Prueba del Triple Marcador.

febrero 28, 2009 por  
Archivado Bajo Laboratorio y Gabinete en el embarazo

El triple screening es una prueba recomendada durante el segundo trimestre del embarazo, con la finalidad de medir determinadas substancias en la sangre de la madre y de esa forma detectar alteraciones fetales. El triple screening determina 3 componentes: alfafetoproteína (AFP), gonadotropina coriónica (HCG) y estriol libre (no conjugado).

El triple screening no es una prueba perfecto y no diagnostica todos los problemas fetales. Es una prueba de “cribado” que indica si el feto tiene un riesgo aumentado para determinadas alteraciones (solo para esas). Es una prueba no-invasiva (es decir, no se penetra en la cavidad uterina) que nos permite como se encuentra el feto, especialmente en mujeres jóvenes que no tienen indicación para hacer la amniocentesis (prueba invasiva) y estudio de los cromosomas.

Si se detecta un aumento de AFP existe un aumento del riesgo de que el feto tenga espina bífida. Se recomienda en tal caso hacer una ecografía en busca de posibles espinas bífidas y alteraciones en la cabeza. La AFP también aumenta cuando existe un embarazo múltiple (gemelar o mas fetos). Dado que los valores normales de AFP cambian según la edad gestacional, es importante conocer la misma con precisión. Un aumento de AFP también indica un posible riesgo de que la tensión arterial suba en los meses posteriores. Si los valores de AFP son bajos para la edad gestacional hay más riesgo de que el feto tenga el síndrome de Down u otra alteración cromosómica.

La HCG es una hormona producida por la placenta, cuyo niveles tienden a estar aumentados cuando los fetos padecen el síndrome de Down. El estrioles una hormona producida por el feto y la placenta en colaboración mútua, cuyo niveles se reducen si existe un síndrome de Down. Algunos laboratorios miden un cuarto parámetro: la inhibina.

El triple screening se basa en medir las 3 substancias citadas y comparar los resultados con los valores que se consideran normales para la edad gestacional. Se recomienda hacer la prueba alrededor de las 16 semanas de gestación. En ocasiones se da el resultado como normal o anormal, pero el riesgo de enfermedades fetales depende también de la edad de la embarazada. Por ejemplo, a los 35 años de edad el riesgo de síndrome de Down es 1 entre 200. Si el triple screening da un riesgo de 1 entre 750, la mujer puede tener bastante garantía de que corre poco peligro de tener un feto anormal; pero si el riesgo es de 1 entre 50, lo más prudente es hacer una amniocentesis para hacer un estudio de los cromosomas fetales para tener más información.

Si el triple screening da un riesgo significativo se debe proceder a hacer una ecografía buscando signos ultrasónicos de síndrome de Down y pensar en practicar una amniocentesis en caso de duda.

El Sueño durante el Embarazo.

febrero 28, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

Durante el embarazo aumenta el sueño. Durante los primeros meses a veces es muy difícil mantenerse despierto; en los ultimos meses es muy dificil conciliar el sueño. Al principio la causa es el cambio endocrino metabólico, en los últimos meses se debe al peso extra que transporta la embarazada en su útero. La deformidad del abdomen impide encontrar una postura adecuada para dormir y el feto tiene actividad física que se transmite a la madre. Además, en los últimos meses aumenta la frecuencia de necesidad de orinar con lo cual se interrumpe el sueño. Otras veces se producen ccontracciones uterinas que son percibidas por la embarazada y le impiden conciliar el sueño o le producen nerviosismo.

Ante esta situación hay que buscar la mayor confortabilidad posible. Es recomendable dormir sobre el lado izquierdo que mejora el flujo cardíaco materno. Dormir boca arriba suele ser incomodo y nocivo para el feto al reducir el flujo sanguíneo placentario por compresión de la vena cava materna. Además, al dormir en dicho posición aumentan las molestias en la columna vertebral y reducen los movimientos ventilatorios. No es aconsejable dormir boca abajo, por la presión que se ejerce sobre el feto. Dormir sobre el lado derecho es posible, pero es más aconsejable sobre el lado izquierdo.

