Los beneficios del ejercicio en el embarazo.

enero 24, 2009 por  
Archivado Bajo Ejercicio

Los beneficios del ejercicio

Está cansada. Está ganando peso. Tal vez no se sienta de lo mejor. Aunque la mayoría del tiempo estos síntomas son normales durante el embarazo, el ejercicio puede ayudar a proporcionarle algún alivio. Poniéndose activa y ejercitándose 30 minutos por lo menos, en la mayoría de, si no en todos, los días de la semana puede beneficiar su salud de las siguientes maneras:

  • Ayuda a reducir los dolores de espalda, estreñimiento, hinchazón e inflamación
  • Puede ayudar a prevenir o tratar la diabetes gestacional
  • Aumenta su energía
  • Mejora su humor
  • Mejora su postura
  • Promueve el tono muscular, la fuerza y la resistencia
  • Le ayuda a dormir bien

La actividad regular también le ayuda a mantenerse en forma durante el embarazo y puede mejorar su habilidad de lidiar con el dolor del parto. Esto hará más fácil que vuelva a estar en forma después de que el bebé nazca. No debe, sin embargo, ejercitarse para perder peso mientras está embarazada.

Los cambios en su cuerpo

El embarazo causa muchos cambios en su cuerpo. Algunos de estos cambios afectarán su habilidad para ejercitarse.

Articulaciones

Las hormonas producidas durante el embarazo causan que los ligamentos que apoyan sus articulaciones se vuelvan más frágiles. Esto hace a las articulaciones más móviles y aumenta el riesgo de lesión. Evite tropiezos, rebotes o movimientos de alto–impacto que pueden aumentar el riesgo de lesión.

El equilibrio

Recuerde que durante el embarazo usted está cargando peso extra—alrededor de 25–40 libras (11—18 Kg.) al final del embarazo. El peso extra en el frente de su cuerpo cambia su centro de gravedad y pone tensión en las articulaciones y músculos, sobre todo aquellos en la pelvis y en la espalda baja. Esto puede hacerla menos estable, causarle el dolor de espalda, además de que sea más probable perder el equilibrio y caer, sobre todo al final del embarazo.

Ritmo Cardiaco

El peso extra que usted está llevando hará a su cuerpo trabajar más fuerte que antes de que quedara embarazada. El ejercicio aumenta el flujo de oxígeno y sangre a los músculos que comienzan a trabajar y lo disminuye en otras partes del cuerpo. Así que, es importante no sobre–ejercitarse.
Intente ejercitarse ligeramente para que no se canse rápidamente. Si usted puede hablar normalmente mientras se ejercita, su ritmo cardiaco está en un nivel aceptable.

Comenzando

Antes de empezar su programa de ejercicio, hable con su doctor para asegurarse que no presenta alguna condición obstétrica o de salud que limitaría su actividad. Pregunte por cualquier ejercicio específico o deportes que le interesen. Su doctor puede ofrecerle consejo sobre qué tipo de rutina de ejercicio es mejor para usted.

Las mujeres con una de las siguientes condiciones serán aconsejadas por sus doctores para no ejercitarse durante el embarazo:

  • Factores de riesgo para parto pretérmino
  • Sangrado vaginal
  • Ruptura prematura de membranas

Las embarazadas con otras condiciones médicas como la presión sanguínea alta, serán aconsejadas por sus doctores cuando hacerlo y si el ejercicio es apropiado.

Eligiendo Ejercicios Seguros

La mayoría de las formas de ejercitarse son seguras durante el embarazo. Sin embargo, algunos tipos de ejercicio involucran posiciones y movimientos que pueden ser incómodos, cansados o dañinos para las embarazadas. Por ejemplo, después del primer trimestre de embarazo, no se deben hacer ejercicios que les exijan que se recuesten sobre sus espaldas. Permanecer de pie por periodo largos también debe evitarse tanto como sea posible.

Ciertos deportes son seguros durante el embarazo, incluso para los principiantes:

  • Caminar es un ejercicio bueno para cualquiera. Andar rápido da un entrenamiento del cuerpo total y es tranquilo con las articulaciones y músculos. Si usted no era activa antes de quedar embarazada, caminar es una gran manera de empezar un programa de ejercicio.
  • Nadar es genial para su cuerpo porque trabaja muchos músculos. El agua soporta su peso, así que usted evita lesiones y tensiones de los músculos. También le ayuda a mantenerse fresca y ayuda a prevenir hinchazón de sus piernas.
  • El ciclismo proporciona un entrenamiento aeróbico bueno. Sin embargo, su vientre en crecimiento puede afectar su equilibrio y puede hacerla más propensa a las caídas. Quizá prefiera la bicicleta estacionaria más tarde en el embarazo.
  • Los ejercicios aeróbicos son una buena manera de mantener su corazón y pulmones fuertes. Hay incluso clases de ejercicios aeróbicos diseñadas para las embarazadas. Los ejercicios aeróbicos de bajo–impacto y en el agua son también buenos ejercicios.

