¿Qué esperar durante las primeras semanas postparto?

junio 18, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

Tras la llegada del bebé, usted percibirá algunos cambios, tanto físicos como emocionales.

Desde el punto de vista físico, es posible que experimente lo siguiente:

    * Pechos sensibles y dolorosos al tacto. Cuando le suba la leche, es posible que tenga los pechos tan hinchados que le duelan durante varios días, y es posible que también le molesten o duelan los pezones.
    * Estreñimiento. Tras el parto, es posible que tarde varios días en ir de vientre y que las hemorroides, la cicatriz de la episiotomía y los músculos perineales doloridos hagan que la defecación le resulte dolorosa.
    * Episiotomía. Si se le desgarró el perineo (el área de piel comprendida entre la vagina y el ano) o bien se lo cortó el médico durante el parto, puede resultarle doloroso caminar o sentarse debido a los puntos hasta que estos cicatricen. Los puntos también le pueden doler al toser o estornudar.
    * Hemorroides. Las hemorroides (tejido anal inflamado) son sumamente frecuentes durante el posparto.
    * Sofocos y escalofríos. La adaptación de su cuerpo a los niveles hormonales y de riego sanguíneo del posparto puede desequilibrar temporalmente su termostato interior.
    * Incontinencia urinaria y/o fecal. La distensión de los músculos del suelo pélvico durante el parto puede conllevar que se le escape un poco de orina al toser, reír o hacer esfuerzos, así como dificultar el control de los movimientos intestinales, especialmente si tuvo un parto vaginal largo.
    * Entuertos. Tras el parto, su útero se seguirá contrayendo durante unos días. Las notará más mientras amamanta al bebé o si toma medicamentos para reducir el sangrado vaginal.
    * Pérdidas vaginales (loquios). Inicialmente más copiosos que las menstruaciones y a menudo con presencia de coágulos, las pérdidas vaginales se irán haciendo progresivamente más claras, empezando de color pardo y acabando de color blanco o amarillento hasta desaparecer por completo al cabo de unos dos meses.
    * Peso. Después de haber dar a luz, probablemente pesará unas 10 libras (4,5 kg) (el peso del bebé, la placenta y el líquido amniótico) menos de lo que pesaba al final del embarazo. Durante la primera semana del posparto, el peso adicional constituido por agua irá descendiendo a medida que su cuerpo recupere su equilibrio de sodio.

Desde el punto de vista emocional, es posible que experimente:

    * La tristeza posparto. Hasta el 80% de las madres experimentan irritabilidad, tristeza, llanto o ansiedad pocos días o semanas después del parto. La tristeza posparto es muy frecuente y puede estar relacionada tanto con los cambios físicos (incluyendo los cambios en los niveles hormonales, el agotamiento y las experiencias de parto inesperadas) como con las vivencias emocionales que acompañan al proceso de adaptación al nuevo rol de madre y al bebé.

    * La depresión posparto. Más grave que la tristeza posparto, este trastorno se manifiesta en el 10% a 25% de las madres y puede ocasionar cambios en el estado de ánimo, ansiedad, sentimientos de culpa y tristeza persistente. Muchas veces la depresión posparto no se diagnostica hasta que el bebé tiene varios meses y es más frecuente en las mujeres que han padecido depresiones previamente, están expuestas a múltiples factores estresantes y/o tienen antecedentes familiares depresión.

Además, en lo que se refiere a las relaciones sexuales, usted y su pareja pueden tener expectativas completamente diferentes. Mientras que es posible que él desee reanudar su vida sexual cuanto antes, lo más probable es que usted no se sienta preparada ni recuperada –física ni emocionalmente – para mantener relaciones sexuales y lo único que le apetezca hacer por las noches sea descansar. Los médicos suelen recomendar a las mujeres que han dado a luz esperar varias semanas antes de mantener relaciones sexuales para recuperarse completamente de la experiencia del parto.
El proceso de recuperación

A su cuerpo le costó varios meses prepararse para dar a luz, de modo que también necesitará tiempo para recuperarse. Si le han practicado una cesárea, la recuperación será todavía más lenta, puesto que, al haberse sometido a una intervención quirúrgica, su cuerpo necesitará más tiempo para curarse. Si no lo tenía previsto, es posible que el cambio de planes le resulte difícil de asimilar desde el punto de vista emocional.