Otras recomendaciones incluyen:

* Orinar antes de ir a dormir
* Hacer ejercicio, pero debe ser bastante antes de ir a dormir no justo antes de ir a la cama
* Evitar las comidas antes de ir a la cama, especialmente si hay ardor de estómago
* Usar las almohadas que fuese necesario
* Relajarse antes de ir a dormir con un vaso de leche o un baño con agua tibia (no caliente)
* Si se despierta en la noche y no concilia el sueño, debe levantarse o leer hasta que vuelve a tener sueño
* Si tiene ardores de estómago, tome algún preparado específico para este problema y trate de dormir con la cabeza más alta que el resto del cuerpo

Los somníferos no son recomendables en la embarazada por los efectos nocivos que tienen sobre el feto.

10 Cosas que Te Sorprenderan en tu Embarazo

febrero 28, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo

El embarazo no solamente cambia tu cuerpo – te afecta en tu totalidad.

1. El instinto de preparación de tu hogar para el nuevo miembro de la familia.
Muchas mujeres experimentan un instinto de preparar el ambiente que les rodea para la llegada del bebé, es un fuerte deseo de preparar el hogar limpiando y decorando. O quizás puede que te quieras dedicar a proyectos a los que no habías podido dedicarte hasta la fecha, como organizar tu garaje o tus armarios.

Según se aproxima tu fecha de dar a luz, puede que quieras dedicarte a limpiar alacenas o paredes- ¡tareas que nunca imaginarías que harías en el noveno mes de tu embarazo! Este deseo de preparar tu hogar puede ser útil porque te dará más tiempo para recuperarte y cuidar a tu bebé en cuanto nazca. Pero ten cuidado y no te excedas organizando.

2. Incapacidad para concentrarte
En el primer trimestre, la fatiga y las nauseas durante la mañana pueden hacer que las mujeres se sientan cansadas y mentalmente confusas. Incluso una mujer embarazada que descanse lo suficiente puede experimentar cierta incapacidad para concentrarse y períodos de no recordar detalles. La preocupación por el bebé es parcialmente una de las causas, como lo son también los cambios hormonales. Todo – incluyendo el trabajo, las cuentas, las citas con el doctor – pueden parecer menos importantes que el bebé y el nacimiento a punto de ocurrir. Tú puedes combatir tus olvidos haciendo pequeñas listas para que puedas recordar ciertas fechas y citas.

3. Cambios de humor
El síndrome pre-menstrual y el embarazo se parecen en muchas maneras. Tus pechos crece y se vuelve más sensible, tus hormonas fluctúan, y puede que tengas cambios de humor. Si tu sufres del síndrome premenstrual, puede que tengas tendencia a tener cambios de humor más severos durante el embarazo. Estos cambios pueden hacerte sentir feliz durante un minuto y al siguiente, con ganas de llorar. Puede que un día estés enfadada irracionalmente con tu pareja y al día siguiente uno de tus colegas te irrite inexplicablemente.
Los cambios de humor son muy comunes durante el embarazo, aunque tienden a ocurrir más comúnmente durante el primer trimestre y hacia el final del tercer trimestre.

Aproximadamente el 10 por ciento de las mujeres embarazadas experimentan depresión durante el embarazo. Si tu tienes síntomas tales como problemas del sueño, cambios en los hábitos alimenticios (pérdida completa del apetito o incapacidad de parar de comer), y cambios de humor exagerados durante mas de dos semanas, debes hablar con tu médico.
Efectos inesperados del embarazo

4. Talla del Sosten.
Un incremento en la talla del pecho es uno de los primeros signos de embarazo. El pecho generalmente se hincha y aumenta de tamaño durante el primer trimestre del embarazo debido al incremento en el nivel de las hormonas estrógeno y progesterona. Ese tipo de crecimiento durante el primer trimestre no es necesariamente el único- ¡Tu busto continuará creciendo durante todo tu embarazo!

Además del tamaño de tu busto, tu talla de sujetador puede que se vea afectada por tu caja torácica. Cuando estás embarazada, la capacidad de tus pulmones incrementa para que puedas almacenar oxígeno adicional para ti y para tu bebe, lo que puede resultar en tener una talla de sujetador más grande. Puede que necesites reemplazar tu sujetador varias veces durante el curso de tu embarazo.