Otros ejercicios, si se hacen con moderación, son seguros para mujeres que los han hecho durante algún tiempo antes del embarazo:

  • Correr. Si usted era una corredora antes de que quedara embarazada, puede seguir corriendo durante el embarazo aunque puede tener que modificar su rutina. Hable con su doctor sobre si correr es seguro para usted.
  • Deportes de raqueta. En algunos deportes de raqueta como bádminton, tenis, y racquetbol, su equilibrio cambiante puede afectar los movimientos rápidos. Esto puede aumentar el riesgo de caerse. Tal vez quiera evitar algunos deportes de raqueta.
  • La fuerza de entrenamiento hará sus músculos más fuertes y puede ayudar a prevenir algunos de los dolores comunes en el embarazo.

Las actividades siguientes deben evitarse durante el embarazo:

  • Esquiar en pendiente de nieve. Como con los deportes de raqueta, su centro cambiante de gravedad puede causar problemas de equilibrio. Esto la pone en riesgo de lesiones severas y caídas. Aun cuando usted sea experimentada y cuidadosa, algunos peligros van más allá de su control. Por ejemplo, ejercitarse a alturas superiores a 6,000 pies puede aumentar su riesgo de enfermedad de la altitud. Esta le hace más difícil respirar y puede disminuir el suministro de oxígeno para su bebé.
  • Los deportes de contacto, como el hockey sobre hielo, fútbol y baloncesto podrían lastimar a usted y a su bebé.
  • Debe evitarse bucear durante el embarazo. Las cantidades grandes de presión de agua ponen a su bebé en riesgo de malestar por descompresión.

Con algunas actividades, como la gimnasia, esquí de agua y montar a caballo hay un riesgo elevado de caerse, que en algunos casos puede causar lesiones. Estas actividades también deben evitarse durante el embarazo. Con cualquier tipo de ejercicio que le gustaría intentar, asegúrese de discutirlo antes con su doctor. Si usted es una atleta, permita a su doctor saberlo para que usted pueda tener cualquier cuidado especial que necesite.

Su rutina

Ejercitarse durante el embarazo es más práctico durante las primeras 24 semanas. Durante los últimos 3 meses, puede ser difícil hacer muchos ejercicios que una vez parecían fáciles. Esto es normal.
Si ha pasado algún tiempo desde que usted se ha ejercitado, es una buena idea empezar despacio. Empiece como con 5 minutos de ejercicio un día y agregue 5 minutos cada semana hasta que usted pueda quedarse activa durante 30 minutos por día.
Siempre empiece cada sesión de ejercicio con un periodo del precalentamiento durante 5–10 minutos. ésta es actividad ligera, como caminar despacio, que prepara sus músculos. Durante el calentamiento, estire sus músculos para evitar entumecimiento y dolor. Mantenga cada estiramiento durante por lo menos 10–20 segundos.
Después de ejercitarse, enfríese reduciendo su actividad despacio. Esto permite a su ritmo cardiaco volver a los niveles normales. Enfriarse durante 5–10 minutos y estirándose de nuevo también ayuda a evitar dolor muscular.

Cosas que cuidar

Los cambios por los que su cuerpo está pasando pueden hacer ciertas posiciones y actividades riesgosas para usted y su bebé. Mientras se ejercita, intente evitar actividades que requieren saltar, movimientos discordantes o cambios rápidos en dirección que puedan fatigar sus articulaciones y causar lesiones.
Hay algunos riesgos de sobrecalentarse durante el embarazo. Esto puede causar pérdida de líquidos y puede llevar a la deshidratación y problemas durante el embarazo.
Cuando usted se ejercite, siga estas pautas generales para un programa de ejercicio saludable:

  • Después del primer trimestre de embarazo, evite hacer cualquier ejercicio en su espalda.
  • Evite el ejercicio rápido en clima caliente, húmedo o cuando usted tiene fiebre.
  • Use ropa cómoda que ayudará que usted permanezca fresca.
  • Lleve un sostén que encaje bien y le dé mucho soporte para ayudar a proteger sus pechos.
  • Beba agua suficiente para ayudar a evitar sobrecalentamiento y deshidratación.
  • Asegúrese de que usted consume las calorías extras diarias que necesita durante el embarazo.

Mientras se ejercite, preste atención a su cuerpo. No se ejercite hasta el punto de que quede exhausta. Sea consciente de las señales de advertencia de que puede estar sobre–esforzándose (vea el cuadro). Si usted nota cualquiera de estos síntomas, deje de ejercitarse y llame a su doctor.

