Recupera tu Figura después del Embarazo.

julio 30, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

Una vez que ha nacido tu bebé te veras inmersa en  toda clase de consejos provenientes de familiares y amigos sobre esta nueva etapa de la vida. Estas recomendaciones abarcan todo tipo de temas: desde cómo bañar, cargar, dormir y alimentar al recién nacido hasta ¡métodos para recuperar tu figura. Nadie duda que estas personas tienen las mejores intenciones sin embargo la mayoría de la veces estos consejos derivan de la experiencia propia y pueden no ser utiles para todas las personas. Si bien nada pierdes escuchando la sabiduría popular, tu salud y alimentación durante los primeros meses del bebé también le afectan a él, por ello es mejor siempre referirse a lo que tu pediatra o ginecólogo te indiquen.

En México existen inumerables consejos para las mujeres que acaban de dar a luz, revisaremos dos de los más comunes: fajarse y untarse preparaciones caseras que te prometen regresarte a tu talla de antes del embarazo cuanto antes.

Utilizar Fajas.

En México es común que las mujeres utilicen una faja después del parto con la intención de recuperar su figura lo más pronto posible.  En el caso de las mujeres que han pasado por una cesárea, el uso de una faja o venda les da seguridad al moverse, aunque no es médicamente necesaria. Si la faja o vendas te hacen sentir más protegida y segura, no te hará mal usarlas, aunque su eficacia para reducir el abdomen no está comprobada. Lo cierto es que tu abdomen se irá recuperando paulatinamente con o sin faja. Los músculos abdominales y la piel volverán poco a poco a su tono normal, y con la ayuda de una alimentación balanceada y ejercicio, siempre y cuando el doctor te lo permita, irás recuperando tu forma.

Ungüentos para adelgazar después del parto
Algunas mujeres utilizan ciertos ungüentos que prometen desinflamar los tejidos del abdomen, quemar grasa y hacerte adelgazar rápidamente.  Hay que ser prudente con estas preparaciones de mercado, porque no se puede estar totalmente seguro de sus componentes ya que no llevan patente. Habitualmente tienen una gran cantidad de compuestos dentro de los cuales los mas comunes son los siguientes:  romero, ruda, cáscaras de nuez y plátano macho, alcohol alcanforado y éter.

¿Todas pueden usar estos ungüentos?
México en un país rico en su herbolaría sin embargo esta tipo de medicina alternativa carece de estudios de seguridad que validen sus tratamientos por lo que deberan de usarse con cautela. Se considera que, en caso de que hayas tenido una cesárea, de ninguna manera es recomendable untar residuos orgánicos que han estado reposando en alcohol y éter por meses cerca de la herida, ya que si la tocan podrían causar infecciones.

La ruda es una planta muy común en la herbolaria pero muy tóxica, por lo que debe manejarse con mucho cuidado. Está contraindicado beberla para mujeres embarazadas porque puede causar abortos y tampoco está recomendado beberla durante la lactancia. Además la ruda puede causar serias irritaciones a la piel sólo con su manipulación y al estar en contacto con ella es común sentir la piel caliente y enrojecida, lo que hace pensar que está produciendo algún tipo de efecto adelgazante, cuando en realidad quizás te está irritando la piel.

Recuerda que tu aumento de peso fue gradual durante el embarazo y tu recuperación dependerá en gran medida de tu constitución física y tu empeño.

Incapacidad por Maternidad: Un derecho de Toda Mamá

julio 27, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

En México los derechos de las madres trabajadoras se encuentran regulados principalmente en la Constitución y en las leyes laborales y de seguridad social, como la Ley Federal del Trabajo.

Constitucionalmente las mujeres están protegidas para que durante el embarazo no estén obligadas a realizar trabajos que exijan un esfuerzo considerable y signifiquen un peligro para su salud y su gestación. Esta protección se logra gracias a la incapacidad laboral por maternidad. Esta indica que las mujeres deberán gozar forzosamente de un periodo de descanso para cuidar de sí mismas en la etapa final del embarazo y para cuidar de su bebé recién nacido. Durante ese tiempo tienen el derecho a recibir su salario íntegro y a conservar su empleo.

¿Dónde puedo tramitar mi incapacidad laboral por maternidad?

La incapacidad por maternidad se tramita ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) si trabajas para una empresa, y ante el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), si trabajas para el gobierno. En dichos institutos se corroborara las semanas en curso de tu embarazo y se podrá certificar la incapacidad laboral por maternidad. Para obtener tu certificado tendrás que acudir a revisiones médicas periódicas en el Instituto que te corresponda, donde llevarán el seguimiento de tu embarazo. Estas consultas son necesarias aunque adicionalmente te atiendas con un médico particular y no por las Instituciones de gobierno que brindan seguridad social.