5. Piel
¿Te dicen tus amigos que tienes un resplandor de embarazada? Este es uno de los tantos cambios que tu piel experimentará durante el embarazo debido a cambios hormonales normales y el estiramiento de tu piel para que puedas tener el cuerpo del bebe dentro de ti. Las mujeres embarazadas experimentan un incremento en el volúmen de la sangre para permitir que una cantidad adicional de sangre llegue al útero para satisfacer las necesidades metabólicas del feto. También se produce un abastecimiento mayor de sangre a los órganos de tu cuerpo, especialmente los riñones. La mayor cantidad de sangre trae consigo más sangre a los vasos sanguíneos incrementando la secrecione de grasas por las glándulas sebaceas.

Algunas mujeres desarrollan manchas de color marrón o amarillento llamados cloasma o “la mascara de la embarazadas” en sus rostros. Y algunas también desarrollaran una línea oscura justamente en el medio de la parte inferior del abdomen, conocida como la línea negra, al igual que hiper-pigmentación (oscurecimiento de la piel) de los pezones, de los genitales externos, y la región anal. Estos cambios son producidos por las hormonas del embarazo, las causantes de que el cuerpo produzca más pigmentación. El cuerpo puede que no produzca este exceso de pigmentación de manera uniforme, por ello, incluso las partes de la piel más oscuras tendrán manchas de tonos distintos. Desgraciadamente, el cloasma no puede prevenirse, pero aplicarse protector solar y evitar la exposición a los rayos UV puede disminuir su efecto.

El acné es común durante el embarazo porque las glándulas sebáceas de la piel incrementan su producción de aceite. Y los nuevos granitos que experimentarás puede que no sean los únicos desarrollos nuevos en tu cuerpo – las pecas o los lunares que tenías antes de tu embarazo puede que se vuelvan más grandes y oscuros. Incluso la areola, el área alrededor del pezón, se vuelve más oscura. Exceptuando este oscurecimiento, el cual es generalmente permanente, probablemente estos cambios desaparecerán después de que des a luz. Muchas mujeres también experimentan erupciones de calor, ocasionadas por la humedad y el sudor durante el embarazo.

En general, el embarazo puede ser un período donde la mujer también experimenta ciertos picores. El estiramiento de la piel del abdomen puede que cause que la piel pique y tenga presencia de escamas debidas a la piel seca. Tu doctor puede recomendarte cremas para calmar la piel seca o con picor.

6. El cabello y las uñas
Muchas mujeres experimentan cambios en la textura y en el crecimiento de su cabello durante el embarazo. Las hormonas que tu cuerpo segrega ocasionarán que tu pelo crezca mas rápido y se caiga menos. Pero estos cambios en la naturaleza de tu cabello no suelen ser permanentes; la mayoría de las mujeres pierden una cantidad significativa de cabello en el período después del parto o cuando cesan de dar el pecho al bebé.

Algunas mujeres experimentan crecimiento de vello en lugares del cuerpo donde no debe haberlo, como en el rostro, en el abdomen o alrededor de los pezones. Otras experimentan cambios en su cabello que lo hacen más grasoso o más seco. Algunas mujeres incluso se dan cuenta de que su cabello cambia de color.

Las uñas, como el cabello, pueden cambiar significativamente durante el embarazo. Las hormonas adicionales pueden hacer que crezcan más rápido y se vuelvan más fuertes. Algunas mujeres, se dan cuenta de que sus uñas tienden a debilitarse y a romperse durante el embarazo. Al igual que los cambios en el cabello, los cambios en las uñas no son permanentes. Si tus uñas se rompen y se separan mas fácilmente durante tu embarazo, mantenlas cortas, evita los químicos en los esmaltes para uñas y el uso de acetona.

