloraquídeo es semejante al bloqueo epidural, ya que adormece la parte inferior del cuerpo. Aunque se administra de la misma manera, el medicamento se inyecta directamente en el líquido cefaloraquídeo.
El tipo de anestesia que se emplea depende de muchos factores, tales como su bienestar y el de su bebé. El médico hablará con usted sobre los distintos tipos de anestesia.
El parto
El médico hace una incisión a través de la piel en la pared abdominal. La incisión en la piel puede ser transversal (horizontal o de tipo “bikini”) o vertical, cerca del límite del vello púbico. Los músculos abdominales se separan y por lo tanto es posible que no sea necesario cortarlos. Se hace además otra incisión en la pared del útero. Esta incisión también es transversal o vertical.
Siempre que sea posible, es preferible hacer una incisión transversal en el útero ya que se efectúa en la porción más baja y delgada del útero lo cual produce una cantidad menor de sangrado. Además, cicatriza mejor. A veces, es necesario hacer una incisión vertical, por ejemplo, si el bebé es muy prematuro y la presentación de la cabeza del bebé no es de vértice (con la cabeza hacia abajo).
El bebé se extraerá a través de las incisiones, se procede a cortar el cordón umbilical y después se extrae la placenta. El útero se cierra con suturas las cuales se disuelven en el cuerpo. Se pueden emplear suturas o grapas para cerrar la piel abdominal.
Complicaciones
Al igual que con las cirugías mayores, el parto por cesárea conlleva ciertos riesgos. Estos problemas ocurren en pocas de mujeres y por lo general son fáciles de tratar:
• El útero, los órganos pélvicos circundantes o la incisión en la piel pueden infectarse.
• Puede perder sangre, a veces una cantidad suficiente como para requerir una transfusión de sangre.
• Puede desarrollar coágulos de sangre en las piernas, los órganos pélvicos o los pulmones.
• Se pueden lesionar los intestinos o la vejiga.
• Puede sufrir una reacción debido a los medicamentos o los tipos de anestesia que se emplean.
Después del parto
Si está despierta durante la cirugía, probablemente podrá sostener inmediatamente a su bebé. La trasladarán entonces a una sala de recuperación o directamente a su habitación. Se examinará periódicamente su presión arterial, pulso, frecuencia respiratoria, la cantidad de sangrado y el abdomen.
Si planea amamantar al bebé, asegúrese de decírselo a su médico. Tener un parto por cesárea no significa que no podrá darle el pecho a su bebé. Debe poder comenzar a amamantar al bebé de inmediato.
Es posible que necesite permanecer acostada por un tiempo. Las primeras veces que se levante de la cama, debe disponer de la ayuda de una enfermera u otro adulto.
Al poco tiempo de la cirugía, se extraerá el catéter de la vejiga. Seguirá recibiendo líquidos intravenosos después del parto hasta que pueda comer y beber. La incisión abdominal permanecerá dolorosa durante los primeros días. Es posible que el médico le recete un medicamento para el dolor que deberá tomar una vez que se disipen los efectos de la anestesia. Tal vez le resulte útil usar una almohadilla térmica. Hay muchas maneras distintas de controlar el dolor. Hable con su médico sobre sus opciones.
La estancia hospitalaria posterior a un parto por cesárea por lo general es de 2 a 4 días. La duración de la estancia depende del motivo que propició el parto por cesárea y el tiempo que demore el cuerpo en recuperarse. Cuando regrese a casa, puede que necesite cuidados especiales y limitar sus actividades. Su médico o la enfermera le indicará lo que debe hacer.
Después de regresar a casa
El abdomen se cicatrizará por completo en unas semanas. Mientras se recupera, es posible que tenga:
• Cólicos leves, especialmente si amamanta al bebé
• Sangrado o secreciones durante aproximadamente 4 a 6 semanas
• Sangrado con coágulos y cólicos
• Dolor en la incisión
Para evitar que ocurra una infección, no se debe colocar nada en la vagina y abstenerse de tener relaciones sexuales durante unas semanas después del parto por cesárea. Permita que transcurra un tiempo antes de realizar actividades vigorosas. Llame a su médico si tiene fiebre, sangrado profuso o si empeora el dolor.
Por último…
Hay muchos motivos por los cuales es necesario un parto por cesárea para el nacimiento de su bebé. Si tiene alguna pregunta o duda sobre el parto por cesárea, hable con su médico.

Siguiente Página »