¿Cuánto tiempo de descanso cubre mi incapacidad por maternidad?
La Ley indica que las madres trabajadoras tienen los siguientes derechos:

• Las mujeres que trabajan en el sector privado tienen derecho a disfrutar de un lapso de descanso de seis semanas antes del parto y seis después del mismo. Estos períodos pueden prorrogarse en caso de que no puedan trabajar debido a problemas de salud relacionados con el embarazo o el parto. En el período de lactancia tienen derecho a dos reposos extraordinarios de media hora cada uno para alimentar al bebé. También tienen derecho a conservar su empleo, siempre y cuando no haya transcurrido más de un año después del parto (aunque lo conservarán sin goce de sueldo a partir de los 60 días del nacimiento del bebé), y a que los períodos de descanso pre y postnatales se cuenten como días trabajados tanto para conservar su antigüedad como para hacer efectivo su derecho al reparto de utilidades Por último, tienen derecho a guardería infantil gratuita, servicio prestado por el IMSS.

¿Qué pasa si mi empleador no acepta que me tome la incapacidad?

Dependiendo de si tu incapacidad la otorga el IMSS o el ISSSTE deberías dejar de trabajar seis semanas o un mes antes del parto respectivamente.

Una vez que el IMSS o el ISSSTE hayan confirmado que tienes las semanas necesarias de embarazo para comenzar tu incapacidad te darán un certificado que tienes que presentar ante el área responsable de los recursos humanos de tu lugar de trabajo, y a partir de ese momento gozas de tu incapacidad aunque tu jefe no lo autorice. Si bien podrías tratar de tener una plática amable con él o ella y explicarle que estás en tu derecho, muchos jefes sienten que la incapacidad por maternidad son unas “vacaciones pagadas” y les parece injusto.

Si te encuentras en ese caso no te sientas mal, la Ley está de tu lado y la incapacidad no es ninguna vacación, sino que consiste en el tiempo que tú necesitas para el cuidado del final de tu embarazo, para prepararte para el parto y para que cuando suceda éste, tu bebé disfrute de tu atención plenamente, sobre todo durante los primeros días después de su nacimiento. También podrías evaluar tu situación laboral, ya que, cuando regreses seguramente te toparás con un ambiente tenso.

¿Puedo perder mis derechos laborales mientras estoy de incapacidad por maternidad?
No, mientras estás de incapacidad por maternidad se te considera trabajador “activo”, es decir, es como si te presentaras en tu empleo todos los días y tus derechos no se pierden ni se suspenden, ni tu antigüedad laboral tampoco.

10 señales de que podrías estar embarazada.

julio 23, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

¿Podrías estar embarazada? Lo más probable es que no empieces a sentir los síntomas del embarazo hasta que se te haya retrasado el periodo, o hasta una o dos semanas después.

Si no has estado anotando las fechas de tus ciclos menstruales o si éstos varían mucho de un mes al otro, puede que no estés segura de cuándo esperas tu próximo periodo. Pero si empiezas a sentir los síntomas que leerás a continuación — aunque no los tengas todos — y hace tiempo que no has tenido tu periodo, es muy probable que estés embarazada. Hazte una prueba del embarazo en casa y lo sabrás con seguridad.

10. Sensibilidad e hinchazón en los senos
Uno de los primeros síntomas del embarazo es la hinchazón y sensibilidad en los senos provocada por el aumento en los niveles hormonales. Esta sensibilidad o dolor puede ser como una versión exagerada de lo que sientes antes de tus periodos. A partir del primer trimestre esta incomodidad disminuirá significativamente, a medida que tu cuerpo se adapta a los cambios hormonales.
9. Cansancio

¿Has estado muy cansada últimamente? O mejor, ¿completamente exhausta? Nadie sabe a ciencia cierta el motivo de la fatiga típica del comienzo del embarazo, pero es posible que tu somnolencia se deba al rápido aumento en los niveles de la hormona progesterona. Cuando llegues al segundo trimestre empezarás a sentir más energía, aunque el cansancio suele reaparecer al final del embarazo, cuando estarás transportando mucho más peso y las incomodidades típicas de estas fechas podrían impedir que durmieras bien por las noches.

8. Pérdidas de sangre debido a la implantación del óvulo
A algunas mujeres les sale un poco de sangre por la vagina once o doce días después de haber concebido (alrededor de la fecha en que te darás cuenta que se retrasó tu menstruación). Aunque no se sabe con seguridad cuál es el motivo de esta leve pérdida de sangre, se cree que podría resultar de la implantación del óvulo fertilizado en el interior del útero — cuyo revestimiento tiene gran irrigación sanguínea —, lo cual empieza a ocurrir seis días después de la fertilización.