7. Número de calzado
Incluso cuando tu ropa no te sirva, siempre podrás ponerte tus zapatos ¿Verdad? Quizás si – pero quizás no. Debido al exceso de líquido en el cuerpo de las mujeres embarazadas, muchas mujeres experimentan hinchazón en los tobillos e incluso tendrán que empezar a usar una talla de calzado mayor. Usar zapatos con el talon abierto de una talla más grande puede que sea mas cómodo para muchas mujeres embarazadas, especialmente en los meses de verano.

8. Movilidad de las articulaciones
Durante el embarazo, tu cuerpo produce una hormona llamada relaxina, la cual se cree que ayuda a preparar al área del pubis y a la matriz para el nacimiento del bebé. La relaxina relaja los ligamentos de tu cuerpo haciéndote menos estable y más propensa a lesionarte. Por ello, es fácil estirarse de más o lesionarse algún músculo, especialmente en las articulaciones de tu pelvis, en la parte baja de tu espalda y en las rodillas. Cuando hagas ejercicio o levantes objetos, hazlo lentamente y evita movimientos bruscos.

9. Venas varicosas, hemorroides, y estreñimiento
Las venas varicosas, las cuales usualmente aparecen en las piernas y en el área de los genitales, ocurren cuando la sangre se almacena en las venas que han incrementado su tamaño por causa de las hormonas del embarazo. Las venas varicosas suelen desaparecer después del embarazo, pero tu puedes reducirlas de la siguiente manera:

* Evitando estar de pie o sentada durante largos períodos de tiempo
* Vistiendo ropa suelta, evitando piezas ajustadas
* Poniéndote medias
* Elevando tus pies cuando te sientes

Las hemorroides – las venas varicosas en el recto – también ocurren frecuentemente durante el embarazo. Debido a que el volúmen de tu sangre ha incrementado y tu útero ejerce presión sobre tu pelvis, las venas en el área del recto aumentan de tamaño semejando a grupos de racimos de uvas. Las hemorroides pueden ser extremamente dolorosas y puede que sangren, piquen o pinchen, especialmente durante o después de hacer tus necesidades. Unidas al estreñimiento, otro infortunio del embarazo, las hemorroides pueden ocasionar que ir al baño a hacer tus necesidades sea algo desagradable.

El estreñimiento es común durante el embarazo porque las hormonas del embarazo disminuyen la velocidad mediante la cual los alimentos atraviesan el tracto gastrointestinal. Durante la etapa final del embarazo, puede que tu útero ejerza presión contra tu intestino grueso, dificultando que las heces puedan ser eliminadas. El estreñimiento puede contribuir al desarrollo de hemorroides porque el hacer fuerza cuando haces tus necesidades puede ampliar de tamaño las venas del recto.

La mejor manera de combatir el estreñimiento y las hemorroides es prevenirlas. Comer una dieta rica en fibra, bebiendo abundantes líquidos diariamente y haciendo ejercicio de forma regular puede ayudar a que puedas ir al baño con normalidad. Los ablandadores de heces (no confundir con los laxantes, no recomendados) también pueden ayudarte. Si tienes hemorroides, visita a tu doctor para que te recomiende una crema o ungüento para reducir su tamaño.
Sorpresas el día del nacimiento

10. Lo que saldrá de tu cuerpo
Ya has sobrevivido los altibajos emocionales y las hemorroides, y piensas que se terminaron las sorpresas. Pues adivina otra vez- el día que des a luz te llevaras las sorpresas más grandes de las que hayas visto hasta ahora.

Solamente una de cada 10 madres rompe aguas antes de que comiencen las contracciones del nacimiento. Algunas mujeres nunca lo experimentan – un doctor puede que tenga que romper el saco amniótico (si la matriz ya está dilatada) cuando la mujer embarazada llega al hospital. ¿Cuánta cantidad de agua puedes esperar perder? Para un bebe que ha completado el ciclo completo, normalmente de 2.1 a 5.9 tazas (500 a 1400 mililitros) de liquido amniótico. Algunas mujeres puede que sientan una urgencia de querer orinar que se traduce en un chorro de líquido cuando rompen aguas. Otras madres sólo tienen una sensación de cosquilleo recorriendo sus piernas porque la cabeza del bebe actúa como protector para impedir que todo el liquido salga del cuerpo. En cualquier caso, el líquido amniótico tiene generalmente un olor dulce y un color pálido casi incoloro. Tu cuerpo reemplaza el líquido cada tres horas, así que no te sorprendas si continúas eliminando líquido, aproximadamente una taza cada hora, hasta el momento del nacimiento.