Después de que el bebé nace

Tener un bebé y cuidar de un recién nacido es un trabajo duro. Tardará un rato para recobrar su fuerza después de la tensión del embarazo y parto. Cuidarse a sí misma físicamente y dar tiempo a su cuerpo para recuperarse es importante. Si usted tuvo una cesárea, parto difícil o complicaciones, su tiempo de recuperación puede ser más largo. Verifique con su doctor antes de empezar o reasumir un programa del ejercicio. Algunas mujeres pueden reasumir su rutina a los pocos días de dar a luz; otras pueden necesitar más tiempo antes de reasumir su rutina de antes del embarazo.
Caminar es una buena manera de volver a ejercitarse. Los paseos rápidos varias veces por semana la prepararán para el ejercicio más activo. Caminar tiene la ventaja agregada de sacar a usted y a su bebé de la casa para el ejercitarse y tomar aire fresco. Conforme se vaya sintiendo más fuerte, considere un ejercicio más vigoroso.

Finalmente…

Ejercitarse durante el embarazo puede ayudarla a prepararse para la labor de parto. Ejercitarse después puede ayudarla a volver a estar en forma. Antes de que usted empiece un programa del ejercicio, hable con su ginecólogo.

Embarazo Semana a Semana.

enero 23, 2009 por  
Archivado Bajo Etapas del embarazo

DESARROLLO FETAL

Semana 4

  • En esta etapa, el bebé en desarrollo es llamado un embrión.
  • La cabeza se ha formado y comienzan a crecer brotes en las extremidades que pronto se convertirán en piernas y brazos.
  • Los primeros órganos en formarse son el corazón y los pulmones; a los 25 días el corazón comenzará a latir.
  • El cerebro y la médula espinal comienzan a formarse como un tubo neural.
  • El embrión pesa menos de una onza y tiene una longitud de aproximadamente 3 mm.

Semana 6

  • Comienzan a tomar forma la cabeza, la boca, el hígado y los intestinos de la nueva vida en gestación.
  • Se puede ya registrar la actividad cerebral; se forma el esqueleto y se desarrollan los reflejos. Los ojos permanecen abiertos, sin párpados.
  • Los dedos crecen hasta la primera articulación. El embrión tiene una longitud de aproximadamente 0.4 cms.

Semana 8

  • Comienza la formación de todos los órganos y sistemas principales del cuerpo.
  • Se forman los ojos, oídos, nariz, labios, lengua y brotes para los dientes. Los párpados están sellados.
  • Los órganos comienzan a ser controlados por el cerebro. Los dedos de las manos y de los pies, los tobillos y las muñecas están completamente formados.
  • El embrión pesa menos de una onza y tiene una longitud de aproximadamente 1.7 cms.

Semana 10

  • Aunque no del todo formadas, todas las partes del cuerpo – brazos, piernas, ojos, genitales y demás órganos – se encuentran presentes.
  • Se desarrollan los pulmones y el estómago y los intestinos se forman rápidamente.
  • El cordón umbilical está completo.
  • El feto mide ahora de 2.5-5 cms y pesa poco menos de una onza

Semana 12

  • Le han crecido uñas blandas en los dedos de manos y pies.
  • El feto ahora tiene 20 brotes que algún día serán dientes.
  • Ahora comenzará a madurar la formación completa de todos los órganos principales y el feto comienza a ganar peso durante todo el embarazo.
  • El feto ahora puede mover sus brazos y sus piernas.
  • El feto pesa alrededor de una onza y mide aproximadamente de 5- 7.5 cms

Semana 14

  • Se puede determinar el sexo del feto.
  • El cabello del feto comienza a crecer y las uñas de los dedos de las manos y de los pies se hallan perfectamente formadas. La cabeza y el cuerpo del bebé adquieren las debidas proporciones y el cuello toma forma.
  • Los brazos y las piernas comienzan a alargarse.
  • El feto mide ahora aproximadamente de 7.5 a 10 cms de longitud.

Semana 16

  • El movimiento aumenta y el feto mueve su cuerpo y traga. También puede escuchar una voz.
  • La piel es transparente y de color rosado.
  • El cordón umbilical es ahora lo suficientemente grueso para llevar substancias nutritivas de la madre al feto, así como toxinas y venenos del humo de tabaco, alcohol y otras drogas.
  • El cordón umbilical continúa creciendo y la placenta está completamente formada.
  • El feto pesa unas cinco onzas y mide aproximadamente de 10 a 12 cms de longitud.

Semana 18

  • Comienzan a sentirse los movimientos del feto al empezar a mostrarse más activo, extendiendo los brazos y pataleando las piernas.
  • Se activan las cuerdas vocales y el feto puede llorar. El feto puede chuparse el pulgar y se manifiesta el llamado calículo gustatorio (corpúsculo del gusto).
  • El feto mide ahora aproximadamente de 12 a 15 cms de longitud

Semana 20

  • El feto puede ahora volver todo su cuerpo de lado a lado y de enfrente hacia atrás.
  • Las uñas están ahora completamente crecidas y llegan a la punta de los dedos.
  • El feto ahora tiene un patrón de sueño regular.
  • El crecimiento rápido en este mes lleva al feto a pesar de media a una libra y mide aproximadamente de 15 a 17 cms de longitud.