En los partos por cesárea el dolor alcanza su mayor intensidad el día después (o dos días después) de la intervención y debería ir disminuyendo gradualmente. Probablemente el médico le indicará qué precauciones deberá adoptar durante el posoperatorio y le dará instrucciones sobre cómo bañarse y cuándo podrá empezar a hacer ejercicios suaves para acelerar el proceso de recuperación y evitar el estreñimiento.

Cosas a tener en cuenta:

    * Beba de ocho a diez vasos de agua diariamente.
    * Es normal tener pérdidas vaginales.
    * Evite subir escaleras o levantar peso hasta que se haya recuperado completamente.
    * No conduzca hasta que pueda realizar movimientos rápidos y ponerse el cinturón de seguridad sin que le cause molestias.
    * Si la herida de la cesárea se le pone roja o se le hincha, llame al médico.

¿Puedo Usar Uñas de Acrílico en el embarazo?

junio 16, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

Muchas mujeres embarazadas podrían estar preguntándose acerca de si pueden o no, usar uñas acrílicas cuando están embarazadas, ya que este procedimiento se realiza mediante la aplicación de químicos para la fijación de las uñas acrílicas a nuestras uñas.

Sin embargo, los especialistas en el tema señalan que la exposición a cualquier material potencialmente peligroso en el caso de la adhesión de las uñas acrílicas es tan pequeño que no significaría ningún daño potencial.

El único daño potencial si hablamos de uñas acrílicas sería la exposición a los solventes, por lo cual la gente se preocupa durante el embarazo. Estos solventes al ser puestos en la uña podrían incluso atravesar la piel e ingresar al torrente sanguíneo.

Sin embargo, esto sería nada más en el caso de que las personas estén expuestas constantemente y a toda hora a esos solventes y sabemos que si se hace la aplicación de uñas acrílicas la exposición es mínima.

Para las mujeres que trabajan en salones de belleza colocando uñas acrílicas a otras mujeres, este si sería una daño potencialmente peligrosos si se encuentran embarazadas, así que lo mejor sería tomarse algún tiempo libre de esta actividad o conseguir un ayudante.

Así mismo, según los expertos, los mayores problemas únicamente serían las reacciones alergicas que provoquen estos químicos a la persona que se encuentra expuesta. Por tanto si deseas aumentar tu autoestima y verte hermosa durante tu embarazo, no te preocupes, podras lucir unas hermosas uñas.

Recuperándose después del Parto.

junio 15, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

Existen muchos factores que contribuyen a que se recupere tanto física como emocionalmente de un parto, aqui te mencionamos algunos de los más importantes a considerar durante el proceso de recuperación:

    * Control de la natalidad. Usted puede volverse a quedar embarazada antes de su primer período posparto. Aunque es mucho menos probable si usted está alimentando a su bebé exclusivamente con leche materna (de día y de noche, sin darle ningún sólido, por lo menos ocho veces al día y sin que pasen más de seis horas entre tomas), todavía no le ha bajado la regla y su bebé tiene menos de seis meses, sigue siendo posible. Si quiere protegerse contra un posible embarazo, comente las distintas opciones con su médico. Estas incluyen los métodos barrera (condones, diafragma, espermicidas), el DIU (dispositivo intrauterino) y los anovulatorios (sea en forma comprimidos o de inyección).

    * Lactancia materna. Para amamantar a su bebé, usted necesitara dormir lo suficiente, beber abundante líquido y alimentarse bien. Una forma sencilla de asegurarse de que bebe lo suficiente es tomarse un vaso de agua cada vez que amamante al bebé. Hasta que su producción de leche esté bien establecida, evite la cafeína, ya que ocasiona pérdida de líquido a través de la orina y a veces hace que los bebés estén nerviosos y demasiado alertas. Si tiene algún problema con la lactancia, hable con su médico o con un especialista en lactancia. El especialista en lactancia del hospital o clínica donde haya dado a luz también podrá ayudarle a resolver sus dudas. Si se le congestionan los pechos debido a la obstrucción de los conductos galactóforos, puede aliviarse el dolor con masajes, amamantando más frecuentemente al bebé a ser posible después de darse una ducha caliente y aplicándose compresas húmedas y calientes varias veces al día. Si tiene fiebre o escalofríos y/o el pecho le duele y se le pone rojo, es posible que haya desarrollado una infección mamaria (mastitis) y necesite tomar antibióticos. Siga amantando al bebé o vaciándose ambos pechos y beba abundante líquido.