Otro tipo de cosas inesperadas puede que salgan de tu cuerpo durante el parto, en adición a tu bebé, sangre y líquido amniótico. Algunas mujeres experimentan nausea y vómitos. Otras tienen diarrea antes o durante el parto, y la flatulencia (gas) también es bastante común. Durante la fase del parto en la que tienes que pujar puede que pierdas el control de tu vejiga o de tu vientre. Un plan durante el nacimiento puede ser especialmente útil para comunicar tus deseos al equipo médico que te atenderá sobre cómo lidiar con estos y otras situaciones que se presentan durante el parto y el nacimiento.

Hay muchas sorpresas guardadas para ti una vez que quedas embarazada – pero ninguna es más dulce que la forma como te sentirás ¡cuando tengas a tu recién nacido en tus brazos!

¿Qué Esperas de Tu Visita al Ginecólogo?

febrero 28, 2009 por  
Archivado Bajo Etapas del embarazo

Su primera visita

Su primer examen debe ser durante las primeras 6 a 8 semanas de embarazo, o cuando tenga un retraso de 2 a 4 semanas en su período. Si visita a su médico en este momento, se podrá calcular la duración de su embarazo y su fecha de parto.

Durante la primera visita, es probable que le realicen un examen físico completo, que incluye el examen  pélvico. También le extraerán sangre para realizar los siguientes análisis:

  • Un hemograma completo
  • Tipificación sanguínea y análisis para detectar anticuerpos Rh (anticuerpos contra una sustancia presente en los glóbulos rojos en la mayoría de las personas)
  • Análisis de sífilis, hepatitis, gonorrea, clamidiasis y otras enfermedades de transmisión sexual, entre las que se incluye el virus de inmunodeficiencia humana (VIH)

Durante la primera visita, también se le hará un examen de orina y un Papanicolau para detectar cáncer cervical. Para realizar un Papanicolau, el médico utiliza un instrumento similar a un hisopo largo y raspa con suavidad la parte interna del cuello del útero (la abertura que conduce hacia el útero y que está ubicada en la parte superior de la vagina). Esto no suele doler; algunas mujeres dicen que sienten una pequeña puntada que sólo dura un segundo.

Visitas y análisis de rutina


Si goza de buena salud y no presenta factores de riesgo, deberá acudir al médico con la siguiente frecuencia:

  • Cada 4 semanas hasta la semana 28 del embarazo
  • Después, cada 2 semanas hasta la semana 36
  • De allí en adelante, una vez por semana, hasta el momento del parto

En cada examen, se registrará su peso y su presión sanguínea. A partir de la semana 22, también se mide el tamaño y la forma del útero a fin de determinar si el feto está creciendo y desarrollándose de manera normal.

En una o más de sus visitas, deberá realizarse un análisis de orina para medir el azúcar y las proteínas. Las proteínas pueden ser un indicio de preeclampsia (una afección que se desarrolla en la última etapa del embarazo y que se caracteriza por un incremento repentino de la presión sanguínea y un aumento de peso excesivo, con retención de líquidos y proteínas en la orina).

Los estudios para detectar diabetes suelen realizarse a las 12 semanas en mujeres con un mayor riesgo de sufrir de diabetes gestacional (ocurre sólo durante el embarazo). Las mujeres con mayor riesgo son las que presentan algunos de estos factores:

  • Han tenido un bebé de más de 9 4 kilos
  • Tienen antecedentes familiares de diabetes
  • Son obesas

Al resto de las mujeres embarazadas se les realizan análisis para detectar diabetes entre la semana 24 y la 28. En este examen, la mujer debe beber un líquido azucarado y, después de una hora, se realiza un análisis de glucosa en sangre (es necesario extraer sangre). Si el nivel de azúcar en la sangre es elevado, se vuelven a realizar estudios a fin de determinar si la mujer padece de diabetes gestacional.