Esta cantidad de sangre es muy pequeña (notarás algunas gotitas o manchas rojas, rosadas o de un color marrón rojizo en tu ropa interior) y no dura más que uno o dos días. De cualquier forma, debes informarle a tu doctor si sangras, aunque sea poco, sobre todo si a la vez sientes dolor, ya que esto podría indicar la presencia de un embarazo extrauterino (ectópico)

7. Náuseas o vómitos
Si eres como la mayoría de las mujeres, no empezarás a sentir náuseas hasta más o menos un mes después de haber concebido (aunque hay unas pocas afortunadas que nunca las sienten). Pero algunas mujeres empiezan a sentir estas molestias un poco antes. Las náuseas y los vómitos típicos del embarazo pueden ocurrir a cualquier hora del día: mañana, tarde o noche.

Lo bueno es que cerca de la mitad de las mujeres que padecen de náuseas dejan de tener estos síntomas al empezar el segundo trimestre. Para la mayoría de las demás mujeres, las náuseas tardarán más o menos otro mes en aliviarse.

6. Aversión a ciertos olores
Si has quedado embarazada hace poco, es normal que ciertos olores, perfumes y los aromas de algunas comidas te repugnen y hasta te provoquen náuseas. Aunque no se sabe con seguridad, esto podría ser uno de los efectos colaterales del rápido aumento en los niveles de estrógeno en tu organismo. También podrías notar que algunos platillos que antes disfrutabas ahora te causan repulsión.

5. Hinchazón abdominal
Los cambios hormonales que ocurren al principio del embarazo podrían hacer que te sientas hinchada, como a veces pasa un poco antes de la llegada de tu periodo. Por este motivo, la ropa te puede apretar en la cintura desde muy temprano en el embarazo, aunque tu útero aún esté muy pequeño.

4. Ganas de orinar frecuentemente
Poco tiempo después de quedar embarazada puede que te pases el día corriendo al baño. ¿A qué se debe esto? El principal motivo es que durante el embarazo aumenta la cantidad de sangre y otros líquidos que circulan por tu cuerpo, lo cual significa que tus riñones están trabajando mucho más, y más fluidos se están acumulando en tu vejiga.

Podrías empezar a sentir este síntoma a partir de la semana 6 del embarazo, y lo más probable es que esta sensación aumente a medida que progrese tu embarazo y tu bebé crezca, ejerciendo mayor presión sobre la vejiga.

3. Retraso de la menstruación
Si tu ciclo menstrual suele ser bastante regular y de repente se retrasa tu periodo, probablemente te harás una prueba del embarazo mucho antes de que empieces a tener cualquiera de los síntomas anteriores. Pero si tus reglas no son regulares y no tienes la costumbre de anotar las fechas de tu ciclo, las náuseas, la sensibilidad en los senos y las idas frecuentes al baño podrían ser las primeras señales de que estás embarazada, antes siquiera de que te des cuenta del retraso de tu periodo.

2. Tu temperatura basal permanece elevada
Si has estado anotando la temperatura basal de tu organismo (tu temperatura al despertarte) y notas que ésta ha permanecido elevada por 18 días seguidos, lo más probable es que estés embarazada.

Y, finalmente…

1. La evidencia: el resultado positivo de tu prueba de embarazo casera
Diga lo que diga en la caja, muchas pruebas de embarazo caseras no logran detectar la mayoría de los embarazos hasta aproximadamente una semana después del retraso del periodo. O sea que, si decides hacerte una prueba antes de esa fecha y el resultado es negativo, vuelve a hacértela unos días después

Reposo en cama: Cómo sobrellevarlo

julio 21, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo, Tips

Me han ordenado reposo en cama. ¿Será difícil?

Aun cuando el reposo en cama inicialmente te resulte atractivo (ahora puedes ponerte al día con la lectura o mirar películas todo el día si lo deseas), no tardarás mucho en darte cuenta de que no es tan fácil como parece.

Guardar cama implica mucho más que hacer a un lado la rutina normal. Tendrás que encontrar nuevas formas de conectarte con los integrantes de la familia, de cuidar a los niños y lidiar con las tareas de la casa, y permanecer en contacto con tu trabajo.

Si tienes por delante un largo reposo en cama, intenta prepararte emocionalmente. Tu estado de ánimo seguramente pasará de negación y shock a depresión y pánico, y a expectativas agradables y prometedoras cuando te acerques al final y esperes conocer pronto al bebé. Quizás también te sentirás culpable por haber acabado en la cama. Recuérdate que tú no hiciste nada y que no es culpa tuya.

Estos pensamientos y sentimientos son absolutamente normales. Es importante que te enfoques en tu objetivo final: un bebé sano y nacido a término. Esto te ayudará a disminuir la preocupación, la frustración y el aburrimiento que generalmente aparecen con el reposo en cama.

¿Cómo me puedo preparar para guardar cama?