    * Congestión mamaria. Suele remitir una vez se establece un patrón regular de lactancia o, en el caso de que decida no dar el pecho, en cuento su cuerpo deje de producir leche -generalmente al cabo de pocos días.

    * Cuidado de la episiotomía. Haga baños de asiento, sentándose en la bañera de modo que el agua le cubra los glúteos y los muslos hasta las caderas; utilice agua fresca durante los primeros días y más adelante, tibia o un poco caliente. Apriete las nalgas entre sí cuando se siente para que no le tiran los puntos. Utilice una botellita con atomizador para lavarse la vulva con agua cada vez que orine, y séquese el área a toquecitos, sin restregar. Cuando haga de vientre, límpiese siempre de adelante hacia atrás para evitar posibles infecciones. Reduzca la inflamación de la zona aplicándose compresas frías o bolsas de hielo. Hable con su médico sobre la posibilidad de tomar algún antiinflamatorio como el ibuprofeno para reducir el dolor y la inflamación.

    * Ejercicio. Vuelva a hacer ejercicio tan pronto como sea posible y siguiendo las recomendaciones de su médico para recuperar la fuerza y la figura que tenía antes del embarazo, aumentar sus niveles de energía y la sensación de bienestar y reducir el estreñimiento. Empiece despacio y vaya aumentando la intensidad paulatinamente. Caminar y nadar son dos opciones excelentes.

    * Hemorroides y estreñimiento. Alternar los baños de asiento tibios o calientes con compresas frías puede ayudar. Pregunte a su médico sobre el uso de algún ablandador fecal. No utilice laxantes, supositorios o enemas sin el visto bueno de su médico. Aumente la ingesta de líquidos, así como la de frutas y verduras ricas en fibra.

    * Relaciones sexuales. Su cuerpo necesita tiempo para recuperarse. Por lo general, los médicos recomiendan esperar de 4 a 6 semanas antes de mantener relaciones sexuales a fin de reducir el riesgo de infección, aumento del sangrado o abertura de las incisiones en proceso de cicatrización. Empiecen despacio, con besos, abrazos y caricias íntimas. Es posible que note una reducción de la lubricación vaginal (que suele obedecer a cambios hormonales y ser temporal), en cuyo caso podrá utilizar un lubricante a base de agua. Trate de buscar aquellas posturas que le resulten más cómodas y en las que se ejerza menos presión sobre las áreas doloridas. Hable con su pareja si experimenta dolor o teme experimentarlo durante las relaciones sexuales; hablar sobre ello puede ayudarles a estar menos tensos y más seguros sobre la reanudación de su vida sexual.

    * Incontinencia urinaria y fecal. Este problema generalmente se resuelve gradualmente a medida que el cuerpo vuelve a recuperar la forma previa al embarazo. Usted puede contribuir a la recuperación haciendo unos ejercicios que permiten fortalecer los músculos del suelo pélvico, conocidos como “Kegels”. Para identificar esos músculos, simule que está intentando interrumpir el flujo de la orina. Mantenga esos músculos contraídos durante unos segundos y luego relájelos (su médico le puede supervisar para asegurarse de que hace correctamente los ejercicios). Lleve una compresa por si tuviera pérdidas de orina. Informe a su médico si experimenta algún tipo de incontinencia.

Otras formas de ayudarse a sí misma

Usted disfrutará mucho más de su nuevo rol de madre -y le resultará mucho más fácil– si cuida tanto de usted como de su bebé. Por ejemplo:

    * Cuando se duerma el bebé, échese una siesta. ¡Aproveche al máximo esos momentos para descansar!

    * Resérvese un momento cada día para relajarse leyendo un libro o escuchando música.

    * Dúchese diariamente.

    * Haga ejercicio y disfrute del aire libre –con o sin el bebé, en el caso de que pueda dejarlo con un canguro de confianza.

    * Resérvese un tiempo cada día –aunque tan solo sean 15 minutos– para conversar a solas con su pareja.