Semana 22

  • El feto demuestra función y capacidad plenas del movimiento del ojo.
  • Y también puede oír el mundo exterior, con sus voces, sonidos y canciones.
  • En esta etapa, el feto manifiesta múltiples actividades: tose, tiene hipo, mira con los ojos entrecerrados y hasta frunce el ceño.
  • Mide alrededor de once pulgadas y media y pesa, más o menos, una libra.
  • El feto pesa aproximadamente 450 grs y mide de 17 a 20 cms de longitud.

Semana 24

  • La piel es de color rojo, arrugada y cubierta con un vello suave y fino.
  • Si nace en esta etapa, el feto pudiera sobrevivir mediante un cuidado intensivo, aunque los pulmones no están todavía funcionando completamente.
  • Los ojos ahora se pueden abrir conforme los párpados comienzan a separarse.
  • Ahora se pueden apreciar las huellas digitales en los dedos de pies y las manos.

Semana 26

  • Uno puede detectar el latido del corazón del feto, escuchándolo a través del abdomen de la madre.
  • La actividad del cerebro del feto demuestra que puede responder al sentido del tacto.
  • Además, responde a la luz que se refleja sobre el abdomen de la madre, moviendo su cabecita hacia la luz.
  • El feto mide aproximadamente de 22 a 25 cms de longitud.

Semana 28

  • El feto ejercita los músculos pataleando y estirándose.
  • Tornándose más activo, el feto se chupa el pulgar, llora y puede abrir y cerrar los ojos.
  • El feto tendría buenas probabilidades de sobrevivir si nace en esta etapa de su desarrollo.

El feto pesa unas 1500 grs y mide aproximadamente de 23 a 26 cms de longitud
En este momento podemos decir que el feto ya esta completamente formado dando ahora pasó al ultimo trimestre del embarazo en el cual completara su crecimiento hasta que para la semana 38-40 alcanza una talla de 36-38 cms y peso de 2500-3500 grs en promedio.

Infecciones urinarias durante el embarazo.

enero 23, 2009 por  
Archivado Bajo Enfermedades durante el embarazo

Infecciones urinarias durante el embarazo.

¿Cómo evitarlas?
Cuando pensamos en una infección urinaria por lo general no creemos que se trate de un problema serio. Durante el embarazo, aún la más sencilla, puede representar un riesgo para el bebé, además, la probabilidad de contraer infecciones urinarias aumenta en esta etapa.

¿Por qué? Hay diversos factores; como la corta distancia entre la uretra (conducto que conecta la vejiga con el exterior) y la vejiga en la mujer, los cambios en los mecanismos de defensa contra las infecciones y las modificaciones de la flora vaginal.

Por lo general esperamos que una infección urinaria presente síntomas como ardor o dolor para  orinar, cambios en el color u olor de la orina, fiebre o dolor en la espalda. Sin embargo un importante porcentaje de embarazadas desarrollan una infección urinaria sin tener ningún síntoma y esto no significa que no puedan tener un problema por esta causa.

Las infecciones urinarias frecuentemente se asocian con infecciones vaginales, el mecanismo más frecuente de contaminación es la entrada de bacterias desde la vagina o la contaminación de bacterias del material fecal durante el aseo o el baño. Estas bacterias pueden ascender por la uretra hacia la vejiga o seguir subiendo hasta alcanzar el riñón.

Entre más seria y más alta se llegue a presentar la infección, el riesgo de problemas es mayor, pero en cualquier caso está demostrado que existe una relación directa entre infecciones urinarias y complicaciones serias en el embarazo.

Entre las más frecuentes está el nacimiento prematuro y la ruptura prematura de membranas. La evidencia de múltiples estudios demuestra sin lugar a dudas que infecciones urinarias pueden ser el origen de infecciones que alcancen las membranas amnióticas e inicien un trabajo de parto, una ruptura de membranas e inclusive una infección dentro del útero. Y recientemente existen estudios que sugieren que estas infecciones del bebé dentro del útero pueden tener relación con lesiones neurológicas del bebé asociadas a Parálisis Cerebral.

Es por ello tan importante tener en mente el riesgo de una infección urinaria para prevenirla, así en caso de presentarse, detectarla y tratarla a tiempo.

Tu médico puede solicitarte exámenes de orina y en caso de sospecha de una infección solicitar un cultivo de la orina para poder identificar si existe y qué bacteria la está produciendo. Existen muchos antibióticos que pueden ser utilizados en el embarazo para combatir estas infecciones con muy buenos resultados si se detectan a tiempo, pero sin lugar a dudas, es mejor prevenirlas.

Como existe una relación muy directa entre infecciones vaginales e infecciones urinarias es importante evitar ambas. Para lograrlo te sugerimos tener en mente las siguientes recomendaciones:

1. Evitar la entrada de agua con jabón a la vagina durante el baño diario, pues elimina las bacterias normales que ayudan de forma natural a eliminar las “bacterias malas”.