Con un poco de preparación por anticipado podrás sobrellevar con mucha más facilidad todos los cambios a los que te estés enfrentando.

• Infórmate en detalle acerca de cuáles actividades tienes permitidas y cuáles no, para poder planear tus días. Por ejemplo, si puedes reclinarte o sentarte estando en cama, podrás trabajar con una computadora desde tu casa. Si tienes niños que necesiten que los cuiden, seguramente tendrás que buscar a alguien que se ocupe de ellos.

• Piensa en qué es lo que necesitarás cada día y en quién podrá ayudarte a organizarte por la mañana o quién podrá darse una vuelta durante el día. Por ejemplo, si te han ordenado hacer reposo absoluto, pídele a tu pareja o a una amiga que te prepare una nevera portátil al lado de la cama con comida para el almuerzo, snacks y bebidas. Ten a mano una lista de números de teléfono de amigos que puedan darte una mano y ten presente que la mayoría de la gente probablemente esté mucho más dispuesta a ayudarte de lo que te imaginas.

• Pídele a tus amigos que traigan comidas guisadas o fáciles de calentar en recipientes desechables. Y pídele a tu pareja o a una amiga que compre platos y vasos de papel para simplificar la limpieza.

• Asegúrate de que el teléfono esté a mano y lleva la televisión y el video a tu habitación. Podrás ponerte al día con todas las películas que hayas estado deseando ver y también podrás incluir algunos videos acerca de la crianza de los hijos.

• Ten a mano varios libros y revistas, junto con un bloc de notas y una lapicera. Esta puede ser la última oportunidad que tengas en mucho tiempo de leer por placer.

¿Cómo puedo ocuparme de mis hijos mientras estoy en cama?
Este es un gran desafío para muchas familias. A continuación incluimos algunos consejos:

• Intenta encontrar una alternativa a largo plazo para el cuidado de tus niños. Es menos estresante que intentar encontrar a alguien que los cuide día a día y lograrás así mayor estabilidad para ellos. Siempre se puede cancelar el arreglo si terminas no necesitando el cuidado durante mucho tiempo.

• Evita decirle a un niño pequeño que “mami está enferma”. En lugar de esto, dile algo como: “Tengo que guardar cama para que el bebé esté bien cuando nazca.”

• Resérvate algo de tiempo todos los días para dedicárselo a tu niño. Miren juntos un video o hagan una siestecita, canten, corten y peguen dibujos, etc. Procura que tu niño tenga un rato para corretear antes de que pasen tiempo juntos y así evitarás que esté inquieto.

¿Cómo puedo sentirme bien mientras hago reposo en cama?

Aquí te damos algunos consejos para ayudarte a mantener tu cuerpo en buen funcionamiento y evitar que tengas demasiados malestares.

• Pregúntale a tu médico si está bien que hagas ejercicios acostada. Hacer algunos estiramientos simples y algunos ejercicios con tus brazos y piernas será bueno para tus músculos y quizás para tu estado de ánimo.

• Evita el estreñimiento. Hacer mucho reposo te hace aun más propensa al estreñimiento. El hacer ejercicios en cama te puede ayudar. Recuerda tomar mucha agua e incorporar algo de fibra a tu alimentación.

• Realizá siestecitas, pero sin abusar. Cuando duermas, hazlo preferentemente en un horario determinado. Si te quedas dormida demasiado tarde durante el día, puede ser que tengas dificultades para dormir bien durante la noche. Intenta ajustarte a una rutina normal de día-noche para evitar alterar el ciclo natural del sueño.

Las relaciones sexuales después del parto

julio 19, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

¿Cuándo podemos comenzar a tener relaciones sexuales nuevamente?
Cuando ambos sientan que es el momento adecuado. Se supone que estás esperando a que tu médico de cabecera te dé luz verde en la visita posparto de las seis semanas. Sin embargo, algunos sugieren que es buena idea que intentes tener relaciones antes de ir al médico para que puedas comentarle las dificultades con las que te encontraste. De hecho, algunas parejas reanudan su vida sexual el primer mes, y muchas otras lo hacen entre el primer y el tercer mes, pero existe una minoría considerable que espera hasta aproximadamente los seis meses o incluso el año. No hay una norma que debas seguir.

¿Por qué lleva tanto tiempo?

Las madres primerizas se sienten reacias o desinteresadas por distintas razones. La más común es el dolor que provoca la episiotomía y los puntos de sutura. Incluso si no te han practicado una episiotomía ni has sufrido un desgarro, la región perineal puede quedar lastimada o sensible durante cierto tiempo. Por eso, lo lógico es dejar que sane la herida y que se disuelvan los puntos antes de tener relaciones sexuales.