    * Encuentre tiempo cada día para disfrutar de su bebé e inste a su pareja a que haga lo mismo.

    * Disminuya su nivel de exigencia en lo que se refiere a la limpieza doméstica y las comidas -habrá tiempo para ello más adelante. Si las visitas le estresan, restrínjalas temporalmente.

    * Hable con otras madres de recién nacidos (por ejemplo, las compañeras de las clases de preparación para el parto) y cree su propio grupo de apoyo informal.

Déjese ayudar

Recuerde, la mujer perfecta que llega a todo es pura ficción. Pida ayuda a su pareja, amigos y familia. Anote las formas sencillas en que otras personas podrían echarle una mano y, cuando alguien se ofrezca a ayudarle, revise la lista. Por ejemplo:

    * Pida a amigos o familiares que le compren cosas que necesita en el mercado, que pasen unos minutos por su casa y cuiden del bebé mientras usted se da un breve paseo o un baño, o que le echen una mano con alguna tarea doméstica.

    * Emplee a una asistenta doméstica por horas para que haga la limpieza de su casa una vez por semana, si es posible.

    * Infórmese sobre la posibilidad de contratar una “doula” (una persona que se ha formado profesionalmente para proporcionar cuidados y asesorar a las madres durante el posparto).

Cuándo llamar al médico

Debería llamar al médico durante el posparto si:

    * Tiene fiebre inexplicable de 38º o superior.
    * Necesita más de una compresa por hora, tiene coágulos voluminosos o le aumenta el sangrado vaginal.
    * Le han practicado una cesárea o una episiotomía y la herida se le pone roja, se le inflama o empieza a supurar pus.
    * Experimenta un nuevo dolor, hinchazón o molestias en las piernas.
    * Tiene los pechos calientes al tacto, rojos y/o doloridos, o le salen grietas o le sangran los pezones o las areolas mamarias (las áreas de piel más oscura que hay alrededor de los pezones).
    * El flujo o las pérdidas vaginales adquieren un olor fuerte y desagradable.
    * Experimenta dolor al orinar, necesidad repentina de orinar o incapacidad para controlar la orina.
    * Experimenta un dolor creciente en el área vaginal.
    * Desarrolla tos o dolor torácico, nauseas o vómitos.
    * Se siente deprimida o tiene alucinaciones, ideas suicidas y/o pensamientos sobre hacerle daño al bebé.

Recomendaciones para los Malestares después del Parto

junio 15, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

Algunos malestares son comunes después de un parto vaginal o por cesárea. Revisaremos los más comunes y te brindamos una serie de recomendaciones que te pueden ayudar a que este momento tan esperado sea como lo has planeado.

Temblores /escalofrios
Poco después del parto, usted podría tener temblores y escalorfríos. Su enfermera revisará su temperatura. Si no tiene fiebre, los temblores y escalofríos desaparecerán en la siguiente hora.

Recomendaciones
Pida a su enfermera más cobijas calientes y líquidos calientes.

Dolores después del parto (entuertos)
Después de que la placenta se extrae, el útero (matriz) se encoge firmamente al tamaño de una toronja. Durante las siguientes 4 o 6 semanas, el útero seguirá encogiéndose al tamaño que tenía antes del embarazo. Esto se llama involución. A medida que el útero se aprieta, usted puede sentir contracciones en la parte baja del estómago o de la espalda. Este malestar se conoce como entuertos o dolores después del parto y puede durar hasta varios días después del parto

Recomendaciones:

  • Tome el medicamento para el dolor como se le indique.
  • Báñese en la ducha con agua caliente con frecuencia.
  • Acúestese sobre su estómago, poniendo una almohada debajo de su estómago. Esto pone
    presión en la parte baja del estómago. Las madres que se sometieron a una cesárea
    también pueden acostarse sobre su estómago. No dañarán su incisión.
  • Coloque una bolsa caliente en la parte baja de su estómago o de su espalda.
  • Vacíe su vejiga con frecuencia. Una vejiga llena pone presión en el útero causando
    retortijones.