2. Evitar la entrada de químicos que barran o eliminen las bacterias normales como las duchas vaginales que están asociadas a un mayor número de infecciones vaginales. La entrada de agua clorada en piscinas.

3. Tener precaución con la contaminación de material fecal durante el aseo después de evacuar, orinar o durante el baño diario. Para evitarlo el aseo debe ser siempre de la uretra hacia el ano (De adelante hacia atrás) y no a la inversa.

4. Evitar la manipulación sin el aseo adecuado de productos de protección femenina interna.

5. Evitar la contaminación durante la actividad sexual.

6. Evitar el consumo de substancias que irriten la vejiga como exceso de irritantes en la comida o bebidas como el café.

7. Cuida de contaminarte durante el aseo si usas papel sanitario contaminado por que ha estado en el suelo o sucio.

8. Utiliza ropa de algodón para que los genitales estén siempre lo mas fresco y secos posibles.

9. Vacía tu vejiga cuando tengas el deseo de orinar, el evitar orinar por mucho tiempo puede irritar la vejiga y facilitar la concentración de bacterias en la orina.

10. Tomar suficiente agua durante el día. El mejor mecanismo que tiene tu cuerpo para evitar las infecciones urinarias es expulsar las bacterias que puedan entrar, para ello es importante tener una orina muy diluida. Hay una regla muy sencilla, si el color de tu orina no es totalmente transparente es posible que no estés consumiendo suficiente agua durante el día.

Hay más riesgos de lo que pensamos en una infección urinaria, el cuidarte y tomar suficiente agua en el día puede representar la diferencia entre una complicación seria o no para tu bebé.

Sexualidad y Embarazo

enero 23, 2009 por  
Archivado Bajo Sexualidad

Sexualidad y Embarazo

La recomendación básica sobre las relaciones sexuales es la de su propia comodidad. Si su embarazo cursa con normalidad no es necesario modificar o interrumpir sus hábitos sexuales. El coito no es peligroso para el feto en embarazos de curso normal. El feto está muy protegido en su bolsa de líquido amniótico, y lo único que puede compartir contigo es el placer en forma de endorfinas que el cerebro produce en situaciones muy agradables y que pueden transmitirse al feto a través de la sangre. No hay relación causa efecto entre el sexo y el aborto natural durante los ocho primeros meses de embarazo.

En algunas mujeres se da un incremento de la libido durante el embarazo: la vagina se vuelve más flexible y está mejor lubrificada, la circulación sanguínea agudiza la sensibilidad de los senos, … El embarazo induce a modificaciones de tipo vascular, muscular y neurológico. Pero la explicación hormonal no es suficiente. El proyecto común (la llegada del bebé) también puede solidificar la relación de pareja, que se siente en fusión total durante el acto sexual.

Si la mujer o el hombre no se sienten cómodos con el sexo durante el embarazo es importante ser tolerante, tener en cuenta que cada persona vive el embarazo de una forma, con miedos diferentes. Muchos hombres sienten que la penetración puede hacer daño al bebé. Una cosa está clara, el diálogo es algo fundamental: ausencia de deseo, miedo de no gustarle, problemas técnicos debidos a tu metamorfosis física. Hablad de todo lo que pueda alterar vuestra vida amorosa. El embarazo no es más que una etapa y tu vida de pareja volverá rápidamente a su curso normal.

Una de las cosas que hay que cuidar más que de costumbre es la postura durante el acto, ya que la clásica dejará de ser cómoda según vaya creciendo el vientre. Las posiciones más recomendadas para mantener relaciones sexuales sin daño para la embarazada o el bebé son las siguientes:

  • El hombre situado detrás de la mujer
  • Ambos tumbados de costado con la espalda de la mujer pegada al pecho del hombre
  • La mujer sentada sobre el hombre
  • Aunque no es fácil establecer cifras exactas, se ha publicado que aproximadamente el 40% de las embarazadas experimenta una disminución del deseo sexual, un 50%, también aproximado, no experimenta cambios destacables y un 10% experimenta un incremento del deseo sexual.

El sexo durante el embarazo debe evitarse cuando exista hemorragia, infección genital, amenaza de parto prematuro o rotura de la bolsa. Algunos ginecólogos lo desaconsejan también si ha habido abortos anteriores. Si la hemorragia se diera durante el acto sexual hay que avisar al médico ya que puede ser motivo de alarma. En los casos de embarazos gemelares, es conveniente no practicar sexo con penetración durante los res últimos meses de gestación.

Cesárea

enero 23, 2009 por  
Archivado Bajo Posparto

Cesárea

La mayoría de los bebés llegan al mundo a través del canal de parto (la vagina). Sin embargo, en casi un tercio de los casos, los bebés nacen por cesárea. Esto quiere decir que el bebé nace por una incisión que se hace en el abdomen y útero de la madre.