El cansancio es otro factor de gran importancia. Cuidar a un bebé 24 horas al día es agotador, física y emocionalmente, y por eso una vez que te acuestas lo único que quieres es dormir. La imagen de tu propio cuerpo puede ser que te cohíba: tal vez lo sientas tan cambiado después del embarazo y del parto que necesites dejar que pase un tiempo para que vuelva a la normalidad y te sientas que eres tú misma nuevamente. Muchas mujeres afirman que tienen la libido baja en ese momento de sus vidas: simplemente no se sienten sexy.

¿Qué sucede si mi pareja desea tener relaciones antes que yo?

Esta situación de hecho suele ocurrir y necesita amor y entendimiento de ambas partes para evitar que se vuelva un problema. En primer lugar, es importante que ambos hablen de lo que sienten. Tu pareja podría sentirse rechazada si no quieres mantener relaciones, por lo tanto debes explicarle el malestar físico o las ansiedades que sientes, que son las que te hacen sentir reacia.

Quizás la prioridad para ustedes como pareja es que encuentren tiempo para estar juntos. Muchas parejas se quejan de que en sus vidas no hay tiempo para dedicarse el uno al otro durante estas primeras semanas y meses con el bebé. Las palabras y las caricias logran transmitir mucho afecto y emoción, y ambos se beneficiarán de esta cercanía. En lo que respecta al contacto físico, tener relaciones sexuales no necesariamente significa lograr una penetración completa; simplemente la estimulación táctil puede ser altamente placentera.

¿Hay algunos consejos prácticos que puedan ayudarnos con todos estos problemas?

Hay varias maneras en que ustedes pueden ayudarse mutuamente:

• Un lubricante puede resultar muy útil si la región perineal se encuentra sensible. También puede servir para compensar la sequedad vaginal que muchas mujeres experimentan en esta etapa.

• No es necesario completar el acto sexual la primera vez que te sientas sensual o excitada. Puede ser más fácil que comiencen por acariciarse y, de forma gradual, te acostumbres nuevamente al contacto sexual.

• En el momento de mantener relaciones sexuales, elige una posición que no te exija demasiada presión sobre la zona que sientas sensible.

• Si tu mayor problema es el cansancio, intenta hacer el amor mientras tu bebé está durmiendo la siesta, de modo que no estés tan exhausta y puedas disfrutar.

• Realiza los ejercicios de Kegel para que tu vagina recupere su tono muscular, e intenta tomar alguna clase en la que te hagan hacer ejercicios posparto que te ayuden a estar nuevamente en forma y a aumentar tu autoestima.

• Aliméntate bien, y bebe mucho líquido. Descansa siempre que puedas. Cuidar a un recién nacido es muy agotador. Para que te quede algo de energía, necesitas cuidarte mucho.

¿Existe algún problema por el que deba preocuparme?

Si continúa siendo doloroso mantener relaciones sexuales, a pesar de que lo hagan con cuidado y suavidad, y tomándose su tiempo, sería bueno que lo consultes con tu médico. Algunas veces, la forma en que se haya cosido un desgarro o una episiotomía puede provocar molestias durante un largo tiempo, y el someterse a otra cirugía lo solucionaría. Si tu flujo vaginal huele desagradable, podrías tener una infección que requiera de atención médica. Si aún estas teniendo pérdidas de sangre después de cuatro semanas, o comienzas súbitamente a perder más sangre, infórmaselo a tu médico.

Cuando hacer un Test de Embarazo.

julio 18, 2009 por  
Archivado Bajo Laboratorio y Gabinete en el embarazo, Tips

¿Cuándo puedo saber si estoy embarazada?

¿cuándo me puedo hacer un test de embarazo?

Estas son algunas de las típicas preguntas que todas las mujeres se han hecho en algún momento, ya sea por estar buscando un embarazo, o todo lo contrario. A veces fallan los métodos  anticonceptivos o han tenido algún descuido y asalta el temor. Estas preguntas causan gran ansiedad y angustia.

Los tests de embarazo, ya sean de orina o de sangre, miden el nivel de la hormona hCG (gonadotropina coriónica humana) que comienza a segregarse cuando el óvulo fecundado se implanta en el útero. En el momento de la ovulación, el ovario desprenderá un óvulo que se alojará en las trompas de Falopio. Este momento es el que ese llama ovulación y es cuando se puede producir la fecundación. Una vez que el óvulo es fecundado, tarda alrededor de 7 días en bajar de las trompas de Falopio y llegar al útero. Cuando el óvulo fecundado se adhiere a la pared uterina, es el momento en el que se comienza a segregar la hormona hCG.

Debe tenerse en cuenta que la cantidad de hormona producida depende de cada mujer y cada embarazo, por lo tanto, algunas mujeres pueden detectar su embarazo antes que otras.

Se estima que en la orina es posible detectarla alrededor del día 14 después de la ovulación o posible fecundación. Es mas fácil detectar su presencia en un test de sangre, ya que en la misma hay mayores niveles de la hCG.