Las Contracciones en el Embarazo.

febrero 26, 2009 por  
Archivado Bajo Síntomas del embarazo

¿Qué son las contracciones?
Lo que siente la mujer como contracciones es el útero, que es un músculo, que se contrae, sintiéndose la panza dura y tensa.

¿Siempre duelen?
Tener una contracción no significa dolor obligatoriamente. Hay contracciones dolorosas y otras que pueden sentirse pero sin dolor. Algunas veces se sienten con un dolor en la cintura o como un cólico.

¿Cuando aparecen las contracciones?
Es muy normal sentir contracciones durante el embarazo. Pero no es normal tenerlas de manera habitual y de forma regular cuando no se está en fecha de parto.
Las contracciones serán habituales durante todo el embarazo, aunque no llegara a sentirlas hasta el final del embarazo.

Braxton Hicks
Hay ciertas contracciones que pueden sentirse en una forma habitual casi desde el comienzo del embarazo, quizás la mujer llegue a percibirlas a partir del sexto mes, o quizás nunca se percate de estas. Éstas son cuando no se siente dolor, solamente la panza se tensa por unos segundos y luego vuelve a su estado normal. Estas sirven de preparación el útero para las contracciones reales. Éste tipo de contracciones se llaman contracciones de Braxton Hicks. Estas contracciones ayudan al crecimiento del útero y a la irrigación de la sangre al mismo.

Las dolorosas
Como había explicado anteriormente, hay una cierta normalidad en sentir contracciones durante el embarazo, pero cuando éstas se presentan de forma regular, intensas y muchas veces dolorosas, puede tratarse de contracciones previas al parto. Si está en fecha es muy fácil prever esta situación, sino puede tratarse de un parto prematuro.
Este tipo de contracciones producen generalmente, la dilatación del cuello del útero.
Si llegara a sentir contracciones de este tipo, puede ser o no el momento del parto. Puede recostarse sobre el costado izquierdo durante una hora. Si los síntomas persisten es aconsejable que se dirija al centro de salud.

Para tener en cuenta:
· Si se tienen contracciones regulares cada diez minutos o con más frecuencia durante una hora, significa que las contracciones del útero son las de parto. Si no está en fecha llame con urgencia a su médico, sino concurra a la clínica.
· Si nota una pérdida de flujo vaginal o líquido.
· Si nota una pérdida de sangre.
· Dolor en la parte baja de la espalda.
· Presión en la pelvis.
· Retorcijones estomacales o diarrea.

Cuidados Dentales en el Embarazo.

febrero 26, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

¿Cada embarazo cuesta un diente?

Afortunadamente esta creencia ya no es válida hoy en día.

Es cierto que debido a ciertas alteraciones hormonales y digestivas durante el embarazo existe un mayor riesgo a padecer:

  • Enfermedades de la encía (gingivitis y periodontitis).
  • Existe un tendencia al aumento del sangrado de las encías: Aunque le sangren las encías al cepillarse no debe de dejar de hacerlo.
  • Caries dental.

Si existe un aumento en el consumo de alimentos azucarados deberá de aumentar las medidas de higiene dental dado que esto incrementara el riesgo de desarrollar caries. En épocas de náuseas durante el embarazo no debemos de reducir las medidas de higiene denta ya que los vómitos durante el embarazo pueden afectar a los tejidos del diente debido a su efecto ácido.
Lo que no se ha podido demostrar es que a lo largo del embarazo se produzca una pérdida de calcio y esta sea la razón de la aparición de la caries dental en la mujer embarazada por lo que te recomendamos que mantengas una adecuada higiene oral y acudas a tu odontologo cuando menos una vez cada 6 meses.

Por todo lo anterior recomendamos e insistimos repetidamente en la necesedidad de mantener una higiene dental exquisita durante el embarazo.

¿Qué Hacer ante los Calambres Musculares?

febrero 14, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

Calambres musculares

Los calambres musculares son comunes durante el embarazo, pero la causa es difícil de determinar. Las causas posibles incluyen un desequilibrio de calcio, apuntar los dedos del pie al estirarse y circulación reducida en las piernas.