Motivos que hacen que sea necesario un parto por cesárea
Hay muchos motivos por los cuales es necesario efectuar un parto por cesárea para el nacimiento de su bebé. Puede ser la mejor opción para usted y su bebé. El parto por cesárea puede planearse con anticipación cuando se ha determinado que existen ciertas condiciones. También pueden surgir problemas antes o durante el trabajo de parto que requieren un parto por cesárea. Algunas veces, la misma mujer solicita el parto por cesárea. ésta es una decisión compleja que se debe considerar detenidamente y hablar sobre ella con el médico.

Embarazos múltiples
Muchas mujeres embarazadas con gemelos pueden tener partos vaginales. Sin embargo, si los bebés están por nacer mucho antes de lo previsto, no se encuentran en una posición adecuada en el útero, o si existen otros problemas, podría ser necesario efectuar una cesárea. Cuando hay tres o más bebés, el parto casi siempre es por cesárea.

Evolución deficiente del trabajo de parto.
Cerca de un tercio de los partos por cesárea se efectúan debido a que el trabajo de parto se vuelve más lento o se detiene. En estos casos, las contracciones no abren suficientemente el cuello uterino para que el bebé se desplace hacia la vagina. El médico puede iniciar o acelerar el trabajo de parto con medicamentos si el proceso marcha lentamente. El trabajo de parto puede ser un proceso lento. Por lo tanto, pueden transcurrir varias horas antes de que el médico decida que es necesario practicar un parto por cesárea.

Preocupación por la seguridad del bebé
Durante el trabajo de parto, se pueden producir ciertos problemas que hacen que sea necesario el nacimiento del bebé por cesárea. Por ejemplo, el cordón umbilical podría estar en mala posición o comprimido. Los dispositivos de monitorización fetal podrían detectar una anormalidad en la frecuencia cardíaca. Si el problema persiste, puede ser necesario dar a luz por cesárea.

Problemas con la placenta
Placenta previa es un estado clínico donde la placenta se encuentra debajo del bebé y cubre todo o una porción del cuello uterino. Al hacerlo, se obstruye la salida del bebé del útero. Otro problema que puede surgir es abrupción placentaria. En este caso, la placenta se separa del útero antes de que nazca el bebé y reduce el flujo de oxígeno al niño. En ambos casos, puede producirse hemorragia extensa y requerir una cirugía de cesárea.

Partos previos por cesárea
Haber tenido un parto por cesárea anteriormente influye en la decisión de tener otro parto de esa manera. Las mujeres que han tenido un parto previo por cesárea pueden tener partos vaginales. Sin embargo, el parto vaginal tras un parto previo por cesárea no es una buena opción para la mujer cuando hay un alto riesgo de ruptura del útero. Este riesgo depende del tipo de incisión empleada en el embarazo anterior. Hable con su médico sobre sus opciones.

Otros posibles motivos para un parto por cesárea
• Bebé grande
• Presentación de nalgas
• Infecciones maternales (como la del virus de inmunodeficiencia humana o el herpes)
• Estados clínicos maternales (como diabetes o presión arterial alta).

A solicitud de la madre
Algunas mujeres piden un parto por cesárea incluso si disponen de la opción de parto vaginal. Los motivos que influyen en esta solicitud son miedo al dolor del trabajo de parto y la preocupación de padecer incontinencia u otro problema pélvico en el futuro. Es preciso ponderar cuidadosamente esta decisión y consultar sobre ella con su médico. Al igual que con cualquier otra cirugía, es necesario considerar los riesgos y las complicaciones. Su estancia hospitalaria puede ser más prolongada que cuando el parto es vaginal. Además, cuantos más partos por cesárea tenga una mujer, mayor será el riesgo de que surjan algunos problemas médicos y problemas con futuros embarazos.

El procedimiento
En la mayoría de los hospitales, su pareja de apoyo puede permanecer con usted en la sala de operaciones durante el parto por cesárea. Sin embargo, esto dependerá de si usted está despierta durante la cirugía y la urgencia de dicha cirugía. En algunos casos, el parto por cesárea puede practicarse como una emergencia si no se dispone de tiempo para prepararse por adelantado.
Preparación
Antes de tener un parto por cesárea, una enfermera se encargará de prepararla para la operación. Es posible que reciba un medicamento que ayuda a reducir el ácido estomacal. De esta manera se evitará que entren los ácidos del estómago a los pulmones y causen problemas. Se lavará el área del abdomen y tal vez sea necesario recortar el vello púbico.
Posterior a ello, se colocará un catéter (o sonda) en la uretra para drenar la vejiga. El mantener la vejiga vacía permite reducir la probabilidad de lesionarla durante la cirugía. Se colocará también un catéter intravenoso en una vena del brazo o la mano. A través de este catéter recibirá líquidos y medicamentos durante la cirugía.