Por lo tanto, lo mejor que se puede hacer en estos casos de incertidumbre es esperar a que venga la regla. En caso de que no venga, ya al día siguiente puedes hacerte el test, pero lo recomendable es que esperes unos 7 días de retraso para darle tiempo a la hCG a que aparezca en la orina en cantidades detectables. Se te aconseja que leas las instrucciones del test atentamente y que las sigas con mucho cuidado. Trata de usar la primera orina de la mañana ya que en esa muestra la hormona estará más concentrada. No consumas mucho líquido antes de realizarla ya que puede diluir y bajar los niveles de la hCG.

Los tests caseros son muy fiables, pero no todos pueden detectar la presencia de la hCG en la orina desde el primer día de atraso menstrual. Algunos test son más precisos que otros. Algunas marcas proveen información sobre la sensibilidad en mili- Unidades Internacionales por mililitro de orina. Por ejemplo un test que es capaz de detectar 25 mUI/ml es más sensible que otro que detecte 50 mUI/ml de HCG en orina.

Ten en cuenta que puede haber falsos negativos, porque quizás no hay la suficiente hCG en la orina todavía, pero nunca habrá un falso positivo. Si el test te da positivo, estás embarazada.

La hormona hCG alcanza una tasa máxima entre la semana 7 y 12 del embarazo, luego disminuye.

¿Puedo viajar en avión durante el embarazo?

julio 15, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

Durante el primer y segundo trimestre del embarazo, por lo general, no supone ningún problema viajar en avión. Sin embargo, si presentas algún tipo de complicación, como por ejemplo pérdida de sangre, diabetes, hipertensión, o has tenido antes un parto prematuro, es una buena idea consultar con el médico antes de planear un viaje en avión.

El segundo trimestre — semanas 14 a 27 — suele ser el momento ideal para viajar. La mayoría de las mujeres ya no sienten tantas náuseas en ese periodo, tienen más energía, y el riesgo de que sufran un aborto espontáneo es pequeño. Por eso es ideal aprovechar ese momento para disfrutar de tus últimas vacaciones a solas con tu pareja. Además, podrás viajar ligera de equipaje, sin andar cargando carreola, cunas portátiles y montones de pañales.

Puede ser perfectamente seguro volar durante la mayor parte del tercer trimestre (hasta las 36 semanas), pero siempre es mejor consultar con tu médico antes de hacer las reservaciones. En algunos casos, cuando el riesgo es más alto, el médico podría aconsejarte no volar durante el embarazo. Si vas a tener gemelos o un parto múltiple, si padeces diabetes o presión alta, si se observan anormalidades en la placenta o sangrado vaginal, o si presentas riesgo de parto prematuro, es mejor posponer el viaje. Incluso si tienes un embarazo sin complicaciones, es preferible evitar volar en el último mes porque en ese periodo es más probable que empiece el parto. De hecho, muchas aerolíneas prohíben abordar a mujeres que tienen 8 meses de embarazo.

Si durante el tercer trimestre tu panza ya está muy grande, aunque aún no estés muy cerca de la fecha prevista para el parto, es buena idea pedirle a tu médico que te escriba una nota indicando la fecha prevista, para evitar problemas a la hora de abordar el avión. No te olvides de calcular cuántos días te faltarán para dar a luz cuando vayas a tomar el vuelo de regreso. Cada aerolínea tiene diferentes regulaciones, de modo que lo mejor sería que te informaras de cuáles son las restricciones antes de comprar un boleto de avión.

Quizás hayas oído que la exposición a la radiación natural que se produce al volar puede aumentar las probabilidades de sufrir un aborto espontáneo o de que el bebé nazca con malformaciones. De hecho, si bien las azafatas o las mujeres que viajan con muchísima frecuencia pueden correr algo de riesgo, si sólo vuelas unas pocas veces cada año el riesgo es prácticamente nulo.

Si estás sana y no tienes problemas de obstetricia, la cabina presurizada de un avión comercial no debe suponer ningún problema para ti ni para tu bebé. Lo mejor que puedes hacer es procurar estar lo más cómoda posible durante el vuelo. Para que se noten menos las turbulencias, puedes solicitar un asiento en la zona media del avión, sobre el ala, y si prefieres más espacio para las piernas, un asiento tras una de las mamparas de separación. En cualquier caso, pide que el asiento quede junto al pasillo para poder levantarte y estirarte, y para acceder fácilmente al baño. Si permaneces quieta mucho tiempo corres mayor riesgo de sufrir coágulos de sangre. Es una buena idea caminar alrededor de la cabina al menos una vez cada hora. También puedes estirar y flexionar las piernas y los pies, mientras estás sentada, cada 30 minutos. Hay pantimedias especiales para el embarazo, que ayudan a mantener el flujo sanguíneo y reducen el riesgo de coágulos y pies hinchados. Mientras estés sentada, mantén siempre el cinturón de seguridad abrochado bajo el abdomen y colocado sobre las caderas. Tomar muchos fluidos, especialmente agua, puede ayudarte a contrarrestar los efectos deshidratantes del aire seco de la cabina. La cafeína actúa como diurético, por lo que es mejor evitar el café, el té y las bebidas refrescantes con cafeína antes y durante el vuelo. Y atención a las comidas y bebidas que producen gases, ya que éstos se expanden con la altitud. Si ingieres alimentos como frijoles o col antes del vuelo, el viaje puede resultar muy incómodo.