Malestar en el perineo
Después de un parto vaginal, es normal sentir algo de malestar. El perineo es el área alrededor del canal del parto o vagina. Este malestar se debe al estiramiento, a las magulladuras y a la inflamación de los músculos durante el parto. Podría tener puntadas para reparar una episiotomía o un
desgarramiento. Las puntadas pueden jalar, picar o dolor. Un medicamento para el dolor puede aliviar el malestar.

Recomendaciones:

  • Tome su medicamento como se  le indique.
  • Coloque una bolsa de hielo sobre el área. El hielo ayuda a aliviar el malestar y a reducir la inflamación.
  • Siéntese en agua caliente 2 o 3 veces al día. 
  • Use un anillo tipo de dona o un cojín suave para sentarse. Pida que le den un anillo de plastico
    para llevárselo a casa.
  • Su enfermera le enseñará cómo usar estos artículos.

Dolor abdominal.

Si se somete a una cesárea, el dolor abdominal es normal. Por lo general, el dolor se produce en su incisión. Su incisión puede jalar, picar y doler. Generalmente duele más durante los primeros días.
Otra fuente del malestar abdominal después de cesárea es el dolor causado por gas. Por lo general, este malestar se presenta 1 o 2 días después del parto.

Recomendaciones:

  • Tome su medicamento para el dolor como se le indique.  Su enfermera le dará información
    sobre los tipos de medicamentos ordenados por su doctor.
  • Muévase en cama. Cambie de posición con frecuencia. 
  • Camine con frecuencia de 5 a 10 minutos. 
  • Evite las bebidas con gas como los refrescos y las bebidas demasiado frías o los alimentos
    que le den gas. No tome con popote. Si los dolores de gas se vuelven un problema, su enfermera le puede mostrar maneras de aliviar el malestar.

Dificultad al Orinar despues del Parto.

Usted podria tener dificultad para orinar despues del parto. Algunas madres con partos vaginales pueden tener inflamacion alrededor del cuello del utero y de la abertura de la vejiga. Esto puede causar que se le haga dificil orinar al principio. Algunas madres con cesareas pueden tener dificultad para
orinar despues de que se les quite la sonda (una sonda de plastico que se introduce en la
vejiga para vaciar la orina). Puede que tenga retortijones si su vejiga se llena demasiado.

Recomendaciones:

  • Beba de 8 a 10 vasos de agua al día.
  • Pruebe estas sugerencias para ayudar a relajar la abertura de su vejiga mientras esté
    orinando:
    Respire hondo lentamente
    Abra la llave del agua. El ruido del agua que cae puede ayudarla a relajar la abertura de la vejiga
    Vierta agua caliente sobre su perineo.

Esté alerta a las señales de una infección: Dolor o ardor al orinar, si orina muy poco, Escalofríos
Fiebre, Dolor en el área de los riñones. Todas estas son señales de una infección y deben de ser informadas al médico lo antes posible.

¿Qué es el Desprendimiento Placentario?

junio 15, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

El desprendimiento de placenta es la separación de la placenta (el órgano que alimenta el feto) del sitio de implantación uterina antes de dar a luz.

Causas, incidencia y factores de riesgo    Volver al comienzo

La causa exacta del desprendimiento prematuro de la placenta puede ser difícil de determinar.

Las causas directas son poco comunes, pero abarcan:

    * Cordón umbilical anormalmente corto
    * Lesión en el área ventral (abdomen) por un accidente automovilístico o una caída
    * Pérdida súbita en el volumen uterino (que puede ocurrir con la pérdida rápida del líquido amniótico al romperse la bolsa del bebe.)

Entre los factores que favorecen la aparición de este padecimiento, se pueden mencionar:

    * Edad avanzada de la madre
    * Tabaquismo
    * Consumo de cocaína
    * Diabetes
    * Beber más de 14 tragos de alcohol por semana durante el embarazo
    * Presión arterial alta durante el embarazo. Aproximadamente la mitad de los casos de desprendimiento prematuro de placenta están asociados con hipertensión.
    * Antecedentes de desprendimiento prematuro de placenta
    * Aumento de la distensión uterina (como puede ocurrir con embarazos múltiples o un volumen anormalmente grande de líquido amniótico)
    * Alto número de partos anteriores

El desprendimiento prematuro de la placenta, incluso cualquier separación de la placenta previa al parto, ocurre en aproximadamente de 1 de cada 150 partos. La forma grave, que produce la muerte del feto, se presenta únicamente en alrededor de 1 por cada 500 a 750 partos.