Anestesia
Se administrará anestesia para que no sienta dolor durante la cirugía. Recibirá ya sea anestesia general, bloqueo epidural o bloqueo cefaloraquídeo. Si se usa anestesia general, no estará despierta durante el parto.
El bloqueo epidural adormece la parte inferior del cuerpo. El medicamento se inyecta en un espacio específico en la columna vertebral de la región inferior de la espalda. También se podría introducir un pequeño tubo en este espacio para permitir la administración adicional de medicamento posteriormente, si fuera necesario. De esta forma, no necesitará recibir otra inyección. El bloqueo cefaloraquídeo es semejante al bloqueo epidural, ya que adormece la parte inferior del cuerpo. Aunque se administra de la misma manera, el medicamento se inyecta directamente en el líquido cefaloraquídeo.
El tipo de anestesia que se emplea depende de muchos factores, tales como su bienestar y el de su bebé. El médico hablará con usted sobre los distintos tipos de anestesia.
El parto
El médico hace una incisión a través de la piel en la pared abdominal. La incisión en la piel puede ser transversal (horizontal o de tipo “bikini”) o vertical, cerca del límite del vello púbico. Los músculos abdominales se separan y por lo tanto es posible que no sea necesario cortarlos. Se hace además otra incisión en la pared del útero. Esta incisión también es transversal o vertical.
Siempre que sea posible, es preferible hacer una incisión transversal en el útero ya que se efectúa en la porción más baja y delgada del útero lo cual produce una cantidad menor de sangrado. Además, cicatriza mejor. A veces, es necesario hacer una incisión vertical, por ejemplo, si el bebé es muy prematuro y la presentación de la cabeza del bebé no es de vértice (con la cabeza hacia abajo).
El bebé se extraerá a través de las incisiones, se procede a cortar el cordón umbilical y después se extrae la placenta. El útero se cierra con suturas las cuales se disuelven en el cuerpo. Se pueden emplear suturas o grapas para cerrar la piel abdominal.
Complicaciones
Al igual que con las cirugías mayores, el parto por cesárea conlleva ciertos riesgos. Estos problemas ocurren en pocas de mujeres y por lo general son fáciles de tratar:
• El útero, los órganos pélvicos circundantes o la incisión en la piel pueden infectarse.
• Puede perder sangre, a veces una cantidad suficiente como para requerir una transfusión de sangre.
• Puede desarrollar coágulos de sangre en las piernas, los órganos pélvicos o los pulmones.
• Se pueden lesionar los intestinos o la vejiga.
• Puede sufrir una reacción debido a los medicamentos o los tipos de anestesia que se emplean.
Después del parto
Si está despierta durante la cirugía, probablemente podrá sostener inmediatamente a su bebé. La trasladarán entonces a una sala de recuperación o directamente a su habitación. Se examinará periódicamente su presión arterial, pulso, frecuencia respiratoria, la cantidad de sangrado y el abdomen.
Si planea amamantar al bebé, asegúrese de decírselo a su médico. Tener un parto por cesárea no significa que no podrá darle el pecho a su bebé. Debe poder comenzar a amamantar al bebé de inmediato.
Es posible que necesite permanecer acostada por un tiempo. Las primeras veces que se levante de la cama, debe disponer de la ayuda de una enfermera u otro adulto.
Al poco tiempo de la cirugía, se extraerá el catéter de la vejiga. Seguirá recibiendo líquidos intravenosos después del parto hasta que pueda comer y beber. La incisión abdominal permanecerá dolorosa durante los primeros días. Es posible que el médico le recete un medicamento para el dolor que deberá tomar una vez que se disipen los efectos de la anestesia. Tal vez le resulte útil usar una almohadilla térmica. Hay muchas maneras distintas de controlar el dolor. Hable con su médico sobre sus opciones.
La estancia hospitalaria posterior a un parto por cesárea por lo general es de 2 a 4 días. La duración de la estancia depende del motivo que propició el parto por cesárea y el tiempo que demore el cuerpo en recuperarse. Cuando regrese a casa, puede que necesite cuidados especiales y limitar sus actividades. Su médico o la enfermera le indicará lo que debe hacer.
Después de regresar a casa
El abdomen se cicatrizará por completo en unas semanas. Mientras se recupera, es posible que tenga:
• Cólicos leves, especialmente si amamanta al bebé
• Sangrado o secreciones durante aproximadamente 4 a 6 semanas
• Sangrado con coágulos y cólicos
• Dolor en la incisión
Para evitar que ocurra una infección, no se debe colocar nada en la vagina y abstenerse de tener relaciones sexuales durante unas semanas después del parto por cesárea. Permita que transcurra un tiempo antes de realizar actividades vigorosas. Llame a su médico si tiene fiebre, sangrado profuso o si empeora el dolor.
Por último…
Hay muchos motivos por los cuales es necesario un parto por cesárea para el nacimiento de su bebé. Si tiene alguna pregunta o duda sobre el parto por cesárea, hable con su médico.