Sugerencias:

  • Asegúrese de incluir suficiente calcio (1,000 mg/día) en su dieta. Los productos lácteos son una excelente fuente de calcio (por ej.: de 3 a 4 vasos de leche o el equivalente). Las fuentes no lácteas de calcio incluyen los vegetales de hoja verde oscura, tales como brócoli, garbanzos, lentejas, higos, etc. 
  • Haga ejercicio para aumentar la circulación en las piernas.
  • Recuéstese.
  • Ponga las piernas en alto lo más frecuentemente posible.
  • Mantenga sus piernas calientes.
  • Dése un baño de tina tibia antes de acostarse.
  • No apunte los dedos del pie al estirarse. Más bien flexione los pies estirando los dedos hacia las rodillas.
  • Evite recostarse boca arriba ya que esto puede reducir la circulación en las piernas.
  • Afloje la ropa de cama en el pie de la cama.

Qué hacer cuando le de un calambre en la pierna:

  • Siéntese en el suelo con la pierna estirada (no doble las rodillas) y flexione los dedos del pie hacia la rodilla. Puede lograr el mismo efecto sentándose en el piso y pasando una toalla larga o una bufanda por las plantas de los pies. Agarre de los dos extremos y tire suavemente hacia su cuerpo. Una banda elástica de ejercicio también viene bien para esto.
  • Masajee los músculos acalambrados. A veces es más efectivo aplicar una bolsa de hielo.
  • Levántese cuando pueda y camine alrededor del cuarto.
  • Remoje los músculos acalambrados en agua tibia o use una almohadilla caliente o una botella de agua caliente.
  • Evite todo medicamento para calambres de la pierna. No existen medicamentos seguros
    durante el embarazo para aliviar los calambres de la pierna.

¿Cómo Disminuir el Edema en el Embarazo?

febrero 14, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

Inflamación (pies, piernas, cara y manos)

Durante el embarazo es normal que experimente hinchazón de los pies, las piernas y las manos que hace que la piel se sienta apretada. La cantidad de sangre en su cuerpo aumenta el 40 por ciento aproximadamente. Además, su cuerpo retiene agua en forma natural. Su corazón necesita trabajar más para circular este fluido adicional. Aproximadamente en una de tres mujeres, las manos y los pies se hinchan durante los últimos tres meses del embarazo y frecuentemente más en tiempos de calor. Algo de hinchazón o inflamación no es inusual ni grave, pero puede ser incómodo.

Sugerencias:

  • Consuma alimentos con alto contenido de proteínas, tales como frijoles, queso, pescado, carne y aves.
  • Trate de evitar permanecer parada por largos períodos de tiempo.
  • Beba el jugo fresco de un limón en una taza de agua tibia para ayudar a reducir la retención de fluidos.
  • Descanse dos o tres veces al día con las piernas elevadas por encima del nivel del corazón. Recuéstese con las pantorrillas y pies sobre almohadas. El recostarse sobre el costado izquierdo es mejor para la circulación.
  • Evite utilizar ropa apretada como pantalones, blusas y medias hasta las rodillas. Las venas varicosas pueden estar relacionadas con la hinchazón.
  • Haga ejercicio regularmente, camine o nade.
  • Trate de sumergirse en el agua hasta los hombros. El agua no debe estar más caliente que la temperatura del cuerpo.
  • Evite sentarse con las piernas cruzadas. Utilice un taburete para los pies al estar sentada, y haga círculos con los tobillos cuando sea posible.
  • Revise su consumo de fluidos y beba cuando tenga sed.

La hinchazón de los párpados, cara y dedos, cuando está acompañada de presión arterial alta, dolores de cabeza, visión borrosa, puntos o destellos en su visión pueden ser señal de una enfermedad más grave llamada Preeclampsia, también denominada hipertensión inducida por el embarazo. Esté consciente de las señales de advertencia y comuníquese de inmediato a su médico si tiene estos síntomas o si está preocupada. La Preeclampsia es una enfermedad relacionada solamente con el embarazo y requiere atención médica.