¿Qué Síntomas Presenta una Mujer con Desprendimiento de Placenta?  

    * Dolor abdominal
    * Dolor de espalda
    * Sangrado vaginal

¿Qué Examenes ayudan al Médico a identificar este problema?  

Los exámenes pueden abarcar:

    * Ecografía abdominal
    * Conteo sanguíneo completo
    * Nivel de fibrinógeno
    * Tiempo parcial de tromboplastina
    * Examen pélvico
    * Tiempo de protrombina

Tratamiento   

El tratamiento puede incluir administración de líquidos a través de una vena (vía intravenosa) y transfusión de sangre. Igualmente, se hará un control cuidadoso de la madre en búsqueda de síntomas de choque por perdida de sangre y vigilancia de signos de sufrimiento fetal que incluyen frecuencias cardíacas anormales.

Es posible que sea necesario practicar una cesárea de emergencia. Si el feto todavía está muy inmaduro y hay sólo un pequeño desprendimiento de placenta, la madre puede ser hospitalizada para observación minuciosa y se le puede dar de alta a los pocos días si su estado no empeora.

Si el feto está lo suficientemente desarrollado (maduro), se puede optar por un parto vaginal si el sufrimiento fetal y de la madre son mínimos; de lo contrario, una cesárea puede ser la opción preferida.

Expectativas.

La madre generalmente no muere a raíz de esta afección. Sin embargo, los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de muerte de la madre o del feto:

    * Ausencia del trabajo de parto
    * Cuello uterino cerrado
    * Retraso en el diagnóstico y tratamiento del desprendimiento prematuro de la placenta
    * Pérdida excesiva de sangre que causa shock
    * Sangrado vaginal oculto en el embarazo

Complicaciones

La pérdida excesiva de sangre puede provocar shock y la posible muerte de la madre o el feto. Si el sangrado se presenta después del parto y la pérdida de sangre no se puede controlar por otros medios, puede ser necesario practicar una histerectomía (extirpación del útero).

Situaciones que requieren asistencia médica.

Consulte con el médico si usted resulta involucrada en un accidente automovilístico, incluso si el accidente es relativamente leve.

Acuda al médico de inmediato, llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o acuda a la sala de urgencias si está embarazada y tiene síntomas de desprendimiento prematuro de la placenta, ya que esto se puede convertir rápidamente en una situación de emergencia que pone en peligro la vida de la madre y del bebé.

Prevención   

Evite consumir alcohol, fumar y utilizar drogas psicoactivas durante el embarazo. Igualmente, consiga atención prenatal oportuna y continua.

La identificación oportuna y el manejo apropiado de las afecciones en la madre, tales como diabetes e hipertensión arterial, también disminuyen el riesgo de un desprendimiento prematuro de la placenta.

¿Cuaál es la importancia de la Sangre del Cordón Umbilical?

junio 14, 2009 por  
Archivado Bajo Laboratorio y Gabinete en el embarazo

El guardar sangre del cordón umbilical es un procedimiento relativamente nuevo que puede salvar vidas.  Te aclararemos algunas de tus dudas para que puedas tomar la mejor desición.

¿Qué es la sangre de cordon umbilical?
Después de que ha nacido su bebé el cordón umbilical es engrapado y cortado. La sangre queda en la placenta y en el cordón umbilical. Anteriormente esta sangre comúnmente llamada sangre del
cordón umbilical normalmente era desechada. Sabemos ahora que la sangre del cordón umbilical contiene células madre que pueden usarse para ayudar a personas con ciertas enfermedades graves. Ahora, las familias tienen las opciones disponibles: desechar la sangre o guardarla en un banco familiar para almacenaje de sangre de cordón umbilical.
La sangre del cordón umbilical que ha sido recolectada para ser almacenada en un banco para almacenaje de sangre de cordón umbilical, es congelada y puede ser usada cuando es necesaria para tratar muchas enfermedades graves.