Consejos para aliviar las náuseas matutinas

enero 19, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

Consejos para aliviar las náuseas matutinas
Los consejos que se muestran abajo pueden ayudar a disminuir las náuseas matutinas:

  • Ingiera comidas pequeñas durante todo el día de modo tal que nunca esté ni demasiado llena ni con demasiada hambre.
  • Evite las comidas pesadas, condimentadas, grasosas o que engordan mucho.
  • Evite las comidas con olores que le molestan o que le producen náuseas.
  • Coma más carbohidratos; papas horneadas simples, arroz blanco o pan tostado.
  • Coma comidas ligeras cuando tiene náuseas; por ejemplo galletas saladas, postres de gelatina,  caldos de pollo, refresco sin gas.
  • El hierro que tienen las vitaminas prenatales puede molestarle a algunas mujeres. Si usted piensa que sus náuseas matutinas están relacionadas con sus vitaminas, hable con su médico y probablemente él o ella se encargará de cambiarle de vitaminas.
  • Antes de levantarse en la mañana coma unas cuántas galletas saladas para calmar su estómago.
  • Usar muñequeras de acupresión —las cuales a veces son usadas por los pasajeros en botes para prevenir el mareo— pueden ayudar a algunas mujeres que sienten náuseas matutinas. Usted puede comprar las muñequeras en farmacias.

Si estos consejos no le proporcionan algo de alivio de las náuseas matutinas hable con su médico. Tenga en mente que las náuseas matutinas no significan que su bebé está enfermo y habitualmente disminuyen de forma importante despues del primer trimestre del embarazo

Signos de alarma en el Embarazo

enero 19, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

¿Cuáles son algunas de las señales de advertencia de posibles complicaciones del embarazo?
Se debe informar de inmediato al médico de la presencia de determinados síntomas, durante cualquier etapa del embarazo. Éstos pueden incluir, pero no se limitan a, los siguientes:

  • Derrame de sangre o fluidos por la vagina.
  • Visión borrosa o alteración de la visión.
  • Dolores abdominales o de espalda inusuales o intensos.
  • Dolores de cabeza frecuentes, intensos y, o continuos.
  • Contracciones.
  • Disminución de los movimientos del bebé.
  • Mareos.
  • Diarrea y vómitos excesivos.
  • Fiebre superior a los 38º C.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Calambres fuertes.
  • Inflamación del rostro, los dedos y los pies.
  • Escalofríos.
  • Incapacidad de tolerar alimentos o líquidos.
  • Convulsiones.

Como dormir durante el Embarazo

enero 19, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

Posiciones para dormir durante el embarazo:
A medida que el feto crece, después de las 20 semanas no se recomienda dormir de espaldas dado que se ejerce presión sobre la vena cava inferior, una vena principal por la que circula la sangre que regresa desde la parte inferior del cuerpo al corazón. Además, el aumento de la presión sobre la espalda y los intestinos puede provocar molestias. En la mayoría de los casos, dormir boca arriba debe evitarse en los últimos meses del embarazo.

La mejor posición en la que debe dormir una embarazada es de lado, en especial sobre el costado izquierdo, porque esa postura permite que llegue un flujo máximo de sangre al feto y mejora la función renal de la madre. Sin embargo, en la mayoría de los casos para cualquier lado está bien. Colocar una almohada entre las rodillas puede ayudar a que la posición de costado resulte más cómoda.

¿Cuándo es Momento de ir al Hospital?

enero 19, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

¿Cuándo es Momento de ir al Hospital?
La mayoría de los médicos recomiendan que se les llame cuando las contracciones son de cinco minutos entre una y otra, duran 60 segundos y han durado alrededor de una hora.

Cuando llame a su médico, esté preparada para informarle de lo siguiente:

Cuánto tiempo transcurre entre una contracción y otra, su duración e intensidad, y si está llevando a cabo las técnicas de respiración.
Si se ha reventado o no la bolsa de agua, la hora en que se rompió y el color del fluido.
Si se han presentado manchas de sangre (la pérdida de mucosidad de color café claro, rosado o con puntos sangrientos del cuello del útero).
Se le dirá cuándo debe ir al hospital. Las nuevas investigaciones sugieren que las madres primerizas que pueden manejar las contracciones en casa, deben permanecer en casa hasta que les cueste respirar durante las contracciones. Salga con más anticipación si usted vive lejos del hospital que la va a atender, le preocupa no llegar a tiempo o tiene otra preocupación en especial.

Calcula tu fecha probable de parto (FPP)

enero 19, 2009 por  
Archivado Bajo Tips

Para calcular su Fecha Probable de Parto (FPP), primero localice la fecha del Primer día de su última menstruación (FUR) en la línea de mes superior. La fecha directamente debajo de ese es su FPP.
Por ejemplo: si la FUR es Agosto 7, su FPP es Mayo 14. Tenga presente que el periodo normal del embarazo a término puede ser dos semanas antes o dos semanas despues de la FPP.

TABLA PARA CALCULAR TU FECHA PROBABLE DE PARTO

Siguiente Página »