El Ejercicio durante el Embarazo mejora el Desarrollo de tu Bebe!!

julio 13, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

El ejercicio tiene muchos beneficios para los adultos, adolescentes y jóvenes, pero es menos claro el beneficio que puede tener en el crecimiento fetal durante la gestación.

Ahora que los científicos han determinado en general que el ejercicio durante el embarazo no supone un riesgo significativo para el feto, se están realizando estudios para examinar a la madre, el feto y la conexión con la salud de mismo.

Un estudio realizado en la universidad de Kansas tuvo por objetivo principal poner a prueba la teoría de que la maternidad y el ejercicio cardiovascular imparte un beneficio directo sobre el feto.

El objetivo secundario fue determinar si los fetos expuestos al ejercicio han aumentado los movimientos respiratorios en comparación con la falta de ejercicio, así en el desarrollo fetal, los movimientos respiratorios son un marcador de bienestar y reflejan el desarrollo funcional del sistema respiratorio y sistema nervioso central de control.

Los investigadores examinaron los resultados de las mujeres embarazadas entre 20 y 35 años de edad, clasificadas en función de los ejercicios que realizaban, en aeróbicos de intensidad moderada al menos 30 minutos tres veces por semana (de moderado a vigoroso caminar, correr y andar en bicicleta estacionaria). Las madres de control no participar de una rutina de ejercicios, todas ellas con 24-36 semanas de edad gestacional.

Conclusión
Según los Dres. De mayo y Gustafson, “los hallazgos sugieren un beneficio potencial del ejercicio materno sobre el desarrollo fetal, debido a la relación entre los movimientos de respiración fetal y el desarrollo de sistema nervioso autónomo”.

¿Qué es un Aborto Espontáneo?

julio 12, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

Aborto espontáneo o natural se entiende por la interrupción abrupta del embarazo por causas naturales, y ocurre por lo general dentro de las primeras 20 semanas del embarazo, cuando el feto todavía no es capaz de sobrevivir fuera del útero.

Cuando un embarazo es deseado y esperado y termina en un aborto, se produce una situación generalmente devastadora y traumática para la mujer y su pareja.

Por desgracia, los abortos espontáneos son muy comunes, sobre todo en el primer trimestre del embarazo. Cerca del 20 % de los embarazos detectados terminan en un aborto espontáneo. Sin embargo, en realidad hasta el 50 % de los embarazos termina en un aborto, ya que la mujer ni siquiera se dio cuenta de estar embarazada.

Causas

* Por lo general se produce debido a que el embarazo no se está desarrollando normalmente y no hay nada que ese pueda hacer para evitarlo. Lo más común es que se deban a una anomalía cromosómica del feto, causadas por un óvulo o espermatozoide defectuoso. Las anomalías cromosómicas aumentan con la edad y por lo tanto las mujeres mayores de 35 años corren mayor riesgo de sufrir un aborto espontáneo.
* Pueden influir otros factores, por ejemplo infecciones, u otras enfermedades en la mujer: diabetes mal controlada, lupus eritematoso sistémico o enfermedad tiroidea.
* Determinados hábitos también pueden aumentar las posibilidades de un aborto espontáneo: mala nutrición, tomar alcohol, fumar , consumir drogas.
* Anomalías en el útero o en el cuello del útero.
* Exponerse a químicos tóxicos o pesticidas.
* Utilizar analgésicos en el periodo cercano a la concepción como ibuprofeno o aspirinas u otros medicamentos.
* Sufrir un accidente.

Síntomas

* sangrado vaginal
* dolor abdominal
* espasmos
* fiebre
* debilidad
* vómitos
* dolor de espalda
* mareos

Si bien la mayoría de las mujeres pueden presentar estos síntomas durante los primeros meses del embarazo y no presentan ningún riesgo de aborto, igualmente se debe acudir al médico en caso de sospecha, sobre todo si se presenta un sangrado importante.

Tratamiento en caso de un aborto espontáneo

Por lo general no se requiere ningún tratamiento, el útero se vacía solo con un abundante sangrado, pero será el médico quien lo decida, ya que quizás sea necesario una dilatación de cuello y un legrado si quedaran restos del tejido del embarazo en el útero.