Los medicamentos que debe evitar:

  • No existen medicamentos seguros para aliviar la hinchazón durante el embarazo.
  • Los diuréticos o “píldoras para orinar” pueden causar un desequilibrio de los niveles de sal y potasio en su cuerpo, lo cual puede ser peligroso para usted y su bebé.

Antojos en el Embarazo.

febrero 6, 2009 por  
Archivado Bajo Alimentación en el embarazo

Uno de los mitos más antiguos y perdurables relacionados con el embarazo es que las futuras madres tienen antojos. Puede que usted presente ciertos antojos de comidas en particular. No se conoce el motivo específico de ésto. Se piensa, que los antojos se relacionan con todas las hormonas de embarazo que circulan en su sistema. A menudo, esto comenzará después de los primeros tres meses de embarazo.

Siempre y cuando usted se asegure de consumir todos los nutrientes importantes necesarios para usted y su bebé, darse gusto con algunos de sus antojos de vez en cuando no hace daño. Sin embargo es importante limitar el consumo excesivo de azucares refinados (galletas, panes, pasteles, etc.) dado que esto puede condicionar una aumento muy importante en su peso durante su embarazo.

Ocasionalmente, las mujeres embarazadas tienen antojos de cosas que no son comestibles. A esta condición se le conoce como Pica y se cree que la misma se debe a una deficiencia de hierro. Algunas mujeres dicen sentir ganas de comer tierra, barro, detergente para lavar ropa y pedazos de hielo. Si usted tiene antojos de cualquiera de estos productos, es importante consultar  a su médico inmediatamente: puede que usted tenga una anemia severa lo cual requerira que usted tome un suplemento de hierro.

¿Por qué tomar Ácido Fólico en el Embrazo?

febrero 6, 2009 por  
Archivado Bajo Alimentación en el embarazo

El ácido fólico es una vitamina necesaria para el desarrollo saludable del feto.

El ácido fólico es la forma sintética del folato, en su forma natural la podemos encontrar en los vegetales de hojas verde oscuro, frutas cítricas, frijoles y granos integrales. Éste juega un papel importante en el desarrollo de la médula espinal y el cerebro del feto. Idealmente, usted debe empezar a consumir alimentos y suplementos que contengan ácido fólico de dos a tres meses antes de la concepción y durante el primer trimestre del embarazo.

La deficiencia de ácido fólico, puede causar defectos congénitos graves en el cerebro y la médula espinal, conocidos como defectos del tubo neural. En algunos casos, es posible que no existan signos notorios de deficiencia de ácido fólico, y ésta sólo se diagnostica en las mujeres embarazadas después de que el bebé nace con un defecto del tubo neural. Normalmente, sin embargo, su médico puede detectar la deficiencia durante los controles prenatales, a través de pruebas sanguíneas y ultrasonidos. Cuando las mujeres toman la dosis recomendada de ácido fólico antes de la concepción y durante el primer trimestre del embarazo, del 50% al 70% de los defectos de tubo neural son prevenidos. Sin embargo, las últimas investigaciones revelan, que muchas mujeres no están conscientes de la importancia del ácido fólico.

Existen muchas formas de obtener el ácido fólico que su organismo necesita. Éste se encuentra disponible en tabletas de ácido fólico, multivitaminas, panes fortificados, arroz, pastas y cereales. Si bien muchos de estos alimentos fortificados contienen cerca del 10% de la cantidad diaria recomendada, pocos cereales contienen la totalidad del suplemento diario de ácido fólico. También es posible obtener suficiente ácido fólico consumiendo grandes cantidades de hígado, vegetales de hojas verde oscuro, frutas cítricas, granos integrales, y frijoles y guisantes secos.

La mayoria de las instituciones de salud recomiendan lo siguiente:

  • Los adultos deben consumir 400 microgramos de folato diariamente. Las mujeres con posibilidades de quedar embarazadas deben recibir esta cantidad a través de suplementos de ácido fólico, no sólo alimentos fortificados, para asegurar la ingesta diaria adecuada.
  • Las mujeres que han tenido un embarazo previo con defecto del tubo neural, deben tomar una dosis mayor de ácido fólico durante su siguiente embarazo, por lo menos 4 miligramos al día.

Siguiente Página »