¿Cómo puede ayudar la sangre de cordon umbilical?
Las células madre en la sangre de cordón umbilical son muy importantes porque éstas producen
muchos diferentes tipos de células en el cuerpo, incluyendo las células sanguíneas, que llevan el
oxígeno, combaten enfermedades y ayudan a parar el sangrado. Las células madre en la sangre de
cordón umbilical son primitivas o subdesarrolladas y pueden ser trasplantadas en personas para
tratar un número de enfermedades que ponen en peligro la vida. Si es necesario, las células madre
de la sangre del cordón umbilical pueden ser usadas en trasplantes autólogos (cuando una persona
recibe su propia sangre de cordón umbilical) o, más comúnmente, trasplantes alogénicos (cuando
una persona recibe sangre de cordón umbilical donada por otra persona). Un trasplante de sangre
de cordón no necesita ser completamente idéntico al de la persona que lo recibe como en la mayoría
de otros tipos de trasplantes. Debido a que las células madre de la sangre del cordón umbilical
son más primitivas, tienen un porcentaje más bajo de complicaciones que con otros transplantes de
células madre, tales como los de médula ósea.

¿Para qué enfermedad se puede usar la sangre del cordon umbilical?
Hay más de 60 enfermedades que ahora pueden ser tratadas a través del trasplante de sangre de
cordón umbilical. Estas enfermedades incluyen condiciones malignas y no-malignas, tales como
cánceres de la sangre (Leucemias, linfomas), desórdenes raros de metabolismo por herencia, enfermedades del sistema inmune y otros. El tratamiento de estas enfermedades usando sangre de cordón umbilical no es experimental. Los trasplantes de sangre de cordón ya han ayudado a miles de personas. Sin embargo siempre es importante tener en cuenta que para realizar estos trasplantes se requiere de personas altamente entrenadas y hospitales con adecuada infraestructura.

¿Cómo se colecta la sangre del cordon umbilical? ¿Es esto seguro?
La colección de sangre del cordón umbilical es completamente segura para los bebés y las madres.
No va a afectar la salud de su bebé o su experiencia del alumbramiento porque la sangre es recolectada  después del nacimiento de su bebé. La sangre que queda en el cordón umbilical es escurrida en una bolsa especial para su colección y es enviada al banco de sangre de cordón umbilical seleccionado. Si usted quisiera que la sangre del cordón umbilical de su bebé fuera colectada y almacenada para un uso futuro, debe hacer los arreglos con un banco de sangre de cordón umbilical  antes del nacimiento del bebé.

Cicatriz de la cesarea. Cuidados necesarios y recomendaciones.

junio 12, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

Después de haber dado a luz en un parto por cesárea, lo importante es saber cuales son los cuidados necesarios de la cicatriz de la cesárea para que ningún esfuerzo que podamos realizar sea perjudicial para la salud de la madre.

La mayoría de mujeres regresa a casa después de 3 a 5 días de haberse realizado la cesárea, pero la recuperación completa puede tomar hasta 4 semanas o más en recuperarse por completo.

En contraste, las mujeres que dan un a luz por parto natural suelen ir a casa en un día o dos y regresar a sus actividades normales en una o dos semanas.

Proceso de cesárea

Antes de ir a casa, una enfermera te indicará las medidas que deberás tomar para cuidar la incisión, qué es lo que deberías esperar en tu recuperación, y cuando llamar a un doctor. En general, si haz dado a luz mediante un parto por cesárea:

  • Deberás tomarlo con calma mientras la incisión sana. Evita levantar cosas pesadas, o el ejercicio intenso o las sentadillas. Puedes pedirle a tus familiares o amigos que te ayuden con las tareas de la casa, cocinando y con las compras.
  • Vas a tener dolor en la parte abdominal baja, por lo cual es probable que necesites medicina para controlar el dolor por una o dos semanas.
  • Se puede presentar sangrado vaginal por algunas semanas. (Emplea toallas higiénicas en estos casos, pero nunca tampones.
  • Si presentas algunos síntomas de infección, como fiebre y coloración roja  o pus en la incisión acude al médico lo antes posible.
  • Lava diariamente con agua y jabon la herida y no apliques soluciones irritantes (Isodine, jabon antiseptico, agua oxigenada, etc) a menos que un médico lo indique.
  • No cubras en exceso la herida, permite que tenga una buena ventilación y viste ropa de algodon.

Como vemos, es cuestión de estar atentas con la incisión para asegurar que la cicatriz de la cesárea se cure adecuadamente.