La recuperación física de un aborto lleva pocas semanas.

Consecuencias

Un aborto espontáneo no tiene consecuencias físicas para la madre. Por lo general aparece un período menstrual luego de las 4 a 6 semanas después del aborto e incluso la mujer se puede embarazar nuevamente luego de tener un período menstrual normal.

En caso de que el embarazo fuera deseado por la mujer, las consecuencias emocionales son las mas importantes y pueden ser muy difíciles de superar. Abortos espontáneos recurrentes

En caso de que una pareja haya sufrido dos o más abortos recurrentes, se aconseja consultar al médico para que se realicen estudios apropiados, y así tener una evaluación médica y descartar posibles causas específicas, para tratar de evitar que se produzcan más

¿Mi trabajo puede poner en Riesgo a mi Bebe?

julio 10, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

Hay ciertos trabajos que pueden presentar algunos riesgos para el embarazo. Es recomendable tener esto en consideración cuando estás planeando un embarazo, o cuando sabes que estás embarazada. Esto no quiere decir que tengas que dejar tu puesto de trabajo, pero sí debes tomar ciertas precauciones o puedes solicitar realizar otras tareas mientras estés embarazada.

En ciertas ocasiones es posible solicitar una incapacidad por maternidad temporal, si las actividades del trabajo pueden poner en peligro al bebé.

Trabajos que requieren especial precaución

El contacto con químicos o microorganismos peligrosos y los esfuerzos físicos son dos situaciones con las que hay que tener cuidado. Estas son algunas de las ocupaciones que pueden conllevar ciertos riesgos:

Maestras: Hay ciertas enfermedades infecciosas como la varicela, rubeola, roseola, etc, que son bastante comunes entre los niños pequeños que van a la escuela. Si tuviste ya estas enfermedades en tu infancia no debes preocuparte, pero si nunca las has tenido, ten precaución. La rubéola es una enfermedad que resulta especialmente peligrosa para las mujeres embarazadas que nunca la han tenido, y aunque hoy en día se vacuna rutinariamente a los niños contra esta enfermedad, debes estar alerta ante casos de infección, si es que nunca la has pasado ni te han vacunado contra ella. Lávate las manos con frecuencia si trabajas con niños pequeños y no compartas alimentos con ellos.

Salones de belleza: El trabajo en estos lugares implica a veces estar en contacto con tintes o productos de manicure para uñas de acrílico u otro sintético, que pueden ser muy fuertes. Sin embargo, con las medidas adecuadas, podrás seguir trabajando sin problemas durante el embarazo. Algunas de estas medidas son: abrir las ventanas del salón para ventilarlo tanto como sea posible, o bien usar un ventilador en las mesas de manicure, mantener cubierta la basura donde se desechan los productos químicos, y usar mascarillas para protegerte del polvo creado por las uñas sintéticas.

Limpieza profesional: En general, los productos de limpieza son seguros durante el embarazo, incluyendo el cloro y el amoníaco (aunque el olor tan fuerte que tienen puede causarles náuseas a algunas mujeres). Sin embargo, existen unos productos que se conocen como “disolventes orgánicos” que no es recomendable usar durante el embarazo. Los disolventes orgánicos incluyen los productos para desengrasar, eliminar la pintura o el barniz. Si tienes que usarlos en tu trabajo, utiliza guantes y asegúrate de que el área en la que estás trabajando esté bien ventilada. Además, procura no comer ni beber cuando estés manejando estos productos. Si estás limpiando en tu casa, siempre puedes usar productos más naturales para limpiar, como el bicarbonato o el limón, o bien alguno de los productos naturales que se comercializan.

Laboratorios, fábricas e imprentas: Hay unos disolventes conocidos como éteres de glicol que se utilizan en algunas fábricas, laboratorios de fotografía e imprentas, que pueden presentar riesgos para el embarazo. En cualquier caso, si trabajas con químicos, es recomendable tomar ciertas precauciones como: usar guantes y/o mascarilla si es necesario, trabajar en un área bien ventilada y no comer ni beber mientras estés usando productos químicos. Además, si tu pareja o algún familiar que viva contigo trabaja en un lugar donde se maneje plomo, mercurio u otros productos químicos (fundiciones, reparación de radiadores de autos, fabricación de cristales emplomados, galerías de tiro, astilleros, etcétera) es recomendable que no entres en contacto con su ropa y que se bañe antes de estar contigo o con tus otros hijos.

Trabajos que requieren esfuerzos físicos: Existen evidencias de que el trabajo físico pesado puede afectar el crecimiento del bebé. Si tu trabajo requiere que levantes peso, o que hagas un esfuerzo físico considerable, pide que te cambien las tareas que realizas, y si esto no es posible, solicita una incapacidad temporal.

Siguiente Página »